deporte adaptado

Una guerrera sanjuanina se calzará la Albiceleste

María José Quiroga, deportista de la Secretaría de Estado de Deportes, fue convocada a la Selección Argentina de Paraciclismo y en junio disputará el sudamericano en Brasil.
jueves, 14 de febrero de 2019 · 17:39

María José Quiroga, deportista del programa “Deporte Adaptado” de la Secretaría de Estado de Deportes, tuvo recientemente una llamada sorpresiva. El “Pampa” Martín Ferrari, DT de la Selección Argentina de Paraciclismo, se comunicó con ella para informarle que formará parte de su seleccionado.

Majo, como es más conocida en el ambiente, no la tuvo fácil para llegar a este momento. Siempre con el objetivo de superarse, el deporte le brindó grandes alegrías a esta atleta de 25 años, quien nació en forma prematura con apenas cinco meses de gestación, y tras pasar seis meses en incubadora consiguió el alta médica, pero con un diagnostico de ceguera total.

Su infancia no fue sencilla, ya que perdió a su madre a los 7 años. Por suerte no se quedó sola; ante la ausencia materna y sin padre, fue su abuela Elba quien se convirtió en su guía y su compañera incondicional junto a su tía Edith. Ambas son las mujeres más importantes en la vida de Majo, además de una permanente fuente de inspiración para lograr sus objetivos de superación.

La gran atleta tiene dos hermanos mayores, siendo la consentida de la casa, y a pesar de ser la menor, sus hermanos siempre le piden consejos: “Creo que soy la más cuerda de los tres”, asegura ella entre risas. Se considera una gran repostera: “La comida salada no es mi mejor amiga, siempre me paso de sal o me falta; me llevo mejor con las cosas dulces. Soy una persona normal como cualquier otra, en casa lavo los platos, hago la limpieza sin ningún problema, me doy manija para todo. Salgo de compras sola, elijo mi ropa, solo pregunto el color porque me guío por la textura de la tela y de esa manera me combino la ropa; además mi tía me aconseja mucho sobre lo que está a la moda”.

El deporte representa una parte muy importante en su vida. Majo comenzó haciendo atletismo pero fue en 2005 cuando se subió por primera vez a una bici y todo cambió. La encargada de hacerle conocer ese nuevo mundo y a quien nombra con agradecimiento es su amiga Roxana Alfaro, su gran motivación en este deporte.

Con respecto a la convocatoria, Majo comentó: “Estoy tratando de asimilar el llamado. La verdad es que no me lo esperaba, fue un llamado muy sorpresivo; más allá de mantenerme activa como atleta, es una gran motivación, quiero seguir entrenando. Si el profe me llamó fue por algo, no quiero desaprovechar por nada en el mundo esta oportunidad. Además quiero que esto sea una motivación para los demás chicos que están haciendo deporte, sea cual sea su situación, porque muchas veces se piensa que uno nunca va llegar y no es así, todo llega, todo se puede lograr si realmente se hace con amor y dedicación. Más allá de que esto es muy bueno para mí, quiero que el deporte adaptado vaya dejando huella”.

Majo estará compitiendo en el sudamericano en San Pablo, Brasil, que se desarrollará del 5 al 9 de junio del corriente año, siendo la primera sanjuanina en vestir la casaca de la Selección Argentina en tándem. Además, el deporte adaptado contará con un representante más de estas tierras: en bici individual participará el gran caucetero Joel Galván, quien también ya da mucho que hablar.

La oriunda de Albardón este año tuvo el gran desafío de participar de la “Vuelta Inclusiva” en el marco de la 37° edición de la Vuelta a San Juan Internacional 2019. Fue su primera participación como ciclista, aunque en cierta forma estuvo en las dos ediciones, ya que en 2018 realizó una cobertura deportiva, ya que el periodismo deportivo es otra de sus pasiones. Allí logró aunar su amor por el deporte y su conocimiento en letras, para ponerse en personaje principal y escribir desde adentro, contando sus experiencias en carne propia.

Para Majo se viene el reto más importante de su carrera deportiva. Representar al país es el desafío más grande de su vida, tal vez tan grande como el coraje de sobreponerse a su ceguera y lograr hacer una vida prácticamente normal. Para ello entrena intensamente pensando en San Pablo, en el ciclismo y en los enormes beneficios que recibió del deporte y al cual quiere rendirle honor dando su mejor esfuerzo en Brasil, representando de la mejor manera al país, a San Juan y a la pasión del ciclismo sanjuanino.

Comentarios