CASOS QUE CONMOCIONARION A SAN JUAN

La primera Gilera de Sudamérica

En el mes de septiembre del año 1947 llegó a San Juan, siendo la primera provincia, en toda Sudamérica, que comenzó a comercializar clásica moto Gilera. Por Michel Zeghaib.
miércoles, 23 de septiembre de 2015 · 08:33
Por Michel Zeghaib

La primera unidad llegó a la ciudad de San Juan durante los primeros días del mes de septiembre del ’47. A partir del día 02 comenzaron a aparecer las primeras publicidades en la prensa escrita. Entró a la provincia silenciosamente, pero al poco tiempo generó un revuelo sin precedentes en lo que se refiere a la compra-venta de motocicletas. Gilera llegó para instalarse. Su diseño moderno, aerodinámico, y su bajo costo, hicieron de este producto italiano un boom comercial. 

En la publicidad gráfica de los diarios de la época podía leerse la dimensión de la novedad: "(…) tenemos el orgullo de presentarla en San Juan, anticipándonos aún a la Capital Federal”. Las Gilera llegaron a la provincia directamente desde Italia, país de origen, anticipándose, incluso, a la primera fábrica de estas motos que tendría la Argentina recién en la década del ’50. 

De hecho, Gilera que ya era líder en la fabricación de motocicletas en Italia y Europa, decide instalar una fábrica en Argentina. En el año 1953 se limitó a ensamblar. En 1955, adquirió los primeros equipos productivos, y en 1957 se constituyó la firma GILERA ARGENTINA, iniciando la fabricación de las primeras piezas bajo licencia de Gilera de Italia, siguiendo sus procesos de fabricación y sus normas de calidad.

La presencia de moto Gilera fue instalándose en la provincia a través de estrategias de publicidad y marketing en las que se mostraban sus bondades mecánicas y de competición: "Esta máquina conquista todos los años el récord mundial de velocidad. Mundialmente famosa por sus triunfos en las pistas y carreteras del viejo mundo”. Es que durante la década del ’30 Gilera lanzó dos motos nuevas: Quattro Bulloni 500 y Otto Bulloni. En 1936 se develó al público el modelo Rondine, batiendo récord de velocidad al alcanzar los 274 km/h. Tres años más tarde salió al mercado la Gilera Rondine 500.

Poco a poco empezaba a quedar fijada en el imaginario social de los sanjuaninos: una máquina de dos ruedas famosa en todo el mundo, y que se vendía en San Juan, antes que en Buenos Aires, incluso antes que cualquier lugar de Sudamérica. Nadie se imaginó siquiera que esta motocicleta lograría semejante fama en la provincia. De hecho, las primeras publicidades aparecieron en las últimas páginas de los diarios, aunque ellas mismas la anunciaban como una primicia con invocaciones tecnológicas de vanguardia.

Desde aquel lejano septiembre del ’47, la Gilera llegaba para quedarse y comenzar a formar parte de las costumbres de los sanjuaninos. Podía verse en la entrada de algún salón bailable, o de un café, o al costado de una cancha de fútbol en donde se estaba haciendo un picadito, o circulando por las calles de la ciudad. Con el paso del tiempo, la compra de estas motocicletas aumentó. Poniéndose a la par de otra de las marcas que se comercializaban en la provincia: la Matchless (ambas modelos ’46 y ’47). La primera agencia, ubicada en la calle General Acha al 32, comenzó a vender la moto Gilera cuando ya vendía las Matchless, ya que era su representante local. De hecho, se llamaba: "Agencia Matchless”; y, además de ofrecer ambas marcas, también vendía sus repuestos. 

Durante muchos años se siguió comprando y vendiendo esta moto Gilera. Incluso en la actualidad, con modificaciones en sus diseños, siguen engalanando las calles sanjuaninas. 

Fuentes:
Diario Tribuna, septiembre de 1947
Diario de Cuyo, septiembre de 1947
www.gilera.com.ar

Y la motocicleta vio la luz

El origen de la motocicleta todavía se disputa quien fue su progenitor. Para acercarse un poco hay que remontarse al año 1868, cuando Sylvester Howard Roper, se puede suponer se hizo una pregunta: ¿Qué pasaría si a una bicicleta le adapto un motor a vapor? Y así fue… Este fabricó un motor de dos cilindros utilizando el carbón como combustible, lo incrustó en el cuadro de una bicicleta y creó lo que hoy se podría llamar: la primera motocicleta.

Pero, a quienes consideran que aquel invento motorizado no podía llamarse una verdadera motocicleta moderna, considerando que la primera motocicleta real fue inventada por los alemanes Wilhelm Maybach y Gottlieb Daimler, que construyeron en 1885 una motocicleta de cuadro y ruedas de madera, propulsada por un motor de combustión interna, el cual fue inventado por el ingeniero Nikolaus August Otto, quien era un experto en diseñar y construir motores. Este motor desarrollaba 0,5 caballos de fuerza y permitía una velocidad de 18 Kilómetros por hora.

Respecto de la Gilera, quien la creo fue Guiseppe Gilera quien fundó la firma en 1909. En 1935 adquirió los derechos del motor de cuatro cilindros Rondine, que fue la base para sus máquinas de competición durante casi cuatro décadas. Basándose en ese motor se desarrolló una gama de motores de cuatro tiempos desde los 100cc hasta los 500cc.

Galería de fotos

Comentarios