SEGUNDA CIRCUNSCRIPCIÓN: JÁCHAL

Los vaivenes detrás del juzgado a cargo de la investigación

El fiscal titular, Nicolás Oritja, está “de licencia” y se encontraría en Córdoba. Es quien debería impulsar la investigación en Veladero. Su hijo es el juez que debe investigar. Una situación polémica: de no haber fiscal, ahora Jáchal tiene 5 fiscales.
miércoles, 16 de septiembre de 2015 · 21:41
El juzgado de la Segunda Circunscripción Judicial de San Juan, el cual tendrá que investigar a la empresa Barrick por el derrame de cianuro en la mina Veladero, viene de ser el blanco de fuertes polémicas por la falta de personal. Y las designaciones para solucionar ese problema instaló una polémica: el nuevo juez es hijo del fiscal.

Pablo Nicolás Oritja es el juez a cargo de la Segunda Circunscripción Judicial, la cual está sentada en Jáchal y tiene jurisdicción también en Iglesia. Cabe recordar que en San Juan el juez es el que investiga y la función del fiscal es impulsar la investigación de un delito y luego puede ir sugiriendo pruebas y fiscalizando el proceso.

Su padre es Nicolás Oritja, el fiscal de esa jurisdicción, es quien tendría que tomar esas medidas.

La polémica se da en la siguiente pregunta: ¿Hasta qué punto padre e hijos se pueden cuestionar con total independencia el trabajo de ambos?

Cuando se produjo la designación de Pablo Oritja como juez, el 11 de abril de 2013, Tiempo de San Juan adelantó que su padre había pedido licencia. Ese día también designaron al Defensor Oficial Sohar Alfredo Aballay. Hasta ese momento, en Jáchal no había juez, ni fiscal ni defensor oficial. Tras esas dos designaciones, la situación había empezado a regularizarse
.
Ahora, cuando se judicializó el escándalo por el derrame de cianuro en Veladero, se supo que el fiscal Nicolás Oritja también estaba de licencia.

Oficialmente no se informó si ese permiso oficial es por vacaciones o por cuestiones médicas.

Lo concreto es que lo estaba subrogando Graciela del Pie, una fiscal correccional de la Ciudad de San Juan.
Rápidamente, tras recibir la denuncia contra la empresa Barrick en manos del Fiscal de Estado en representación del Gobierno de San Juan, el Fiscal General de la Corte dispuso de una escudería de fiscales: Fabricio Médici y Daniel Guillén (fiscales de instrucción) para complementar el trabajo y Gustavo Manini (fiscal de cámara) para que dirija el trabajo de Graciela del Pie, Medici y Guillén.

Es decir que por la denuncia contra Barrick, Jáchal pasó de no tener fiscal a tener cinco representantes del ministerio públcio: el titular que está de licencia, la subrogante y los tres que pusieron ahora.

 
COLAPSÓ LA SEGUNDA CIRCUNSCRIPCIÓN

La Justicia perdió el Norte

Durante una semana, en Jáchal la Justicia se quedó sin funcionarios: el juez penal renunció y pidió licencia, el fiscal estuvo de licencia y el defensor oficial presentó la renuncia y está de licencia. Hubo preocupación y hasta se reunió el Foro de Abogados con el presidente de la Corte. Tomaron medidas de emergencia. Por Gustavo Martínez.

La Justicia perdió el Norte

Tras la reunión. Oscar Torres, abogado que litiga en Jáchal, sale de la Corte de Justicia junto a Cristina de los Ríos, miembro del directorio del Foro de Abogados, y la presidenta Marianela López.

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

Era una bomba a punto de estallar. Y estalló. En la semana que pasó se produjo una situación inédita: el Norte sanjuanino estuvo una semana con el sistema judicial colapsado. Sin funcionar. En el fondo de la cuestión hay una puja entre los funcionarios judiciales jachalleros y sus jefes, la Corte de Justicia, donde ya empezaron a tomar medidas.

"Van a tener que solucionar esto porque hay un problema estructural y la única perjudicada es la sociedad, la comunidad y los abogados que litigan en la Segunda Circunscripción Judicial”, expresó Marianela López, presidenta del Foro de Abogados, tras la audiencia que mantuvo el jueves con el presidente de la Corte de Justicia, Humberto Medina Palá, quien le informó de las medidas que tomaron para paliar esta situación.

