Obra pública

Circunvalación: 10 años después, del desierto al oasis

En el Centro Cívico se puede observar una muestra fotográfica que compara, desde el mismo ángulo, pasajes de Avenida Circunvalación antes y después de la gran obra de riego. Mirá las imágenes en esta nota y leé el informe publicado por Tiempo de San Juan.
jueves, 08 de octubre de 2015 · 18:25
 La Circunvalación pasó de ser un desierto a un oasis con la monumental obra de parquización que ahora disfrutan todos los sanjuaninos. En el Centro Cívico el Ministerio de Infraestructura presenta una muestra de fotos que estará hasta el 30 de octubre, que da testimonio del fenomenal trabajo de riego y forestación, donde se aprecia el antes y el después de la avenida, en 2005 y 2015.
 
Mirá las reveladoras fotos y enterate de más con este informe que realizó este diario en febrero de este año. 

Verde, diez años después
 
Dicen que es el mayor espacio público con riego por goteo en el país. Para mantenerlo verde se necesitan 600.000 litros de agua por hora. Una cuadrilla de 50 personas se encarga exclusivamente de su mantenimiento. Por Viviana Pastor

Para un porteño no es nada raro ver avenidas y rutas verdes, para un sanjuanino es casi un milagro. Las 135 hectáreas de la avenida Circunvalación y Acceso Sur pasaron de ser un páramo de piedra y tierra a ser el espacio verde público con riego artificial más grande del país, según los técnicos a cargo. Pero no se hizo ni se mantiene milagrosamente, sino a fuerza de tecnología y mucho trabajo.
En el desierto sanjuanino, el anillo verde de la circunvalación, cuyo nombre oficial es Ruta Nacional A014,  necesita unos 600.000 litros de agua por hora para verse así, casi el doble del volumen autorizado en la mina Veladero. Cada día se recoge un camión de basura que la gente sigue tirando y unas 50 personas trabajan en grupos de tareas.
Hace 4 años la firma Terusi ganó la licitación para el mantenimiento de la avenida. El riego por goteo fue instalado Vialidad Nacional, a quien pertenece la ruta, gracias a un convenio firmado con la Provincia por el cual ésta se hacía cargo de su mantenimiento.
El ingeniero Juan Carlos Terusi contó que en toda la extensión hay 2.500.000 de metros de mangueras de riego y todos los días se cambian tramos que se van enraizando, unos 800 metros aproximadamente se renuevan por día, lo que significa casi 20.000 metros por mes. Esas mangueras son las venas del predio, vitales para que llegue el agua que mantiene todo vivo.
Inicialmente la avenida tenía 3 estaciones de bombeo que tomaban agua de los canales y tenían un sistema de filtrado para riego, pero nunca las usaron. Se realizaron 3 nuevas  perforaciones en la avenida y una en el Acceso Sur. Pero no era suficiente y se sumó hace poco una nueva perforación en calle Las Heras. Entre todas aportan los 600.000 litros/hora que se usan durante todo el día, de septiembre a marzo, mientras que en invierno se reduce el riego y algunos días de julio no se riega y se realiza el mantenimiento de las estaciones de bombeo.
Actualmente trabajan en la mejora de la conducción. Se están cambiando algunos tramos donde había un solo caño por cañería doble, por ejemplo en los cruces de calles. "Nos faltaba agua en un sector y fuimos estudiando y encontrando errores, el riego lleva dos cañerías principales una de cada lado y cuando llega a los puentes se juntan en una sola cañería para cruzar y se vuelven a dividir. Hace un año y medio empezamos a separar la cañería y ahora cruzan por separado los puentes, así logramos darle  más capacidad de conducción al agua. En avenida Libertador están los dos caños nuevos funcionando, igual que en Ignacio de la Roza, son de polietileno de alta densidad”, contó Terusi.
La sequía se hizo sentir en la avenida, al bajar el agua de las napas las bombas se quedan chupando aire. Eso pasó hace apenas 15 días en la perforación de Acceso Sur y en 48 horas bajaron la bomba 6 metros. Antes de eso se había profundizado la estación Abraham Tapia y la de Ignacio de la Roza. Sin el agua de estos pozos sería casi imposible mantener el riego de la avenida, sólo en el Acceso Sur se usan 120.000 litros/hora lo que equivale a 15 camiones cisterna por hora con agua que no llegaría donde tiene que llegar. "Sería imposible de regar como se debe y eso nos asusta”, confesó Terusi.
"El mayor desafío es mejorar la capacidad de conducción del agua. La avenida se diseñó para regar 8 milímetros/día y la evaporación promedio en San Juan es de entre 12 y 15 mm/d, entonces el riego no alcanza para la evaporación que tenemos por eso tenemos que mejorar capacidad”, explicó el Ingeniero.
Aunque el mantenimiento de la Circunvalación, de 100 hectáreas, y del Acceso Sur, de 30, se licitaron por separado, para la empresa ganadora es una sola tarea, aunque con sus diferencias.
Por ejemplo el pasto es diferente, en el Acceso Sur no es chepica y crece mucho más. El pasto cortado se acumula en algún descampado y lo lleva la gente de la zona para alimentar a los animales. Si no lo retiran se carga en los camiones de basura.
La empresa recibe $750.000  por mes para el mantenimiento de la Circunvalación, "es precio viejo, de julio de 2014”;  y por el Acceso Sur reciben $370.000, precio nuevo.
 
El problema de la basura
Aunque se vea siempre limpia, la gente no ha dejado la mala costumbre de tirar basura en la circunvalación. De lunes a sábados un camión recoge pañales, latas, botellas vacías y también animales muertos. Llenan un camión por día.
"Ayer en la mañana se rompió un tractor porque encontró un amortiguador de un auto tirado y eso rompió la torreta de la cuchilla. La gente tira de todo, cambia en pañal en el auto y el sucio lo tira por la ventana. Perros muertos se recogen permanente. Nada cambió, la misma cantidad de basura que recogíamos hace 4 años se sigue recogiendo ahora, tirar basura es un problema cultural del sanjuanino”, dijo Terusi.
Los grupos de tareas se dividen entre los obreros que manejan tractores, motoguadañas, cambio de mangueras, poda en invierno y limpieza diaria de ramas y hojas,  otro equipo junta la basura. También hay un grupo de control de plagas y otro de riego, "es una logística muy grande”.
La gente que maneja tractores (hay 4 trabajando y dos de emergencia) y motoguadañas realizan 3 cortes mensuales cada 10 días en las  135 hectáreas. Los tractores son John Deere, importados, de los cuales hay dos de modelos discontinuados con características muy particulares ideales para cortar el pasto en taludes y zonas de muchos árboles que hacen que no se pueda meter cualquier tractor porque se darían vuelta. Tienen una superficie de corte de 1,80 metro.
Los árboles jóvenes se cuidan con herbicida alrededor para que no crezca el pasto y la motoguadaña no llegue a lastimarlos.
Además de las tareas que deben cumplir por contrato, la empresa aporta algunas ideas creativas, como fue la colocación de viñas en la zona del Híper Libertad y las palmeras y plantines en las rotondas de Acceso sur y Circunvalación.

Comentarios