mirá el taller

El constructor de autos argentino al que se le puede encargar el Porsche de “Top Gun”

Hernán Jiménez Rocasalvo hace réplicas de vehículos famosos: cada unidad cuesta entre U$S 25.000 y U$S 60.000. Y por la alta demanda, le puede llevar casi un año y medio de trabajo.
sábado, 26 de enero de 2019 · 10:51

Hay mucho movimiento en el taller de Benavídez. Cinco pares de manos trabajan incansablemente sobre 14 autos que van tomando forma. Hay otras personas que entran y salen luego de realizar un trabajo puntual. Y al mando está Hernán Jiménez Rocasalvo (40), quien hace cinco años no se imaginaba todo lo que le está pasando.

“A los 20 hice un auto para mí y quise empezar a comercializar, pero era muy joven todavía. Pude retomar esa idea hace cinco años y funcionó lo más bien”, cuenta quien fabrica réplicas de autos que hicieron historia.

Las primeras enseñanzas las obtuvo de haber trabajado en un astillero con su papá. Los materiales eran similares, así que tenía una buena base para empezar. “Aunque siempre me gustaron mucho los autos, fui aprendiendo con la práctica. Uno va afilando el ojo, los mirás de otra manera. Eso hace que no elijamos autos ostentosos sino modelos que tengan una historia”, explica quien se especializa en réplicas del Porsche 356, Porsche 550 Spyder, Shelby Cobra y Lotus Seven.

Brillante. Un ejemplar listo para salir a la calle.

Brillante. Un ejemplar listo para salir a la calle.

A la hora de tomar un nuevo pedido, los procesos varían de acuerdo a los clientes. “Es muy personal, cada interesado te acerca un tipo y estilo de trabajo y también lo adapta de acuerdo a sus posibilidades económicas. Nos manejamos mucho con fotos, te dicen que quieren el interior como tal auto y el exterior del tal otro, y vos tenés sus referencias para trabajar con tranquilidad. Como mínimo tarda nueve meses así que en el camino se van cambiando cosas y eligiendo otras”. Y agrega: “Ahora tenemos mucha demanda, el doble de lo que podemos hacer a tiempo, y estamos tardando de 14 a 16 meses. Por suerte los clientes lo entienden”.

Algunos de los modelos predeterminados con los que trabaja son conocidos por haber sido usados por famosos o vistos en películas. Por ejemplo, el Porsche 550 fue el auto en el que falleció James Dean. Y el Porsche 356 es un gran símbolo de “Top Gun”. “Los elegí porque prácticamente es imposible conseguir los originales, son de la década del ‘50 y ‘60, que tienen historias tremendas. Del Porsche 550 se hicieron solamente 80 unidades y quedan muy pocas. El “Cobra” es el más replicado del mundo. Son ganadores”. Los precios de las réplicas van desde U$S25.000 a U$S60.000.

Aunque pudiera parecer lo contrario, el vecino de Tigre asegura que las réplicas generalmente funcionan mejor que los originales. “Trato de no alejarme mucho del modelo, se compran repuestos o se usan autos usados como donante. El trabajo terminado es como cualquier auto clásico pero casi siempre tienen mejor rendimiento, por ejemplo en frenado o en potencia. Los entregamos andando pero 10 días antes los probamos nosotros para asegurarnos de que no tengan ningún problema”.

Perfeccionista. Jiménez dice que no se aleja de los modelos originales.

Perfeccionista. Jiménez dice que no se aleja de los modelos originales.

Los días del constructor de Benavídez se dividen entre los que pasa 9 horas adentro del taller y los que corre buscando repuestos, hablando con clientes o visitando proveedores. “Soy muy nuevo en el negocio y no vengo de una familia que lo haya hecho. Afortunadamente el boca en boca y las buenas referencias hacen que tengamos mucho trabajo”, asegura quien realizó trabajos para clientes de otras provincias y para Brasil, Chile y Ecuador.

Mientras la “juguetería para grandes” funciona sin descanso, Hernán se permite aventurar lo que sigue. “Siempre estoy pensando en algún modelo nuevo para hacer”. 

Comentarios