Superliga

Un sanjuanino amargó el debut de Marcos Rojo en Estudiantes

Rubén Botta hizo un golazo para Defensa y Justicia que mereció el elogio del DT Hernán Crespo.
lunes, 17 de febrero de 2020 · 23:54

Triunfazo de Defensa y Justicia, dirigido por Hernán Crespo, de visitante ante Estudiantes de La Plata. Y para coronar esa gran victoria, el que lapidó la derrota del "Pincha" fue un sanjuanino: el gran Rubén Botta.

Del penal ejecutado por Gastón Fernández con una displicencia pocas veces vista al gol de Francisco Pizzini. En un minuto, Estudiantes empezó a perder el partido en La Plata. Y no alcanzó con el descuento de Mateo Retegui en el segundo tiempo. El segundo grito de Defensa y Justicia, a través de un zurdazo a colocar de Rubén Botta, terminó de liquidar el encuentro y le dio el primer triunfo a Hernán Crespo.

Iban 18 minutos cuando Angel González enganchó en el área y Gonzalo Piovi se lo llevó puesto. La Gata se hizo cargo de la pelota y el remate desde los doce pasos. Nada hacía esperar esa resolución:el delantero la picó y Ezequiel Unsain sólo tuvo que tomarla con sus manos. Ni siquiera necesitó revolcarse. Sí, Fernández le dio un pase a sus guantes.

En la jugada siguiente, casi sin pausa, Defensa y Justicia se puso en ventaja. Un pase largo, una pelota que se bajó de cabeza y una definición de Pizzini por debajo de las piernas de Mariano Andújar.

De un penal a favor a sufrir un gol de caño. Nadie en Estudiantes lo podía creer. La cara de Gabriel Milito, incrédulo, era el reflejo del estupor por la decisión de Fernández y por ese gol que abrió el partido.

Lo que siguió fue un dominio de Defensa y Justicia, ágil, aprovechando cada hueco que le dio Estudiantes. Y mucho trabajo para Andújar. El veterano arquero ya le había tapado una pelota bárbara a Neri Cardozo, quien remató a colocar cuando se disputaban tres minutos. Y sobre la media hora, voló para tapar con una mano un disparo de Marcelo Benítez.

Bajo un verdadero diluvio, Defensa y Justicia asumió el protagonismo desde el comienzo, apelando a una presión alta que generó espacios en el fondo local. Mucho más, cuando Estudiantes se vio obligado a salir para buscar el empate.

En el segundo tiempo, Defensa y Justicia dispuso de varias chances para rematar a Estudiantes. Apenas se habían jugado dos minutos cuando Pizzini habilitó a Botta y el ex volante de Tigre y San Lorenzo falló abajo de arco. Un rato después, Benítez remató a colocar y la pelota chocó en el travesaño de Andújar. Hasta que Juan Martín Lucero habilitó a Botta y el mediocampista la clavó en un ángulo.

El 2 a 0 fue lapidario para Estudiantes. Milito intentó reaccionar desde el banco. Ya había salido la Gata (entró Sarmiento) y el técnico prescindió de un defensor (Facundo Sánchez) para apelar a un volante creativo (Mauro Díaz).

Y de un pase de Díaz, justamente, llegó esa pelota que bajó Rojo en su regreso a Estudiantes y Retegui mandó al fondo del arco de Unsain.

Estudiantes no tuvo tiempo de empatar. Perdió después de cinco fechas y hacía seis partidos que no caía en condición de local. Fue su primera caída, claro, en el estadio Uno que estrenó el 9 de noviembre. Y una noche que la Gata no podrá olvidar por ese penal errado.

Fuente: Clarín.

Comentarios