En Rodeo

Un funcionario se quedó con el camping

El dueño del terreno donde se edificó el ex espacio público es el Secretario de Gobierno del departamento, Gustavo Deguer. Un fallo judicial reivindicó los derechos sobre la propiedad de la familia Deguer y el municipio no apeló la sentencia porque se le vencieron los plazos. Por Natalia Caballero.
sábado, 9 de junio de 2012 · 09:51


La negligencia se llevó al camping municipal de Rodeo. Un lugar que supo ser refugio de gratos momentos familiares, de carcajadas y de una buena partida de truco, ahora sólo será un espacio para que pase lindos días el Secretario de Gobierno del departamento, Gustavo Deguer, hombre del riñón bloquista, muy vinculado al ex intendente de la Capital, Enrique Conti. Sin objeciones de por medio, porque los plazos para apelar se vencieron, el intendente Mauro Marinero, cedió el espacio luego de que un fallo judicial le diera la espalda a la  municipalidad. Aunque parezca llamativo, a pesar de ese reclamo judicial, la relación entre ambos funcionarios es óptima. Hasta se hacen chistes mutuamente en el despacho de la máxima autoridad iglesiana, usado indistintamente tanto por Deguer como por Marinero.
El entretelón de esta historia comenzó hace 37 años y terminó con la entrega del terreno sobre el cual se asienta el camping municipal de Rodeo, que sigue siendo uno de los más concurridos por el turismo.
El espacio, ubicado en la localidad principal de la comuna, se inauguró según recuerdan los vecinos con bombos y platillos en 1975. La municipalidad llegó a un acuerdo informal con el dueño del predio, Washington Deguer (abuelo del actual funcionario involucrado), mediante el cual el hombre cedía una parte de su lote a la comuna, para que allí se construyera el anhelado espacio público. A pesar de que se encaraba una obra importante, nunca se firmaron papeles en donde constara que esa parte del terreno se entregaba al municipio. “Se construyó sin ningún tipo de contrato de por medio, directamente se hizo.  Ahora el municipio devolvió el predio, aunque se hayan hecho inversiones en el lugar”, dijo resignado  el intendente bloquista Marinero.
Durante años, los vecinos de Iglesia y los visitantes que llegaban a la comuna pudieron disfrutar de las instalaciones sin inconvenientes. El tiempo pasó, Washington Deguer murió y con él se fue la cesión de las tierras. El lote pasó a manos de su hijo Washington Checre Deguer, quién entregó en vida el terreno a sus hijos. Fueron los nietos de aquel hombre los que se interesaron en recuperar el terreno en donde estaba asentado el camping. “Cuando las tierras empezaron a valer, decimos recuperar el lote”, indicó sincero el Secretario de Gobierno. Y fue así como actuó la familia Deguer. Con los papeles de titularidad en mano y el pago de los impuestos al día, hicieron una presentación en la municipalidad comandada en ese entonces por Alfredo Allegui (PJ). “Cuando estaba el intendente Allegui hicimos la primera presentación para recuperar el terreno, como se omiten nuestras presentaciones tuvimos que recurrir a la Justicia”, agregó el funcionario iglesiano.
Ante la cero repercusión en el municipio, Gustavo Deguer y su hermano iniciaron acciones legales en el Juzgado de Jáchal, del que depende Iglesia porque allí se maneja la Segunda Circunscripción Judicial de la provincia, donde tampoco recibieron respuesta con la celeridad esperada, lo que los impulsó a tomar una medida de acción directa, que no cayó bien. “Por sugerencia de nuestro abogado (Waldo Segovia) pusimos una tranquera para que la gente no pueda pasar al camping. Esa tranquera no le cayó bien a las autoridades judiciales porque al poco tiempo nos llega una orden del juez de Jáchal para sacarla”, contó el Secretario. La colocación de la tranquera fue un suceso que causó revuelo, la bronca vecinal fue reflejada incluso por los medios de la provincia en el 2005. Finalmente, los dueños del predio dieron marcha atrás con la iniciativa y sacaron el obstáculo cinco días después.
Luego de que el abogado de los Deguer insistiera en el Juzgado de Jáchal, el magistrado Carlos Mateo falló a favor de los demandantes y en el 2010 determinó la reivindicación del terreno, que tiene una hectárea y 3.000 metros de extensión. La reivindicación es una figura legal que determina que al titular del dominio se le restituyen los derechos de la propiedad. Durante el litigio, los abogados de la Municipalidad nunca se hicieron presentes. Esta negligencia impidió que el departamento apelara porque se vencieron todos los plazos.
“Con el fallo del juez no se puede hacer nada, tuvimos que pagar hasta los honorarios de los abogados de la familia Deguer. Lo mismo, históricamente el predio siempre fue de los Deguer”, señaló Marinero. Consultado sobre el costo de esta reivindicación, el jefe comunal manifestó no conocer con exactitud la totalidad del dinero desembolsado por el Municipio.
Lo lógico es que cuando el patrimonio de la municipalidad está en peligro, las autoridades la peleen con uñas y dientes. Sin embargo, la gestión de Marinero no apeló la sentencia del juez Mateo. Según alegan fuentes calificadas del departamento, “tenían todas las de perder”, así que antes de intentar decidieron evitar seguir luchando por conservar el predio.
Un litigio de estas características es una fuerte razón para originar el quiebre en la relación de dos funcionarios, sin embargo al intendente parece no haberle importado. Cabe destacar que Marinero eligió a Deguer como Secretario de Gobierno después de que él iniciara las acciones legales contra el municipio.  Cuando están juntos, se hablan en tono jocoso, Deguer defiende con fuerza la actuación del jefe departamental, incluso el uso que se le dio a las regalías mineras.
La sentencia judicial le puso punto final al tire y afloje entre la Municipalidad y los Deguer por el camping municipal de Rodeo. Ahora el predio es propiedad privada, aunque aún no haya un cartel que lo indique y que mucha gente siga acampando en el lugar sin ningún tipo de resguardo legal. El intendente Marinero aseguró que no expropiará ese terreno y que no tiene pensado hacer un nuevo camping municipal.


Una subida estrepitosa
Una década atrás, un terreno en Rodeo de 24 metros por 60 metros se conseguía a $3.000 y en algunos casos, si el comprador regateaba con el vendedor, alcanzaba interesantes descuentos. Hoy, con el boom de la minería los lotes tienen un valor mucho más elevado. Según datos suministrados por la Cámara de la Construcción e Inmobiliaria, un predio del tamaño mencionado anteriormente en la villa cabecera del departamento no se consigue a menos de $55.000.

Frase
“Cuando las tierras empezaron a valer, decidimos recuperar el lote”, Gustavo Deguer, propietario del terreno y actual Secretario de Gobierno del departamento.


¿Qué tiene el camping?
El fuera un espacio público cuenta con 20 mesas de material con sus respectivas sillas (del mismo material), también tiene cinco parrilleros grandes, tres especies de quinchos, un horno de barro y una proveeduría con sanitarios para hombres y mujeres. En materia de servicios, el lugar tiene toda la conexión eléctrica hecha.

Promocionado
Las principales páginas web en materia turística del país siguen promocionando el camping municipal de Rodeo como un sitio disponible para ir a acampar. El precio de la entrada es de $3 según especifican los portales. Aunque todavía sigue ingresando gente al lugar, no se cobra entrada.

 

Comentarios

Otras Noticias