PERSONAJE

Las monedas más antiguas del mundo

Rubén Guzmán es numismático y posee las monedas más antiguas del mundo, las que recibió Judas por delatar a Jesús y las primeras monedas patrias. Por Daniela Pinardi- Canal 5 Telesol.
martes, 18 de agosto de 2015 · 07:17
Por Daniela Pinardi
Canal 5 Telesol

Rubén llega a la entrevista con una valija en la que transporta 2.700 años de historia, plasmada en monedas. El despliegue es extraordinario. Cajas,  álbumes  y sobres, se extienden sobre  una mesa que resultará chica.
 
 Orgulloso y siempre con una sonrisa en el rostro  el numismático  cuenta la historia de cada objeto sobre el que la periodista ponga atención, con una pasión que contagia el interés por cada pequeño trozo de metal.  Son cerca de  800 los pequeños  tesoros que posee, y que cuentan  una parte del pasado de la humanidad; desde que los griegos decidieron darle nombre al preciado objeto de intercambio, "monedas”,  creados  para mejorar la recaudación de impuestos. "En realidad fueron los lidios los que le pusieron nombre, pero se presume que ya se empleaba con anterioridad”, explica Rubén Guzmán, y agrega que "las hicieron de electrum, una fundición de oro, plata y cobre, a orillas del Mediterráneo, en el Asia Menor, actual Turquía”.

Hace más de 20 años, con apenas 14  y  un puñado de monedas que su padre había reunido en una cajita de lata, nació la pasión por lo que  es el leitmotiv de su vida. Desde entonces, se dedica a buscarlas, clasificarlas, y rastrearlas  por el mundo. El estudio lo convirtió en un especialista en la materia, con un gusto tan exquisito, que cuando visita las casas de venta en Buenos Aires, presume  que lo que pedirá, no estará a la venta, o a veces, los vendedores, ni siquiera saben de qué les habla. Con el tiempo, la universidad y la carrera de Historia, le ayudaría a develar  los misterios que se esconden detrás de cada pieza.

Lo primero que expone sobre el escritorio, que casi no logra albergar todo lo que trae, es un delfín, la moneda más antigua que se conoce; de unos 700 años Antes de Cristo. Es un fragmento de metal con la forma de una  medialuna, de no más de un centímetro, que a simple vista se podría confundir con un trozo de piedra, pero que, para el "especialista” es inconfundible.  "La moneda delfín estaba hecha de bronce,  eran fundiciones  hechas sobre moldes”, explica.

Entre las cientos de monedas, hay unas "de bambú,  en las casas de baños en China, no empleaban el metal porque se oxidaba  y manchaba la ropa, por eso las hacían de madera”, explica. Entre tantas aparece la primera cristiana, de la época de Constantino, en la que el emperador aparece con un velo en la cabeza "lo que hace  que parezca una mujer. En realidad es el emperador con un velo, porque ha muerto, era la forma de comunicarlo en el imperio debido a que  las distancias eran muy extensas; del otro lado aparece una cuadriga de caballos y Constantino elevándose al cielo , Dios lo está recibiendo, es el primer cristiano que va al cielo”.

El numismático es capaz de detectar si una moneda es verdadera o apócrifa,  gracias a sus amplios conocimientos de cada objeto antiguo,  solo con observar si una letra griega esta a la izquierda o la derecha de una imagen ; o si una moneda  acuñada en América se hizo de manera apresurada, durante las Guerras de Independencia,  para mostrar que aun estaba vigente la autoridad española, solo porque la moneda tiene el anverso medalla.

"El anverso de una moneda es girándola en forma vertical”, explica mientras gira el pequeño objeto en forma horizontal ejemplificando.

"Esta moneda me la vendieron por quemada y sin valor, al leer la inscripción Gallieno Publio Licinio, me di cuenta de que fue hallada en una casa incendiada durante una invasión bárbara en el siglo III. Hay otras que las consideraban rotas porque estaban partidas a la mitad, sin embargo, era la manera de generar el cambio, porque no había de menor valor, podían partirlas al medio, en cuatro o en ocho”, cuenta.

Entre el bagaje, aparece una de la época en la que Judas vendió a Jesús  por 30 monedas de plata, luego de lo cual, según cuentan los Evangelios, el apóstol, se suicidó.

Conocimientos de historia, geografía, metales, latín y griego, debieron ser adquiridos para comprender e interpretar cada objeto. El especialista es tan reconocido en su medio que es fuente de consulta de docentes e investigadores. Generoso con el conocimiento, asiste a explicar historia a través de las monedas a niños de nivel inicial y alumnos universitarios. Apasionado por lo que hace y conoce, transmite ese interés por quien lo escucha, e introduce al oyente en mundos desconocidos y le permite viajar con la imaginación a países lejanos  en tiempos inmemoriales.  

Antes de irse, y a modo de muestra, despliega un álbum con billetes de todo el mundo. Nuevos y antiguos, de papel, plástico y hasta de seda. De todos los tamaños, algunos  semejan estampillas, otros,  solo están impresos de un lado, y otros son de países de los que ni siquiera imaginamos la existencia… pero eso formara parte de otra historia.

LA FRASE
Tengo monedas muy preciadas, que hoy ya no se consiguen. Nunca vendería lo que tengo, es de una riqueza cultural e histórica invalorable, si tengo una repetida, la regalaría, porque se que quien la quiere, la va a valorar tanto como yo.

Galería de fotos

Comentarios