Russo reconoció el apriete de la barrabrava

viernes, 25 de septiembre de 2015 · 17:04
El entrenador de Vélez Sársfield, Miguel Ángel Russo, confirmó hoy que el plantel recibió el jueves la "visita" de un grupo de barrabravas en el entrenamiento y aclaró que si bien "no fue pacífico, tampoco hubo agresiones". En conferencia de prensa, Russo habló sobre el delicado momento institucional y deportivo que vive la entidad de Liniers, que apostó por jugar el "campeonato económico" para sanear sus arcas y no consiguió resultados. 

El "Fortín" viene de tres derrotas de manera consecutiva y está hundido en el 23º lugar de la tabla, con 25 puntos en la misma cantidad de encuentros disputados, lo que lo mantiene fuera del ingreso a la Liguilla Pre-Sudamericana. Luego de versiones cruzadas, Russo reconoció que el jueves hubo una visita de la barrabrava del club y que tanto él como el experimentado mediocampista Leandro Somoza fueron los que trataron de ponerle paños fríos a la situación. 

No se desarrolló con normalidad, la situación no es común y menos en Vélez, donde nunca tuve inconvenientes de este tipo. Los más grandes tuvimos que sobrellevarlo con calma", explicó el entrenador. 
COMPARTILO
Compartilo
Twittealo
"No recibimos agresiones ni nada por el estilo, pero tampoco fue pacífico. Algo nos superó y no hay que minimizarlo", agregó, al tiempo que blanqueó -sin dar nombres- que hubo un dirigente que vio el entrenamiento junto a ese grupo. Inmediatamente después, anticipó que en caso de que triunfen frente a Huracán (visitarán Parque Patricios el domingo desde las 16) será por otras cuestiones y no por el "apriete". 

"Hay que revisar la seguridad. Si Vélez llega a ganar el domingo (ante Huracán, 16.00) no quiere decir que fue por esto que pasó. Esto lo repudio, no le hace bien al fútbol" (...) En este país parece que no se bancan los proyectos deportivos, se pierde la paciencia muy rápido. La situación no es común y menos en Vélez donde nunca tuve inconvenientes así", sostuvo.

"Dejen tranquilos a los chicos" 

Russo también recordó que la mayoría de los jugadores son jóvenes y pidió que "las críticas" caigan sobre él, para que ellos puedan estar "tranquilos". "Que las críticas vengan a mí, pero dejen a los chicos tranquilos. No por mí, sino por el club. Algunos de ellos no están preparados ni para hablar con ustedes (por los periodistas)", explicó. 

Antes de finalizar, se mostró bastante ofuscado con las críticas basadas en los pobres números de este campeonato, amparándose en un proyecto a largo plazo con la idea de potenciar a los juveniles. "A cualquiera que le sacaran a Pellerano y Pavone a mitad de año, pegaba un portazo", finalizó.

Comentarios