Fútbol caliente

En la previa del partido de San Martín- Quilmes aparecieron amenazas

'No hay entradas, hay balas', indica un grafitti en las boleterías del estadio Centenario en la previa al partido que jugará el Cervecero ante San Martín.
jueves, 01 de octubre de 2015 · 08:03

Un grafitti que reza: ""No hay entradas, hay balas", apareció en las boleterías del estadio Centenario en la previa al partido que disputará Quilmes ante San Martín.

 

La barra de Quilmes se ha caracterizado en los últimos tiempos por ser una de las más violentas del fútbol argentino y radicales en su accionar. La batalla por el centro de la tribuna comenzó hace algunos años atrás cuando uno de los ex líderes salió de prisión y fue a reclamar sus negociados –puestos en las inmediaciones de la cancha y en la estación de la ciudad principalmente– a punta de pistola en uno de los lavaderos de otro de los capos.

Desde allí, la escalada de violencia creció lentamente: balearon a un micro con hinchas en la subida de la autopista antes de un partido con River y batalla campal en plena centro de la popular Indio Gómez antes de un cotejo contra All Boys.

Tras algunos meses en tensa calma, el conflicto volvió a recrudecer en el último tiempo luego de que Ramiro Bustamante, uno de los ex líderes que intenta retomar el control, fue baleado en sus piernas.

Mientras Dedo Becerra, ex caudillo de la tribuna cercano a la política, decidió correrse a un costado luego de la feroz golpiza que recibió uno de sus hijos en la tribuna cuando intentó recapturar el poder de la Barra, surgió de las penumbras el hermano de César Loquillo Rodríguez, uno de los dos hinchas violentos que más accionó en la tribuna de Independiente cuando Javier Cantero era Presidente y tenía una contienda pública con Bebote, otro nefasto hincha "caracterizado".

El hermano del Loquillo tiene intención de apoderarse de la maquinaria de aliento en el Cervecero y hace varios meses que se mueve para lograr su cometido. Pero con el poder en juego, hay cada vez más candidatos y las diferentes facciones coaccionan para impedir tal situación.

 

 

Fuente: Quilmes presente

Comentarios