Patrimonio en el tapete

Otra vez la topadora en Jáchal: adiós a una construcción histórica

Otra de las casonas centenarias, que estuvo vinculada a Buenaventura Luna, fue demolida en el centro jachallero. Un video para llorar.
martes, 10 de septiembre de 2019 · 09:53

Una nueva demolición de una casona del casco antiguo de Jáchal abrió otra vez el debate sobre la preservación del patrimonio en el departamento norteño. Esta vez, la estructura de adobes que se mostró por años con su llamativo frente rosado, ubicada en la esquina de San Juan y Sarmiento, justo frente a la plaza departamental, fue demolida para darle paso a una construcción moderna. 

Cuentan que esta casona apareció en fotos de hace más de medio siglo, cuando quedó como fondo, inmortalizando una imagen del tránsito de los restos de Buenaventura Luna. "Algo moderno y que no pierda la calidez del entorno", será lo que construirán en ese lugar, donde hoy hay ruinas, según contó el arquitecto Francisco Agote  al fotógrafo jachallero Roberto Ruiz, que registró con videos y fotos la triste de demolición. "Es un edificio bien construido, pasa que la vida útil del adobe y todas las exigencias que tenemos ahora, se va a renovar el frente y vamos a hacer algo apropiado a lo que es Jáchal".

El arquitecto dijo que "al frente podríamos haberle rescatado algo pero los costos son muy altos y no queda bien" y agregó que tienen planos aprobados por Planeamiento de la Provincia. Aseguró que conservarán algo de la arquitectura pero en tono moderno.

Esta es la segunda casona histórica que se derriba este año en Jáchal. En mayo todo el pueblo se movilizó cuando se conoció que una de las propiedades de los hermanos Balderramo iba a ser demolida, por considerarse en peligro de derrumbe. Eso finalmente ocurrió en agosto. Por ese hecho se abrió el debate sobre el cuidado del patrimonio histórico y de las edificaciones antiguas en particular, como las casonas que en el caso del departamento norteño son elemento fundamental de su identidad y patrimonio de todos los sanjuaninos.   

El dilema se da porque los particulares la mayoría de las veces no cuentan con recursos suficientes para mantener los edificios y no hay normativas que permitan que el Estado pueda intervenir para conservarlos, en casos de que hagan al patrimonio histórico de la comunidad.  

 

 

 

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias