OPINIóN

Mal

Fue una mañana, cuando Don Eloy Camus nos llamó a Néstor Guimaraes y a mí, para una reunión en la Casa de Gobierno. Cuando llegamos estaba Plácido Castro, propietario de Bodega Talacasto, con el anuncio al gobernador de que se suicidaba si el gobierno no encontraba una solución. Por Francisco Bustelo Graffigna.
domingo, 25 de marzo de 2012 · 14:55

Por Francisco Bustelo Graffigna
Especial para Tiempo de San Juan

Fue una mañana, cuando Don Eloy Camus nos llamó a Néstor Guimaraes y a mí, para una reunión en la Casa de Gobierno.  Cuando llegamos estaba Plácido Castro, propietario de Bodega Talacasto, con el anuncio al gobernador de que se suicidaba si el gobierno no encontraba una solución.

Después, Felipe Panetta, Presidente de CAVIC, compraba la Bodega Talacasto de Caucete, para CAVIC y se solucionó momentáneamente el problema. Después Talacasto, junto con otras grandes bodegas, también se fundía.

Los viñateros con el Dr. Mó padre e hijo, Don Baltasar Zapata y otros, luchaban por la reivindicación de los viñateros. Hace 50 años, el consumo era de 90 lts. por habitante por año y el viñatero, lo que necesitaba para pasar el año, era cultivar bien 5 has. Y ahora, no menos de 30 has. Los que no lo son  y los que se burlan, siempre dicen que todos los años, la vitivinicultura anda mal.

Y los dirigentes viñateros, que en algunos casos son los mismos que hace 50 años, siguen pensando en directivas que han destruido la uva y el vino en San Juan. Préstele atención, la uva fina, base de la reconversión que se hizo en pequeña escala en San Juan, vale menos que el año pasado.

En el último número de TIEMPO DE SAN JUAN, Viviana Pastor, lo explica bien, en la actualidad, hay menos uva, menos gamelas, a pesar de que estarán en blanco y muchos malos motivos para esta cosecha.

Los motivos tienen que ser subir el consumo, para eso no hace falta poner el jingle triunfador de RESERO, al finalizar una fiesta, sino crear la organización de venta que tenían estas bodegas. ESMERALDA, vendía en Córdoba 20.000 cajones por día, cada cajón, tenía 10 botellas de vidrio de casi 1 litro y en Buenos Aires, PEÑAFLOR vendía 60.000 esqueletos por día, RESERO un poco menos, pero lo de Peñaflor eran 600.000 litros por día, que se tenían que tener dispuestos en las bodegas de Mendoza y San Juan, con el gusto que se había impuesto, además, había más bodegas que vendían botellas y damajuanas, como CAVIC, que se introdujo en el mercado comercializador, con muy mala estructura. CAVIC crecía con el 5% de la producción total de San Juan, que Leopoldo Bravo se encargó de explicarles a los bodegueros cómo sería el desarrollo de la empresa. Pero con todo el apoyo oficial, igual se fundió.

La calidad era lo fundamental, si no se mantenía, caería por una competencia que crecía y desplazaba al vino.

Los viñateros con el gobierno de turno, elaboraban planes que disminuían el consumo, reconversión, riego por goteo y el gran descubrimiento, EL MOSTO, de excelente calidad por la dulzura de la uva sanjuanina, que lo hacía el de mejor sabor en el mundo, para el consumo de EEUU.  Pero el mosto solo no es la solución para el consumo de la uva en San Juan.  
Enrique Conti, cuando era ministro, quería que hubiese producción exclusiva para mosto, por que sino se oscilaba entre hacer vino o hacer mosto.

Quisiera ver si los detalles que se esgrimen para comercializar el 30% para mosto sería lo mismo si el vino estuviese pujante en  las góndolas del mercado.

Usted tiene que fijarse que hace menos de 50 años San Juan elaboraba casi 1.000 millones de kg. de uva. Este año, con la merma, será de 525 millones, contando el mosto, la uva en fresco, las pasas y los varietales.  Y lo más importante, la Argentina consumía 90 lts por habitante por año.  Dónde están los dirigentes que busquen soluciones sobre esta realidad.  Con las cosas que nos faltan, riego por goteo, recubrimiento antigranizo, abonos con nuevos tratamientos para las cepas y la uva.

Ahora le cuento este ejemplo real, 10.000 kg. que vendía el año pasado de uva fina a $ 1,50 de contado, ahora la vendo a 1,30 y en cómodas cuotas. Dicen los bodegueros, que el vino elaborado tiene un costo de $1,70 y para elaborarlo necesita 1,300 grs. de uva, más insumos, por lo tanto no pueden pagar más.

Hacen falta más bodegas grandes, donde el productor pueda optar. Hace falta que el pequeño productor no tenga recargos que le hacen perder más. En Mendoza también los productores están desconformes con su gobierno. Le han subido los impuestos y le han sacado la tasa 0% en los préstamos vitivinícolas.

A pesar de todo lo que he contado, las cosas para los viñateros, están mal.

Comentarios