Arte ancestral

Prendas ecológicas, tendencia mundial en moda

Es lo que se ve en los mercados más top del planeta y San Juan tiene mucho para aportar. La ropa tejida al telar fue furor en Londres hace pocos días y ahora la artesana Miriam Atencio se prepara para exportar. Por Viviana Pastor.
jueves, 3 de septiembre de 2015 · 07:35
Por Viviana Pastor

Con el mismo concepto filosófico  que impusieron los consumidores de alimentos orgánicos hace un par de décadas, ahora se extiende con fuerza la idea de las prendas ambientalmente responsables, que suman un plus más humano: el cuidado de la gente que participa en el proceso. San Juan ya es parte de este movimiento.

"Al momento de la comercialización es importante este concepto, la gente compra cuando conoce la historia de lo que compra, que en esa prenda se cuide al animal, por ejemplo, son  conceptos nuevos en la moda. Que haya respeto al medio ambiente y a las personas de la cadena, que no haya explotación de los trabajadores; que el precio sea justo para cada componente de esa cadena y que no se infle con intermediarios”, explicó la artesana del telar Miriam Atencio. 

Miriam fue noticia en todos los medios locales, y algunos nacionales, por su participación en el Friday Late, una presentación de artistas argentinos realizada en el Victoria & Albert Museum de Londres a fines de julio. Allí las prendas en fibra de lana sanjuanina que ella tejió, y que diseñó la reconocida diseñadora de moda Julia Schang Vitón, fueron furor.

"Hay poca gente que use la fibra de llama porque no es fácil, pero la elegí bajo un concepto de respeto al entorno. Trato de usar siempre los colores naturales porque los tintes requieren mucha agua y vivimos en un desierto, esas son decisiones que van en línea con esta idea del cuidado ambiental. El mercado está atento a conocer la historia de toda la cadena, desde el que produce la fibra hasta el que vende la prenda, les interesa mucho saber quién hizo las cosas”, señaló Miriam.

A esta filosofía están muy atentas Miriam y Julia, por eso la fibra de llama que usaron para la confección de las 8 prendas que llevaron a Londres fue la producida en San Juan en el Programa Camélidos, del Ministerio de Producción y Desarrollo Económico. 

La artesana contó que la fibra de llama tiene su "carácter”, por ejemplo en los días de viento Zonda la fibra "se enoja, decían las abuelas” y no se puede tejer. Además, una misma producción de lana cada día puede tener un "comportamiento distinto”. 

Miriam es artesana por vocación y si bien su abuela, nacida en Astica, tejía al telar, murió cuando Miriam era chica, "pero recuerdo sus mantas y sus extraordinarios bordados”.

Con 20 años de experiencia como diseñadora de indumentaria, repartidos en industrias de San Juan y de Chile, Miriam empezó a tejer hace apenas 4 años, aprendió con Graciela Pérez en los talleres dictados en Casa de Sarmiento. "Me ayudó mi oficio, pero el tejido lo tengo genéticamente en la sangre, yo decía ‘esto yo lo sé, la información en alguna parte mía está’”, contó. Después fue perfeccionando la técnica con una artesana vallista, Ramona Chávez, vecina de su abuela en Astica. 

Cuando se sintió preparada, inició su emprendimiento de textiles artesanales realizando tejidos para decoración y prendas. Pronto sintió la necesidad de ir por más y se contactó con Julia a través de las redes sociales. "Yo la conocía, sabía quién era ella y sus logros. Julia trabaja con una morfología geométrica, minimalista, y pensé que se podía adaptar muy bien al telar. Cuando yo la contacto ella estaba buscando artesanas porque había vuelto de Japón con la idea de poner en valor las prendas artesanales nuestras”, dijo Miriam.

Buscaron darle una impronta de identidad a las prendas sumando el diseño contemporáneo  para salir al mercado. Al mix de diseñadora más artesana le sumaron el plus de los  productores de fibra de llama del programa que introdujo un producto que existía hace años en esta zona pero que se fue perdiendo con el tiempo, y que ahora lograron mejorar genéticamente. "Esta fibra es mucho más suave, logramos mejorar la calidad y crear una cadena de valor interesante donde todos participan y cada uno hace su aporte”, señaló. 

A Londres llegaron con 8 prendas de distintos grosores, con mucho trabajo de calados y pelo cortado. "No hubo una en especial, todas se expusieron y todas recibieron elogios. Los trabajos con pelo cortado son más característicos de nuestra zona, son texturas que conservan las propiedades de las fibras y es la forma de trabajar de la región con influencias coloniales”, destacó la artesana.

LO QUE SE VIENE

Miriam está muy entusiasmada construyendo su nuevo taller y ansiosa por todo el trabajo que tiene por delante. La meta es muy ambiciosa: exportar prendas a Europa con otra diseñadora.

"Tengo un proyecto con una diseñadora textil que daba clases acá, quiere que exportemos y tengo que ponerme a hacer muestras porque todas las prendas quedaron en Londres y acá no tengo nada. Estamos definiendo qué prendas son más viables de comercializar. Con Julia seguimos trabajando también. Cada uno se ocupa de lo suyo y sumamos colaboraciones, todos somos parte de un proyecto”, dijo. 

También hizo nuevas y muy buenas relaciones en las Jornadas Nacionales de Artesanías Textiles Argentinas, realizadas la semana pasada, donde disertó sobre su trabajo en la mesa de ‘Relación entre artesanía y diseño’.
 
Este encuentro fue organizado por el Mapa Cultural y Productivo del Textil Artesanal Nacional (MCPTAN), que integran la Subsecretaría de Responsabilidad Social, del Ministerio de Desarrollo Social; el Mercado de Artesanías Tradicionales de la República Argentina (MATRA), del Ministerio de Cultura nacional; y el Centro Textiles del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

"El gobierno está apoyando mucho este sector con estas actividades y también con el MICA que es especial para diseñadores y artesanos”, destacó Miriam. 

PROGRAMA ESTATAL

El Programa Camélidos de los Andes nació en el 2008 con el objetivo de contribuir al desarrollo socioeconómico de los pobladores de los valles andinos integrando los camélidos a las actividades económicas.
A través del Ministerio de Producción, el Gobierno se comprometió a aportar fondos necesarios, control y auditoria de toda le gestión. 
 
EL DOCUMENTAL

Junto con las prendas de fibra de llama, en Londres se exhibió un documental de Miranda Castro (publicista con master en Producción de Medios de Moda en London College of Fashion), filmado en Buenos Aires y San Juan. Incluyó testimonios de toda la gente que participa en el proceso de una prenda, desde el productor que cría los animales, el coordinador del Proyecto Camélidos, las artesanas vallistas, la diseñadora Julia Schang Vitón y la artesana textil Miriam Atencio.

Galería de fotos

Comentarios