Amistoso internacional

¡Volvió La Pulga! Con gol de Messi, Argentina le ganó a Brasil

El crack le marcó el quinto gol de su carrera a la selección carioca y sentenció el triunfo por 1 a 0 del combinado de Scaloni, frente al equipo de Tite.
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 16:07

De rebote, después de un penal que le atajó Alisson, Lionel Messi marcó el gol que le dio la victoria a la Argentina que derrotó por 1 a 0 a Brasil, en el marco de un partido amistoso en lo que fue la vuelta del Diez a la Selección. 

 Argentina le ganó a Brasil. Argentina le ganó bien a Brasil. Y cuando el juego tiene consecuencias en el resultado, los análisis son más positivos. Porque a una Selección que había mostrado una mejora en el juego en la Copa América, pero que se había fortalecido sin su emblema, ahora le agregó el plus que siempre le pone tener a este Messi, que en su regreso al equipo, metió el 1-0 con el que se cerró el partido.

¿Por qué no empezar por los 34 minutos del segundo tiempo para entender por qué esta Selección dejó nuevamente buenas señales? La presión para recuperar la pelota lejos del área propia, la corrida de Messi por derecha con un freno genial y mejor pase a González por derecha y un centro que Lautaro Martínez no pudo enganchar. Porque si bien el resultado puro de la jugada no fue el gol, marcó una forma en la que Selección se sintió muy cómoda ante un rival durísimo como siempre es Brasil, en la que sin necesidad de refugiarse muy atrás supo encontrar el momento para la recuperación y la salida rápida y precisa.

Brasil salió a jugarlo sabiéndose superior, entendiendo que la iniciativa la iba a tener en sus pies. Y Argentina mostró rápidamente una señal de cómo jugaría el partido: concentrado a full como si fuera lo que es, un clásico. Nada de amistoso, concentrado en cada detalle, se lo veía a Messi y Lautaro presionando bien arriba forzando el error. Y en esa dinámica, la Selección se mostró bien y con chances. El tema es que abusó con asumir riesgos innecesarios en las salida. Una cosa es intentar que el arranque del juego no sea con pelotazos y otra que Andrada la pise en el área o que Foyth tire el mismo lujo, perderla y que terminara en penal brasileño. Por suerte, Jesús te perdona y Andrada no tuvo que estirarse.

Entonces, el partido le dio una oportunidad a la Selección y el mérito fue cómo la aprovechó. Y así fue como Messi, en esos arranques patentados por Leo en el manual futbolero, generó un penal que quizá Alex Sandro no quiso hacer, pero que la velocidad a la que lleva los duelos el capitán argentino provoca que cualquier mínimo roce termina así. Leo sufrió a ese arquerazo que es Alisson, pero el rebote le dio un guiño y ahí no falló.

La diferencia forzó aún más la necesidad de protagonismo de Brasil. Pero eso no significó que lo avasallara al equipo argentino pero sí que puso al partido en una lógica de uno atacando más y el otro esperando su chance de contra. Sin generar jugadas de real peligro, los brasileños fueron chocando con el buen anticipo de sus centrales, la solidaridad de todo el medio para recuperar y a pesar del nivel desparejo de Lo Celso y De Paul, las corridas de Ocampos por la derecha le daba aire a todos y cuando Messi la agarraba… Leo tuvo esa chance que esperaba con un mano a mano al que llegó forzado y no definió a su estilo.

La historia continuó pero la presión de Brasil fue bajando porque justamente Argentina estuvo siempre muy atenta al corte, a la segunda pelota, a no dejarlos jugar con libertad. Y así fue como los espacios aparecieron y la Selección pudo haber terminado más holgada. Porque Lautaro tuvo dos muy claras, porque Guido Rodríguez casi la metió en otra de carambola, por un par de tiros libres de Messi y un cabezazo de Tagliafico peligrosísimo. Muy buen regreso de Leo, buen partido de una Argentina que empieza a repetir las buenas señales de convertirse en un equipo.

Fuente: Olé

  

Comentarios

Otras Noticias