Política

La reina concejal

María Laura Frez Quiroga tiene 26 años, representó en la Fiesta Nacional del Sol a 9 de Julio en el 2010 y resultó electa edil del departamento el pasado 25 de octubre por el frente Compromiso con San Juan. Por Natalia Caballero.
sábado, 21 de noviembre de 2015 · 17:10

Nada hubiera hecho sospechar a la hermosa jovencita que representó a 9 de Julio en la Fiesta Nacional del Sol en el 2010 que cinco años después de aquel desafío iba a asumir uno muchísimo más importante: ser concejal en su querido departamento. Como dice el dicho "la vida te da sorpresas” y a María Laura Frez Quiroga la vida la sorprendió a lo grande. Empezó a vincularse con la política recién a principios de este año, inició su militancia en la organización solidaria que preside Gustavo Núñez, previo a las elecciones Núñez le ofreció ser candidata a concejal y luego de sortear algunas dudas, se presentó. Gustavo fue elegido intendente y ella resultó elegida concejal por el frente Compromiso con San Juan.

María Laura nació y fue criada en La Majadita. Su padre era obrero rural (ahora trabaja en Cerdos San Juan) y su madre tiene un pequeño kiosco. Tuvo una infancia feliz a pesar las privaciones propias de la situación económica de la familia. Terminó el secundario y empezó el profesorado de Historia en la facultad de Filosofía. Para poder estudiar hizo de todo: desde dar clases de apoyo escolar hasta trabajar en la cosecha. Aún no se recibe pero está muy cerca, a seis materias de obtener el tan ansiado título.

Mientras estudiaba en la facultad se anotó para competir por el reinado departamental. En una ceremonia muy emotiva logró ser la elegida y se convirtió en candidata a Reina Nacional del Sol en el 2010. "Fueron lindos momentos los que viví. Recuerdo las noches en el hotel Aire Andino. Nos juntábamos todas las noches alrededor de la pileta con las chicas y hablábamos horas. Era como un campamento, todo muy sano, sin competencia”, recordó.

Aún conserva amigas de aquella época. Valeria Arnau, de Caucete, Belén Sánchez, de Chimbas, Melina Auger, de Pocito y Victoria Ossa, de Calingasta, son las ex candidatas con las que continúa teniendo una relación. Incluso se suelen juntar a cenar al menos una vez al año en Renatto.

A principios de año conoció a Gustavo Núñez, electo intendente del departamento. Un amigo en común la invitó a integrar una organización solidaria. Como siempre se sintió atraída por la ayuda social, decidió dar el OK. "Fui a una reunión, dos semanas después vino Gustavo a mi casa. Me enganchó lo buena persona que es, su historia de vida de superación. Así empezó mi historia de militancia”, contó la jovencita.

La actividad solidaria empezó con la organización de bingos y de actividades para recaudar fondos para ayudar a los más humildes de la comuna.

Al poco tiempo de que Núñez decidiera pelear la intendencia dentro del frente Compromiso con San Juan, le ofrecieron a María Laura integrar la lista de concejales. Al principio dudó, ya que su familia no tiene recursos para financiar una campaña electoral. Pero luego de recibir el apoyo incondicional de su familia y de su novio desde hace siete años, se largó al ruedo.

Laura tiene un tono de voz muy agradable, se nota jovial y con muchas ganas. Al describir el camino para llegar a su casa, ofrece muchas precisiones y detalles. , le dijo vía telefónica a este equipo de prensa. Fue tal cual.

Núñez le pidió que armara tres proyectos para desarrollar. Laura se centró en tres ejes: la mujer, el trabajo y la educación. "Quiero que armemos una fábrica textil en la que trabajen mujeres del departamento, hay un 40 % de mujeres solas en la comuna, que mantienen a su familia y que tienen como opciones trabajar en la cosecha o ser empleadas domésticas. Esta es una salida laboral buena, que les va a permitir mantenerse. Quiero que funcione el área mujer, el gabinete psicológico y el asilo para aquellas víctimas de violencia. Por último propuse armar un gabinete destinado para los chicos de las escuelas, con DAI que los acompañen en sus estudios”, adelantó la joven.

La campaña fue casa por casa. Largas caminatas por su distrito y otros más. "Yo no tengo movilidad así que toda la campaña la hice casa por casa golpeando puertas. La gente te conoce y yo los conozco a todos. En La Majadita aprendí mucho, me empapé de la realidad social del departamento”, señaló.

Definió como "muy enriquecedora” la campaña, en especial el contacto con los vecinos. Laura dijo que ya está trabajando de manera activa, que apenas la llaman ella acude y trata de darle una mano amiga a los habitantes del departamento.

Cuando resultó electa concejal, hubo un estallido de felicidad familiar. Sus padres, sus tíos, sus primos, todos la felicitaron. Ellos también fueron piezas claves en la campaña. La acompañaron casa por casa dando a conocer la propuesta. Sin dudas, uno de los pilares más importantes en su vida es su novio Andrés Sebastián Cortez, quien la viene acompañando incondicionalmente desde hace siete años.

María Laura vive sola en la villa cabecera del departamento. Sueña con poder ser una concejal activa, que represente los intereses de las mujeres del departamento. "Quiero estar ahí, dando soluciones. Ya estoy trabajando y el 11 de diciembre voy a estar para quien lo pida”, concluyó ante la mirada de aprobación de todos sus familiares.

 

ncaballero@tiempodesanjuan.com


 


Comentarios

Otras Noticias