Cada vez son más

¿Plaga de catas en el Gran San Juan?, los detalles y la mirada de un especialista

Dardo Recabarren, director de Conservación y Áreas Protegidas, explicó los motivos de este fenómeno que está empezando a generar preocupación en varios sectores, entre ellos el productivo
domingo, 17 de octubre de 2021 · 16:48

Son muy bonitas y llamativas, comparándolas con otras aves que se ven a diario, pero al mismo tiempo son ruidosas, provocan suciedad y daños y hasta pueden transmitir alguna enfermedad. Sí, hablamos de las catas –también conocidas como cotorras- que en los últimos años han incrementado su presencia considerablemente en el Gran San Juan y empiezan a aumentar el grado de preocupación en algunos sectores.

La vecina Mendoza le declaró plaga a finales del 2020 y otros provincias como Corrientes, Santiago del Estero y Buenos Aires siguen muy de cerca el comportamiento poblacional de la Myiopsitta monachus, así es su nombre cientifico. ¿Pero qué pasa realmente en el centro urbano sanjuanino?

 

Las catas ya han sido declaradas como plaga en Mendoza

 

Dardo Recabarren, director de Conservación y Áreas Protegidas de la Secretaría de Ambiente, reconoció que es innegable el incremento de estas aves en las ciudades más pobladas de la Provincia, pero no ve que haya llegado el momento de encender ninguna alarma.

“Estamos trabajando en conjunto con la Universidad Nacional de San Juan sobre este tema y es un estudio que llevas sus años, principalmente por el tiempo que se invierte en el monitoreo. A ‘ojímetro’ se puede contemplar que han aumentado, pero no hay cifras oficiales”, comentó el funcionario antes de añadir: “La ley prevé que se puede declarar alguna especie en plaga y eso lleva a que se las empiece a capturar, pero por el momento se está estudiando cómo se puede llegar a controlar sin necesidad de cazarlas”.

 

 

En cuanto a los motivos que han producido esta ‘invasión’ de cotorras a departamentos como Capital, Rawson, Pocito, Santa Lucía y Chimbas, Recabarren fue más explícito: “Todo tiene que ver un poco con el cambio climático, la desforestación de bosques nativos que le van quitando el hábitat a esta especie. Y también con la falta de comida en el campo, que hace que se vengan a los centros urbanos. Es todo un combo. A ese hay que sumarle de que en la ciudad no se encuentra sus depredadores naturales (comadreja, gato montés, halcones y el resto de aves rapaces) y eso hace que proliferen más rápido. No tienen ese control y son cada vez más”.

 

El cambio climático, la deforestación y falta de alimentos en el campo, entre las causas que han provocado que las catas se muden al Gran San Juan

 

“Por otro lado, hay familias que compraron catas para tenerlas como mascotas y en algún momento se fueron escapando o las fueron dejando en libertad y esas ya estaban más adaptadas a la urbe. Son unas cuentas situaciones las que han desencadenado esta situación”, añadió el ex jefe del Departamento Flora y Fauna.

 

Los frutales son uno de los puntos más dañados por las catas

 

Además de ser muy ruidosas, principalmente cuando van en bandadas, las catas también provocan muchos destrozos en los cultivos, tanto domésticos como de grandes extensiones. Recabarren reconoció que tienen “varias denuncias de sectores productivos, principalmente de los dueños de frutales” y que se están ocupando de dar soluciones.

“La forma de ahuyentarlas es con ruidos, pero principalmente desarmarles el nido cuando lo empiezan a montar”, compartió a modo de consejo para aquellos que buscan alejarlas de sus hogares o campos.

 

Las cotorras arman sus nidos en la parte más altas de árboles como eucaliptos o pinos

 

 

La forma de ahuyentarlas es con ruidos, pero principalmente desarmarles el nido cuando lo empiezan a montar

 

Por otro lado, aunque si bien es poco frecuente, las ‘cotorritas’ también pueden transmitir algunas enfermedades, entre ellas la ‘psitacosis’, una patología infecciosa producida por una bacteria. “Pero hay que subrayar que eso ocurre cuando hay mucha cantidad y se comparte un espacio cerrado con ellas”, aportó Dardo.

Comentarios