Pronosticado

Resurge una propuesta para salvar las formaciones de Ischigualasto

Hace 20 años ya se hablaba de salvar las geoformas del parque Provincial pero parecía una empresa muy loca. Hoy, salen a la luz los documentos de los técnicos suizos que hicieron estudios de la roca y también los del conocido ingeniero Guillermo Preisz. Por Viviana Pastor.
domingo, 20 de septiembre de 2015 · 09:30
 Por Viviana Pastor

¿Qué pasaría si en 20 años no quedan formaciones en Ischigualasto porque todas se cayeron? ¿Quién visitaría el Parque Provincial? Sin las geoformas quedaría su riqueza arqueológica, pero lo cierto es que la mayoría del turismo llega al lugar para ver el paisaje, único en su tipo,  bautizado por un periodista como Valle de la Luna. 

Una de las chimeneas de la formación rocosa El Submarino se cayó el pasado 13 de julio y reavivó una vieja polémica: ¿hay que intervenir y asegurar las formaciones que quedan?

Hay al menos dos estudios serios que aseguran que las formaciones tienen los días contados pero pueden salvarse: una realizada por el Ingeniero de Minas Guillermo Preisz, en el 2002, y otra de un equipo de técnicos suizos enviados por la firma Sika, a fines de los ‘90.

"Los estudios dicen que las formaciones tienen una base de arenisca compactada y debajo de esta hay tierra. Cuando se cayó la Lámpara de Aladino y después El Loro, vimos que los otros también se iban a caer. En 1997 dije que se caía El Submarino y nadie escuchó. Si seguimos perdiendo formas, Ischigualasto dejará de ser atractivo”, dijo Jaime De Lara, ex director de Turismo. 

Junto a su amigo Cesar Volpini, De Lara logró hace casi 20 años que un equipo de ingenieros de la firma Sika llegaran de Suiza para realizar estudios y una propuesta. "Ellos habían realizado el traslado de monumentos en Egipto, gente con la mayor experiencia del mundo.  Los llevaron en helicóptero, en eso me ayudó Jorge Escobar, que era gobernador y entonces yo no era funcionario. Ellos sacaron muestras hicieron su estudio y dejaron su propuesta de salvataje con los materiales que ellos fabricaban. Pero no prosperó”, contó Jaime. 

Con todo este bagaje de estudios y conocimientos previos, De Lara explotó cuando se cayó una de las chimeneas de El Submarino y se culpó al viento Zonda. "Si cunde la mentalidad de ignotos y encumbrados personajes que creen que eso no hay que tocarlo, vamos a perder todo Ischigualasto. Me dijo el actual director del parque que la mayor cantidad de visitas del año se produjo después de la caída del Submarino, y es lógico que fuera así, si era noticia en el país. Pero si no intervenimos se cae todo”, señaló.

La propuesta de Sika incluyó tres tareas principales que harían ellos con sus productos: uniones de piedras con Sikadur 31; sellado de grietas y fisuras con Sikasil y Sikadur 42 y 52; y protección de superficies con Sikafloor 94, Sikaguard 65, Sikafloor 81, Sikaguard 700 S, y Sika Top Modul.

El método prometía cero impacto en las formaciones y máxima preservación durante el proceso. 

Los productos, una serie de líquidos, ingresarían por capilaridad, producirían rigidez e impermeabilización de las formaciones, impediría la entrada de sal, que abunda en la zona. También neutralizaría las explosiones microscópicas en el interior de las formaciones, proceso conocido como haloclastismo, cuando por efecto de las sales se producen expansiones volumétricas que conducen a la desintegración de las rocas. 

El estudio posterior

Guillermo Preisz, tal vez el académico más respetado en materia minera, realizó un estudio geológico tomando específicamente El Submarino, cuyos resultados fueron presentados en un informe fechado el 20 de febrero de 2002.

 Haciendo gala de su destreza como dibujante, el Ingeniero adjuntó al informe varios gráficos en los que plasmó la estructura de la geoforma en distintos ángulos y definió tipo de roca y tamaño en altura de cada una.

Preisz escribía hace 13 años: "Como muchísimas cosas, las geoformas de Ischigualasto nacen, crecen, se desarrollan y mueren. Es un proceso natural irreversible. En cualquiera de estas etapas el hombre puede intervenir. …Cuando envejecemos tratamos de una u otra manera de prolongar nuestra vida y con ello no cambiamos nuestra esencia.

Cuando una geoforma, que es hija de la naturaleza, envejece o se deteriora y cuando además es todo un símbolo en nuestro Parque Natural Provincial Ischigualasto, declarado Patrimonio de la Humanidad y reconocido en todo el mundo como una de las reservas más importante de fósiles del Triásico a nivel mundial, nos debemos preguntar qué haremos. Podemos dejar que muera, porque si no se toma y ejecuta la decisión de preservarlo ello ocurrirá en el corto plazo, o decidimos que el simbolismo del Submarino perdure más en el tiempo”. 

Entonces, ¿qué hacemos?.

Galería de fotos

Comentarios