Historias de pueblo

El “Dique Bello”, un paraíso perdido entre 9 de Julio y Rawson

Los antiguos pobladores recuerdan con nostalgia este espejo de agua, que supo ser la cuna de los deportes náuticos en San Juan.
miércoles, 2 de junio de 2021 · 20:47

Cuesta creer que donde ahora hay extensas arboledas teñidas por los típicos marrones sanjuaninos antes haya existido un dique al que iban miles de personas en la década del ’70. En el límite entre 9 de Julio y Rawson está lo que queda del Dique Bello, un espejo de agua que se alimentaba del arroyo Agua Negra. A quienes verdaderamente la desaparición del dique les cambió la vida fue a los vecinos. Con nostalgia recuerdan las tardes que pasaban en el agua, las familias enteras cuyos ingresos dependían de las ventas y hasta los cambios en la tierra, en la que ahora se puede cultivar poco y nada.

Este es el único cartel que hay en la zona. Allí se indica que por ahí pasaba el arroyo Agua Negra. 

El dique Bello está ubicado en calle Agustín Gómez y Ramón Franco. Al pasar por allí, hay enormes arboledas muy cuidadas dentro de enormes fincas y también vegetación salvaje. El arroyo Agua Negra, que lo alimentaba, está seco. La última información que hay respecto de este cauce data de fines de la década del ’80, cuando la empresa Bernardini y el ingeniero Aguirre Ruiz lo dragaron en la época de ciclos ricos. Este trabajo fue encarado por la Dirección de Hidráulica. Después no hay más registros.

Si bien la mayor parte de las fuentes consultadas aseguran que el dique se alimentaba del agua del arroyo, hay quienes opinan que la fuente de agua era la revenición propia de la zona.  Gabriel Brizuela, que hizo un posteo en el grupo de Facebook San Juan Antiguo, dijo: “El agua era de redención, no del Río San Juan. Allí los fines de semana se juntaban muchas personas con botes o para la práctica de sky en lancha ¿Qué paso? Hubo diferentes posturas, todas de ingenieros hidráulicos, donde sostenían que semejante espejo empujaba las napas hacia arriba y se revenían todas las casas. Entonces se decidió vaciarlo o drenarlo, gran parte por el arroyo de Agua Negra. Hasta que se escurrió todo. Quedo el lecho como un cráter lunar. Y sigue en ese estado “.

El dique fue la cuna de los deportes náuticos en San Juan. Los pobladores nuevejulinos y rawsinos recuerdan las camionetas y autos que llevaban sus equipos al espejo de agua. Estas prácticas quedaron grabadas en un video que compartió la familia Hidalgo a través de su cuenta de YouTube.

Para ingresar a parte de las ruinas del dique, hay que pasar por algunas propiedades privadas. 

Además de la práctica de deportes náuticos, en el lugar se pescaba muy bien. A su vez, había mucha fauna silvestre como patos, garzas y hasta nutrias.

Llama la atención como para las generaciones nacidas desde mediados de los ’70 en adelante no hay registro de este dique. No forma parte de la memoria colectiva. Los únicos que recuerdan el dique son los vecinos de más de 50 años.

La parte del dique Bello que está en 9 de Julio. 

Elsa Agüero vive cerca de donde estaba el dique Bello. “Era hermoso, andaban en lancha, en botes, era hermoso. Tiraban tiro al blanco, se bañaban en las piletas grandes, venía mucho turismo. Venía mucha gente del centro, los socios. Hoy no se puede pasar, todo está abandonado, sin agua. El dique Bello es un parque nacional, lo hicieron parque cuando inauguraron el aeropuerto”, contó. La mujer vive de la agricultura. Dijo que animales ya no se pueden criar porque no hay agua en la zona. Justamente la escasez de agua llevó a los agricultores a cambiar sus cultivos y ahora son pocas las verduras que se dan con facilidad.

El dique Bello fue resucitado por una publicación en las redes. Muchos se enteraron de su existencia gracias a la viralización de un video que muestra el esplendor del espejo de agua. Hoy, gracias a este impulso de la memoria, quizá lo que fue perdure más tiempo en la conciencia colectiva.

Comentarios