Un ejemplo

Amigos solidarios: crearon una escuelita de fútbol y un merendero para contener a los niños del barrio

Es en el barrio Malimán, donde los jóvenes quieren que los niños aprendan valores y conceptos a través del deporte.
viernes, 15 de febrero de 2019 · 09:04

Por Sergio Caballero

Un pedazo de terreno lleno de piedras, ellos lo hicieron canchita para que los niños tengan donde jugar. Golpearon la puerta del municipio y lograron que el campito se haga playón para que los niños del barrio jueguen el fútbol. Es un grupo de jóvenes que aprendieron valores que da el deporte y los volcaron en sus vecinos más pequeños.

Nicolás Ramírez es uno de los que empezó a trabajar por los niños del barrio Malimán, en Rawson. Nico tiene 17 años recién cumplidos y desde hace seis meses trabaja junto a sus amigos en la dura tarea de mostrar otras posibilidades a sus vecinitos. Pero además del proyecto futbolero, dos veces por semana arma un merendero en la cancha para que los futuros cracks tomen una leche y coman tortitas después de los entrenamientos. Pero no está solo, lo acompañan Kevin Alfaro de 16 años, Luis Arguello, Agustín Castro de 18 y Diego Álvarez de 27. Ellos reciben dos veces por semana a los chicos para jugar al fútbol y transmitirles valores.

Nicolás dice que “esto me pareció que es lo que hacía falta, hace seis meses empezamos y acá solo estaban los arcos, ahora tenemos el playón cerrado y un reflector. Esto me nace hacerlo para que los chicos no anden en la calle y aprendan cosas malas. Además, la mayoría de los que estamos acá jugamos al rugby en el Universitario Rugby club y nos enseñaron muchas cosa que queremos compartir con los chicos”. El artífice de todo es Patricio Videla, quien desde el rugby hace mucho para que chicos como Nicolás, Kevin y Agustín puedan conocer otro deporte y tener más opciones en la vida.

Agustín Castro, es otro de los chicos que también extrajo valores del rugby, aunque no pudo seguir en ese deporte. Para él es muy bueno poder ayudar: “nosotros aprendimos muchos y también viajamos mucho con el rugby, ahora queremos que los chicos aprendan esas cosas. Por eso hicimos todo esto, pusimos hasta los palos para colocar luz, así los chicos tienen más tiempo para jugar acá” afirmó.

Kevin es algo más callado, aunque se le iluminan los ojos cada vez que habla del trabajo que hace por los más chicos. EL tiene 16 años, algunos meses más chicos que Nicolás y nos contó que “me gusta venir a ayudar, está bueno además me gusta porque los pendejos se van contentos y alejarlos de la droga y otras cosas malas” contó.

Los vecinos ayudan siempre, eso afirmó Diego Álvarez, el más grande del grupo. También nos contó que “con la escuelita los niños cambiaron muchísimos, los mismos padres y vecinos nos dicen, están más tranquilos tienen otra conducta, eso es el mejor premio para nosotros” expresó.

 

Ellos tienen dos categorías en la escuela de fútbol que funciona todos los martes y jueves, ahí reúnen a 50 chicos del barrio y de comunidades cercanas. El fin de semana juegan un torneo interbarrial de Rawson en el Camping de Gendarmería. Nicolás Ramírez nos cuenta que “ese torneo sirve para que ellos aprendan a trabajar en grupo, a respetar al compañero a quererlo. Es la manera de que sepan que hay alguien cuidándolos a ellos también”.  También tienen un equipo de damas de todas las edades que se sumaron.

Aunque reciben ayuda de Juan García el secretario de obras del municipio por el cerramiento y el playón que ahora tiene el barrio. El Barrio Malimán FC, por ahora, tiene un solo juego de camisetas grandes para los niños desde los 6 hasta los 15 años. Les faltan pelotas, chalecos, conos y algunas cosas más para trabajar cómodos. Pero toda esa falta de materiales la compensan con el corazón enorme de estos pequeños gladiadores que trabajan para que los peques del barrio tengan un mejor futuro.

Comentarios