Historia

Rosana conoció a Sagan, la inspiración de su vida

Tiempo de San Juan le cumplió el sueño a la fanática rionegrina que gastó todos sus ahorros para viajar 1.400 kilómetros por el famoso ciclista. Charlas, risas y lágrimas en un encuentro único en medio de la Vuelta.
jueves, 31 de enero de 2019 · 15:10

Cuando este miércoles se le avisó del posible encuentro explotó en llanto. Nadie más que ella sabe lo que significa Peter Sagan en su vida, cómo el ciclista, sin conocerla y sin conocer su historia, se transformó en una inspiración para superar una fuerte depresión. Sin embargo, en el hall del Hotel del Bono Park, donde se hospedan todas las escuadras World Tour de la Vuelta a San Juan, Rosana Mardones se mostró con calma  Con mate, celular, mochila y camiseta del ciclista, la rionegrina esperó ansiosa su primer contacto con el eslovaco, ese que soñó desde que se enamoró del ciclismo y que ahora la llevó a gastar todos sus ahorros para venir a San Juan, con la esperanza de al menos alentar a la estrella del Bora-Hansgrohe desde la ruta.

"Hola", le dijo Sagan, mientras ella, boquiabierta, lo saludó calurosamente. A pesar de que el pedalero debía visitar a los niños del Hospital Rawson con urgencia, la historia de Rosana lo conmovió. Se paró, la saludó e inmediatamente quedó sorprendido por todos los objetivos que llevan su nombre y su cara. "¿Qué es esto?", preguntó en su idioma el eslovaco, a lo que su mánager, que entiende español, le explicó que se trataba de un mate, una bebida clásica de Argentina. Así comenzó la charla entre Sagan y su fan argentina, diez minutos inolvidables en la vida de la aficionada. 

"Tengo una admiración por él, pero como persona y como compañero. Es un líder dentro de su equipo y un ciclista muy humilde, algo que destaco mucho", le dijo, al borde de las lágrimas, a Peter Sagan. El ciclista, un tanto impresionado, le agradeció y le pidió todos sus objetivos para dejar estampada su firma. Y no fue cualquier firma, fue una dedicatoria especial.

Rosana, quien estuvo acompañada por su esposo y dos hijos, se dio el gusto de su vida, Fue sin dudas una alegría enorme, después de los 1.400 kilómetros que hizo para llegar a la provincia, además de los tramos intermedios que realizó en su vehículo, como los 500 kilómetros en la etapa Jáchal-Valle Fértil. "Es un sueño cumplido, aún no caigo. Se me secó la boca mientras estaba con él y no podía hablar. Es un privilegio que se haya quedado un ratito a charlar. Me dijo que las fotos irán el museo que posee. Estoy súper feliz” , dijo la oriunda de Catriel, Río Negro, quien además agradeció a su amiga Yamila, a Tiempo de San Juan y a Jorge Chica, secretario de Deportes, quienes ayudaron a cumplir su sueño.
 

 



Galería de fotos

Comentarios