RAFAEL DI ZEO

El mano a mano con el ícono de los barras

Rafael Di Zeo es el exponente de la delincuencia relacionada con el fútbol. A días de salir de la cárcel fue al autódromo de Buenos Aires a apoyar a sus amigos, Martín Palermo y Roberto Abbondanzieri, en el debut de los ídolos de Boca en la TRV6
domingo, 06 de noviembre de 2011 · 20:02

Por Marcos Ponce
mponce@tiempodesanjuan.com

A comienzos de septiembre se realizó la “Carrera del Año” de la Top Race V6 en el autódromo de Buenos Aires. En el marco de esa competencia debutaba en el automovilismo argentino Roberto Abbondanzieri y Martín Palermo. La categoría se revolucionó por la presencia de estas mega figuras del fútbol.

Pero la presencia del ex jefe de La 12 (barrabrava de Boca) fue lo que más me llamó la atención. Rafael Di Zeo, ícono de los barras en Argentina, hacía pocos días que había salido de la cárcel y llegó al autódromo con la “compañía” de cuatro “monos”, todos con sendos tatuajes de Boca en todas las partes visibles de su cuerpo y muy atentos a los movimientos de Rafa. Apenas los ídolos de Boca percibieron la presencia del barrabrava, cortaron las notas y los autógrafos para fundirse en un abrazo con Di Zeo. “Loco (Palermo) vine a verte, esperemos que seas igual en la pista que en la cancha”, esbozó Di Zeo, a lo que Palermo le contestó: “Estamos empezando. Pero es bueno que hayas venido a apoyarme”, así abrió el diálogo uno de los máximos ídolos de Boca.

Luego de ese contacto entre un delincuente con condena cumplida y el máximo goleador de Boca, pedí permiso a uno de sus “monos” para acercarme a Di Zeo mientras se sacaba fotos con decenas de personas. El “hincha de Boca” me autorizó y yo me acerqué para entrevistarlo: ¿Rafa sos amigo de Palermo y Abbondanzieri?. “Si claro, si yo les abrí la puerta de Boca cuando ellos llegaron y desde ese día somos amigos y nos ayudan en todo lo que le pedimos. Son muy buena gente y muy humildes”, contestó el ex jefe de La 12 con toda la seguridad de una persona que se maneja con total impunidad y que por estos días quiere desplazar a Mauro Martín (jefe de la barra de Boca) y volver a tomar el poder en el club Xeneise.

Ese día, sábado 3 de septiembre del 2011, comprobé la impunidad y el poder que el fútbol argentino les concede a personajes como Rafael Di Zeo.

Comentarios