Desamparados

El por qué de la interna

El DT habría acusado al líder del plantel de “ir para atrás”. Así lo informaron a Tiempo de San Juan dos fuentes por separado. Por eso el entrenador quiso renunciar en su momento de mayor éxito: tras golear 3 a 0 a Independiente Rivadavia de Mendoza en el clásico cuyano de la B Nacional. A continuación, cómo sucedió todo.
sábado, 05 de noviembre de 2011 · 09:09

Por Fabio Cavaliere
fcavaliere@tiempodesanjuan.com

El sorpresivo anuncio de renuncia del técnico de Desamparados, Marcelo Bonetto, en los pasillos del Bicentenario tras la goleada ante Independiente Rivadavia, fue una bomba más en el partido con más pimienta de los últimos años en San Juan.    
El sábado pasado el Víbora vivió su hora más gloriosa, después del ascenso en julio. Fue goleada y gastada ante La Lepra, “su” rival, por el clásico cuyano y por aquel escándalo del 2007, con sanción y frustrada final por una supuesta maniobra que se le endilgó a los mendocinos.  Fue un encuentro  con mucho condimento, con duelo de hinchadas e incidentes, y también por la expulsión de Ricardo Dillon, ex técnico “puyutano” que se cruzó con Bonetto.           
Así, cuando se esperaba nada más que festejos en el vestuario local, el entrenador cordobés comunicó su renuncia, que dejó helado a varios dirigentes.    
Aunque un día más tarde revió su decisión, el DT habría venido madurando hace rato la idea y eligió anunciar su retiro en ese momento de Sportivo, con una goleada y fuera de la zona de promoción. El detonante sería su enfrentamiento con Mauricio del Cero, el líder del plantel, a quién ni siquiera concentró para este clásico.
Por separado, dos fuentes ligadas al club informaron fuera de grabador que Bonetto acusó al defensor de “ir para atrás”. Y eligió ese momento para hacer pública su disconformidad.
Vale decir que las mismas fuentes descreen que el jugador, que fue clave para el ascenso, haya ido a menos o cometido errores a propósito en desmedro de su equipo para provocar la salida del técnico.  Lo cierto, es que, repasando la historia, surge que el 9 octubre por la décima fecha de este campeonato de la B Nacional, Desamparados perdió 3 a 0 de local con Boca Unidos de Corrientes. Allí,  a los 17 minutos del primer tiempo, Del Cero protagonizó una jugada desafortunada y metió un gol en contra, que fue el 0-1. Para el complemento, el bahiense no regresó al campo ya que el entrenador lo reemplazó en los vestuarios por Emanuel Reinoso.
En la fecha siguiente,  Sportivo no sólo perdió 4-0 ante Almirante Brown, en Buenos Aires, sino que además jugó su peor encuentro en la categoría y quedó en la zona de promoción.  En ese cotejo, tras ir 1-0 abajo, un error defensivo de Del Cero dejó libre a Daniel Vega que definió en el área chica, de cabeza, para agrandar la victoria. Quizás fue esto lo que llevó a Bonetto a pensar que el caudillo le estaba haciendo lo que se conoce como “una cama”. 
Ahora bien,  hay que aclarar que el Víbora se comió 7 goles en dos partidos producto de los groseros errores de toda la defensa, incluso de su arquero, y no exclusivamente por el jugador en cuestión.  El defensor de 31 años tiene una fuerte ascendencia dentro del plantel y es el referente junto Hernán Lamberti, a quién le pasó la cinta de capitán hace unos meses. Son justamente esto dos los que negocian los premios para el equipo.  Algunas fuentes del club, lo definieron como un hombre de fuerte personalidad.   
Así pues,  de cara el clásico, el técnico metió mano en la formación titular con cuatro cambios y decidió borrar a Del Cero, que vio el partido desde la platea, con otros jugadores que por lo general  tampoco concentran.  
Sin embargo, esta bomba de tiempo se desarticuló (al menos por ahora) gracias al rápido accionar  de los directivos que convencieron al DT que se quedara y propiciaron una reunión privada entre las partes. Por eso, el lunes pasado, en los vestuarios del club Trinidad (donde entrena los puyutanos), se llevó a cabo un cónclave cara a cara, entre Bonetto y Del Cero, donde se dice que limaron asperezas. Algunos dirigentes dijeron “está todo bien”, otro expresó “no puedo asegurar que la relación entre ellos quedó óptima”.
Lo cierto, es que altas fuentes de la institución aseguraron que todo el respaldo lo tiene Bonetto, que al igual que el jugador tienen contrato hasta junio del año que viene. Seguro esta novela continuará.     

 

Dillon y Bonetto firmaron la paz
“Para mí ya pasó, me enfoco en lo que sigue, nos ganó bien Desamparados”, es lo primero que  manifiestó a Tiempo de San Juan, desde Mendoza, Ricardo Dillon, técnico de Independiente Rivadavia con pasado en el Víbora, y quien afirma que con Bonetto quedó todo bien: “Ya pasó lo del técnico. Después me mandó un mensaje, me pidió disculpas y yo se las acepté. Me invitó a tomar un café, y ya se dará”.
El DT Bonetto no pudo ser localizado para dar su versión.
A Dillon lo expulsaron por entrar tarde al campo de juego. Pero él tiene otra explicación de lo que pasó puertas adentro del Estadio Bicentenario: “Entramos al campo de juego a las siete menos cuatro minutos, la televisión lo dijo.  La planilla de los jugadores llegó tarde, no sé quién la tenía que traer, pero la firmamos y entramos a la cancha.  Después, en el entretiempo, le fui a decir el árbitro que en la tele dijeron que yo entré en horario. Ahí tuve ese cruce con Bonetto y nada más, me fui a dar la charla técnica. Yo no me peleé con nadie, como dicen”. Algunas fuentes confiaron que la verdadera pelea no fue entre los entrenadores sino entre el resto de ambos cuerpos técnicos, donde hasta volaron piñas. Es más, El Cogote afirma que llegó para separar.  En cuanto a las imágenes que se vieron en la televisión nacional, donde el “Flaco” lo invita a pelear a Bonetto, Dillon se retractó: “No sabía que me estaban filmando sino lo hubiera pensado y no lo decía, fue un momento de calentura nada más”. Ya habían tenido un cruce, en el Torneo Argentino A, cuando “El Cogote” estaba en Sportivo y Bonetto en Racing de Córdoba. Aquella vez, hubo un tumulto en el túnel. Además, el DT desmintió que la gente lo insultara. “A mí no me dijeron nada, la cosa era con Vila que hasta le tiraron con un celular, él y su novia Pamela David la pasaron mal. No deberían haber estado ubicados ahí, frente a la platea de Desamparados.  Igual todo esto ya está terminado.  Algunos cosas comparto y otras no. A Sportivo le deseo lo mejor.  No opino más, no quiero polemizar”, cerró Dillon.

Comentarios