La cuarentena no los para

Voluntarios de Deporte se reinventaron para ayudar a los abuelos y asistieron a 1000 personas

Los profesores que estaban encargados de mantener a los mayores en movimiento decidieron buscar alternativas para trabajar con ellos. Salieron casa por casa a repartir módulos de mercadería. 
lunes, 4 de mayo de 2020 · 15:23

La Secretaría de Deportes tuvo que buscar nuevas maneras de salir a la comunidad durante el aislamiento obligatorio, sobre todo los del sector encargados de motivar y acompañar a personas de la tercera edad. Pero lejos de quedarse quietos ante la situación, un grupo de trabajadores decidió poner en marcha un ambicioso plan para seguir llegando a los abuelos durante esta etapa de forma voluntaria. 

Durante estos primeros 45 días, en los que justamente son los mayores de 65 aquellos que son prioridad en los cuidados, asistieron a 980 personas en toda la provincia, incluyendo departamentos alejados. Si bien el trabajo de la Secretaría tiene que ver con mantener un ritmo saludable de actividad física, ahora el objetivo principal tuvo que ver con servir de nexo entre el Estado y los abuelos, llevándoles módulos alimentarios y de higiene para ahorrarles tanto el gasto como tener que exponerse a salir de sus casas. 

En todo este proyecto, bautizado Voluntarios por nuestros Abuelos, participaron varias áreas de la secretaría. La Dirección de Deportes en la Comunidad estuvo a cargo de la planficación previa y también de distribuir la tarea entre los 78 voluntarios, que además estuvieron a cargo de 5 supervisores. Además fue fundamental el relevamiento realizado por las personas pertenecientes a los clubes de Adultos Mayores de la Secretaría, que ya conocían a todas las personas de este grupo de riesgo que podían requerir ayuda. Hubo también trabajo directo con los directores de Deporte de cada Municipios, que aportar a su vez sus voluntarios. 

Los responsables del proyecto son Verónica Calvo, Duilio Ventimiglia y Eduardo Illanes. Ellos a su vez coordinan el equipo de cinco supervisores que ayudan al trabajo de los 78 voluntarios. 

Con toda esta infraestructura comenzaron una entrega masiva de ayuda puerta por puerta, con medidas de seguridad sanitaria y también dándole la oportunidad a los abuelos de contestar una encuesta, en la que el 54% se mostró extremadamente contento y el 97% consideró que debían seguir implementándolo. 

Para poder realizar toda la logística se utilizaron además 25 autos particulares, 30 taxis y 4 minibus para zonas alejadas. Estos últimos fueron fundamentales para poder llegar incluso a aquellos abuelos que no viven cerca de los grandes conglomerados urbanos o las villas cabeceras de departamentos alejados. 

Pero además de la asistencia con mercadería, los profesores de educación física se mantuvieron en contacto y dieron clases vía videollamada a los adultos mayores, para garantizar que a pesar de la cuarentena, siguen en movimiento.  


 

Comentarios