abierto de australia

Del Potro no pudo con la excelencia de Federer

Con lo mejor de su repertorio, el ex número uno del mundo no tuvo inconvenientes para vencer al tandilense por 6-4, 6-3 y 6-2, y, de esa manera, meterse en las semifinales del Abierto de Australia.
martes, 24 de enero de 2012 · 07:29

Era su partido número 1000 como profesional. Con todo lo que eso significa. Por eso, Roger Federer no quería que nada ni nadie estropeara su festejo. Así fue como recurrió al mejor Roger, aquel que supo dominar el tenis mundial durante años. Con un tenis soberbio y sin fisuras, el actual número tres del mundo le cortó las alas a un Juan Martín del Potro, que venía en pleno ascenso en el Abierto de Australia, al eliminarlo en sets corridos por 6-4, 6-3 y 6-2.

De esta manera, el suizo se metió, una vez más, entre los cuatro mejores del primer Grand Slam de la temporada, torneo que supo conquistar en cuatro oportunidades, y espera en semifinales al ganador del choque que disputarán Rafael Nadal -su gran rival a lo largo de su carrera- y el checo Tomas Berdych.

Desde el arranque nomas Federer entró muy concentrado. Como si estuviese en la gran final del torneo. Con un juego muy agresivo y una derecha que fue un verdadero dolor de cabeza para Delpo durante todo el encuentro, el suizo consiguió rápidamente una ventaja de 3-0. De a poco, el tandilense comenzaba a calentar motores. Hasta que en el séptimo juego sus golpes entraron en perfecta sintonía y recuperaba su saque. Pero en el décimo game la presión del ex número uno del mundo fue tal, que ni los potentes saques de Juan Martín pudieron evitar el quiebre conseguido por Roger, que finalmente cerró el primer parcial por 6-4.

En la segunda manga nada cambió. Si bien Del Potro no tuvo un bajo rendimiento, la excelencia en el juego de Federer y algunas oportunidades no aprovechadas por el argentino -un verdadero desperdicio contra jugadores como Roger-, fueron la combinación perfecta para que el suizo volviera a golpear y quedara a un paso nomas de las semifinales, al quedarse con el parcial por 6-3.

El juego planteado por Federer, tanto desde lo tenístico como en lo mental, fue perfecto. Con su juego prácticamente no tuvo fisuras y se mostró muy sólido en los pocos momentos que estuvo en apuros. A su vez, el suizo fue debilitando psicológicamente a un Del Potro, que se vio enredado en la perfección de ese reloj suizo.

Si algo le faltaba al argentino era arrancar el tercer set perdiendo su saque. Dicho y hecho. Roger siguió intratable, se quedó con el servicio de Delpo y el resto fue anecdótico. El número once del mundo hizo fuerza a su modo. En realidad, como pudo. Porque enfrente tuvo a un Federer que hace tiempo no ofrecía un repertorio como este. Finalmente el ex número uno cerró el encuentro con un 6-2 en el tercer y último parcial.

Si bien es cierto que a Del Potro todavía le falta para batallar contra los top 3 (Djokovic, Nadal y el propio Federer), lo hecho por el argentino fue digno de destacar ante una verdadera máquina que estuvo en perfecta sintonía durante las casi dos horas que estuvieron en cancha.

(La Nación)

Comentarios