No quedó nadie

El colapso se produjo entre el martes y jueves, cuando no hubo juez, ni fiscal ni defensor oficial para atender las causas penales, civiles y de familia de Jáchal e Iglesia.

Se llegó a esta situación tras la renuncia para acogerse al beneficio de la jubilación del juez Carlos Mateos, el viernes 4 de mayo, ante la Corte de Justicia. El lunes 7 de mayo, la renuncia fue enviada a la Legislatura. Y el martes 8 el juez Mateos pidió licencia.

A la ausencia del juez se le agregó la del fiscal, Nicolás Oritja, quien no estaba yendo a trabajar porque había pedido una licencia médica.

Y, para colmo, el defensor oficial, José Quiroga, tampoco estaba trabajando porque estaba de licencia médica y también presentó la renuncia para jubilarse.

La jueza de Paz Letrada, Silvia Rodríguez, debía subrogar al juez penal Mateos, pero la falta de personal no le permitía hacerse cargo en forma adecuada. Es que desde hace tiempo estuvo vacante el cargo de Secretario del Juzgado de Paz. A esto se agregaba la falta de personal letrado y administrativo en el fuero penal.

Este cuadro es el que llevaron los abogados que litigan en el Norte sanjuanino al Foro de Abogados, en donde no podía trabajar y solucionar los reclamos de la comunidad por la acefalia de funcionarios judiciales.

Asistencia por teléfono

En la Corte de Justicia estaban al tanto de los problemas judiciales en el Norte. Y tienen una visión crítica respecto del accionar de los funcionarios judiciales del lugar: "Si tuvieran que venir a trabajar a un juzgado de aquí, se mueren infartados”, ejemplificó un alto funcionario de la Corte.

Si bien no trascendieron detalles, desde el máximo organismo judicial informaron que realizaron auditorías a la Segunda Circunscripción que concluyeron que el trabajo estaba "más atrasado que el promedio que tienen los juzgados de la Ciudad”, lo cual no es poco si se tiene en cuenta el constante reclamo hacia la lentitud del funcionamiento de la Justicia en la provincia.

Pero para dimensionar la disconformidad que había en la Corte con los empleados judiciales de Jáchal, informaron la medida que habían adoptado: "Todos los días, a las 7.30 de la mañana, se les llama por teléfono al lugar de trabajo y tienen que responder en persona para ver si fueron o no a trabajar”.

Esta medida había sido adoptada por la Corte de Justicia desde la semana previa a la renuncia del juez Mateos.

Principios de solución

Ante esta situación, la presidente del Foro de Abogados, Marianela López, pidió una audiencia con el presidente de la Corte de Justicia. Esta se produjo el jueves último, donde el presidente Medina Palá le informó de medidas que habían tomado para hacer reaccionar la Segunda Circunscripción.

"Llevamos nuestra preocupación al presidente de la Corte. Y se nos informo que, en el Juzgado de Paz Letrado, asignaron un asesor letrado para la Secretaría que estaba vacante. Así, la jueza Rodríguez  puede subrogar al juez Mateos, tal como lo marca la Ley Orgánica de Tribunales. Por otro lado, el fiscal Oritja se reincorporó a sus funciones el jueves y, como dice la ley, también está supliendo al defensor oficial, quien no está trabajando”, informó la presidenta del Foro, Marianela López.

Según López, con estas medidas "en lo inminente, se ve una luz de solución al restablecimiento del sistema de justicia. La sociedad se va a ver beneficiada. Pero no es la solución definitiva”.

Dos frases del 26 de abril último

"La dotación del personal en Jáchal es absolutamente insuficiente. La Fiscalía General ha pedido en reiteradas oportunidades ante la Corte de Justicia la asignación de personal para los ministerios públicos de Jáchal y todavía no hemos tenido respuesta alguna”.

Eduardo Quattropani, fiscal General de la Corte. 26-4-2012

"La gente que viene de Iglesia y de otras localidades se va sin ser asesorada ni atendida, ya sea por cuestiones alimentarias o laborales”.

Carlos Mateos, juez renunciante de Jáchal.




Valorar noticia

Comentarios