El Superclásico

Esta vez, River no pudo contra la historia

El primer Superclásico del verano fue totalmente favorable a Boca ya que supo convertir las oportunidades que tuvo gracias a la definición de Nicolás Blandi. River, que atacó más, jugó gran parte del partido con un hombre menos por la expulsión polémica del Chori Domínguez. Mirá los goles.
miércoles, 25 de enero de 2012 · 23:59

Siempre se dijo que la historia son hechos que se repiten a lo largo del tiempo. Esta frase sirve para poder analizar lo que sucedió en Chaco en el primer Superclásico del verano. River comenzó atacando con mayor vocación por el gol que Boca. Pero el primer gol lo marcó el delantero Xeneise Nicolás Blandi a los 6 del primer tiempo y luego, a los 33 del complemento, lo sentenció. Hechos que se repiten en la historia de los enfrentamientos entre los equipos más importantes de Argentina.

Cuando todo indicaba que el Millonario podía empatar y acertarle un golpe de muerte a Boca, el equipo de Falcioni aprovechó un contragolpe y definió el partido a su favor permitiendo que los hinchas del club de la ribera suelten su alegría y se vayan a su casa con una sonrisa de oreja a oreja.

El partido comenzó con el equipo de Almeyda atacando y con un Rogelio Funes Mori, con la oportunidad de escribir una página en la historia grande de River, volvió a fallar. El jugador mendocino se volvió a mostrar con mentalidad insuficiente para ser el gran goleador del equipo de la banda.

Todo lo contrario mostró Nicolás Blandi, el nueve de Boca. Como marca la tradición del goleador, la primera que tuvo la mandó a guardar y de esta manera condicionar el juego del resto del partido.

Aunque también fue condicionante el trabajo de los jueces ya que en el gol de Boca, Pablo Mouche estaba adelantado 50 centímetros, insignificante. Pero si se suma que el árbitro expulsó al jugador de River Chori Domínguez luego de haber pegado una patada a Battaglia que no hubiera existido si hubiera visto el codazo que Roncaglia le acertó al 10 Millonario.

De igual manera el conjunto Xeneise fue más después de eso porque supo defenderse y ganar el territorio más importante del campo, la mitad de cancha. Con ese dominio ganó terreno y finalizando el partido apreció nuevamente Blandi para decorar el marcador con 2 a 0 definitivo.







Comentarios