"El pilar no necesita el reconocimiento"

miércoles, 30 de septiembre de 2015 · 20:41

Marcos Ayerza llegó a Los Pumas en diciembre de 2004 cuando debutó ante Sudáfrica. Hoy tiene más de 60 caps en el seleccionado nacional, siendo uno de los más experimentados en la primera línea.

 

En 2006 desembarcó en los Tigers de Leicester, con quienes ganó la Premiership dos veces (2007 y 2009). Nunca cambió de club. Donde está cómodo, se queda. Así lo siente y así lo vive este pilar de convicciones perpetuas que sabe lo que dice y es coherente con lo que hace.

 

A pesar de todo, los orígenes del hombre que se formó en Newman de Buenos Aires, fueron en otra posición: tercera línea. Lo mismo ocurrió con el capitán de Los Pumas, Agustín Creevy, y hasta con otros conocidos primeras líneas del equipo nacional argentino, como Mario Ledesma o Serafín Dengra, ya en el anterior milenio.

 


“Yo jugaba de tercera línea y debuté en la primera de Newman en ese puesto en 2002” comenzó detallando el Toro sobre sus inicios en el rugby superior de Buenos Aires, y agregó “en esa época Aitor Otaño, que entrenaba Los Pumitas, me dijo que tenía más futuro de pilar que de tercera línea y por otro lado Michingo O’Reilly me decía que tenía más futuro de tercera línea. Eran dos ex entrenadores de Los Pumas que me decían dos cosas diferentes. Finalmente el entrenador de la Newman, que era el Negro Torres, me dijo que primero me acostumbre a los golpes de primera división y luego probara el cambio de puesto. Eso hizo, el primer año jugué de tercera línea, hice varios tries, y el segundo pasé de pilar y marqué con suerte un try, porque ya no tocaba más la pelota”.

 

Pero muchos años pasaron en la “cocina” del scrum, y Marcos es reconocido mundialmente como uno de los más sabios en esta formación. Ayerza detalló un perfil psicológico de los delanteros al decir que “los cinco de adelante tienen una mentalidad diferente al resto del pack y del equipo, hay características innatas a esos jugadores. Son trabajadores, humildes, lo hacen desde las sombras y consiguiendo que otro haga el try, no necesita el reconocimiento. Uno va a limpiar, se rompe la cabeza y encuentra gratificaciones en medio metro de scrum que empuja”.

 

Los Pumas y el scrum, ese romance eterno

 


Bien es sabido que para el seleccionado sudamericano de Los Pumas, el scrum no es solo una formación más de juego. Es un arma de dominación que influye tanto en su juego, como en el rival. Así lo dejó en claro Marcos cuando puntualizó que “ojalá que el scrum siga siendo una plataforma de confianza como lo ha sido siempre para nosotros".

 

"Se ha progresado en la interpretación del scrum, después ocurren cosas que no se sabe que es primero si ´el huevo o la gallina’ sobre quien va hacia adentro con su cabeza, sobre todo desde los ángulos de la formación y es imposible tener los ojos puestos en los cuatro pilares, se elige un lado o el otro, después tenés el offside, es muy difícil. Muchos primeras líneas saben lo que pasa en el scrum y pocos de ellos son árbitros, pero las reglas han ayudado a que el scrum sea una pulseada leal”.


Afincado hace casi una década en Leicester, Ayerza es un vecino más de la población inglesa que lo reconoce como un referente de su equipo. En sus días de descanso el Toro relató que “tuve dos días libres y pude ir a mi casa con mi familia, ahí me sentí local, pasé por el club o por el supermercado y hubo gente que me preguntaba por el equipo. Son cosas que suman, te sentís como en casa. Cuando Inglaterra acababa de perder con Gales, que fue algo crítico para ellos, muchos me dijeron que si se cae Inglaterra su equipo era Argentina, porque en Leicester son fanáticos de sus equipos y de sus jugadores. Es muy lindo recibir ese cariño con la educación que tienen los ingleses”.

 

Al igual que el resto de sus compañeros en Los Pumas, Ayerza se muestra reticente a ir más allá de la etapa de grupos en el futuro de los argentinos. Cuando fue consultado sobre Irlanda y Francia como potenciales rivales en cuartos de final, sostuvo que piensa demasiado en ellos y fue prudente al opinar que “vi de a ratos el partido entre Irlanda y Rumania. Francia es Francia y el partido ante Irlanda se va a jugar el todo por el todo. Son un equipo que le puede ganar a los All Blacks o a Sudáfrica o cualquiera de las potencias y después puede perder con Rumania o Tonga. Nuestras esperanzas están en entrar segundos en nuestra zona y después tendremos la mirada en ese grupo, porque de ahí saldrá nuestro rival potencial. Primera hay que pasar el partido contra Tonga y Namibia. La rivalidad que ha nacido contra Irlanda es muy grande, son un gran equipo y lo respetamos mucho”

 

Por último, y con tanto tiempo conociendo la idiosincrasia inglesa, Ayerza se puso por un minuto en la piel de la afición local, para contar cómo se siente el pueblo inglés, tras la caída ante Gales y una eventual eliminación. “Si Inglaterra queda fuera en la primera fase aparecerán muchas críticas, muchos dedos acusadores. La frustración será muy grande, ellos son muy orgullosos, la Copa de 2003 les cambió la cara, fueron héroes nacionales. Si quedan afuera les tocarán el ego mucho y a nivel mundial va a perder colorido e interés, ojalá que para bien del Mundial pasen en su zona. Cualquier cosa puede pasar”,concluyó. 

Comentarios