Crónicas de Malvinas

Día Dos: ¡No son 24, son 23!

La llegada a Río Gallegos antes de partir a las Islas generó reveladoras conversaciones. Una de ellas derriba una creencia muy arraigada en San Juan.
jueves, 07 de marzo de 2019 · 22:25

Por Miriam Walter

Enviada especial a Malvinas 

"Nosotros como familia militamos por la causa Malvinas", dice Iris Montaño una de las dos familiares de caídos en la guerra que forma parte de la delegación sanjuanina que va camino a las Islas, en el viaje que organizó el Gobierno de San Juan. La otra pariente viajera es Anahí, hija de Waldo Eduardo Montaño, muerto en el bombardeo del crucero General Belgrano. Ambas comparten el almuerzo en la ventosa ciudad de Río Gallegos, recién llegadas, y expectantes con lo que pasará desde el sábado, cuando pisen Puerto Argentino, junto a 13 ex combatientes en busca de reconfortar el espíritu.

De repente, sale el tema de siempre: el de los 24 soldados sanjuaninos muertos en Malvinas. "No, son 23", corrige Iris que es voz autorizada como referente local de la Agrupación de Familiares y Amigos de Caídos en Malvinas, ya que su hermano Agustín fue el primero de los que nacieron en San Juan,  en perder la vida en el enfrentamiento. Al menos para mí y seguro que para muchos el de los 23 es un dato nuevo y significativo. 

Durante años se creyó en la provincia que los muertos en combate eran 24. Hay hasta placas en metal con el número inscripto. Y es que aunque pasaron casi 40 años desde la guerra siguen apareciendo las piezas del rompecabezas muy difícil de armar sobre los protagonistas y los hechos, a veces confusos por dolor, a veces confusos por intereses muy cuidados. Cuenta Iris que incluso se dice que fueron 300 sanjuaninos que pelearon y que son en realidad alrededor de 700, porque así figuran los padrones de las pensiones que da San Juan. También precisa sobre los muertos, por ejemplo, que hay dos caídos nacidos en La Rioja y que de muy chicos vivieron en San Juan por lo que se cuentan como sanjuaninos, según apunta la hermana de Agustín.

Por suerte, la militancia de los Montaño tiene vuelo académico.El hermano de Iris, Miguel, que es profesor de historia y autor de varios artículos y libros, realizó una rigurosa investigación, junto a su colega y esposa Analía Rodríguez, que quedó plasmada en el libro "Malvinas, su historia. San Juan, sus héroes", publicado en 2011. Allí se dilucidan detalles sobre las historias de los que dieron la vida en suelo malvinense.

Y explican los autores que "en los diferentes recorridos que se realizaron por los monumentos a los caídos sanjuaninos en la guerra de Malvinas se comprobó que en la mayoría de ellos consta el nombre de José Alberto Páez. Sin embargo, tras la investigación realizada en diferentes listados pertenecientes a las fuerzas armadas,  el Congreso de la Nación y sitios web sobre los 649 argentinos que perecieron durante la Guerra,  comprobamos que el nombre citado no figura en ninguno de ellos como caído en combate sino como fallecido después de la guerra. Por esta razón es que tomamos la biografía de 23 comprovincianos caídos en Malvinas que sí figuran en los listados de las fuerzas armadas y entidades gubernamentales".

Los relatos de 1982 no dan tregua y se cuelan en las charlas del desayuno y cena también, mientras los viajeros intentan relajarse, tras varias horas de vuelo y espera en el aeropuerto. Dormir y soñar con lo se viene domina el primer día en Santa Cruz, que algunos mecharon con caminatas, estrenando camperas y gorros con 6 grados de temperatura, cielo  nublado y el cachetazo permanente del Sur en la cara. Apenas se inicia la aventura del regreso a ese lugar que los espera con nombre inglés y alma argentina.
 

Galería de fotos