Operativo

Viviendas del IPV: cómo serán los controles a los sorteados

Un equipo de 5 asistentes sociales realiza las inspecciones. Verificarán que los beneficiados por el azar no tengan una casa, si podrán pagar las cuotas y que tengan un grupo familiar a cargo. Por Natalia Caballero.
lunes, 12 de octubre de 2015 · 14:30
Por Natalia Caballero

El intendente de San Martín, Pablo Santibañez, resultó beneficiario de una vivienda del IPV en el histórico megasorteo que se terminó de realizar este mes. Apenas trascendió la noticia, en las redes sociales comentarios de todo tipo empezaron a circular. Santibañez luego salió a aclarar la situación y dijo que se había inscripto en el IPV hace muchos años y que renunciaba a la vivienda. Ante este caso, desde el Instituto Provincial de la Vivienda salieron a informar a la población que todos los beneficiarios de casas serán controlados por un equipo de asistentes sociales que verificarán si los posibles adjudicatarios cumplen con todos los requisitos para que les entreguen el bien. 

Se sortearon 3.064 viviendas del IPV en la Caja de Acción Social. Expresiones de alegría y caras largas se vieron durante los seis días que se extendieron los sorteos. Quedaron seleccionados titulares y suplentes, en caso de que los primeros hayan cambiado su situación habitacional en los últimos años.

El equipo de asistentes sociales fiscalizará que los sorteados no tengan una vivienda propia, tengan un grupo familiar del cual hacerse cargo y que puedan pagar las cuotas de las casas. Las cuotas que deberán abonar rondarán entre los $1.500 y los $2.000. 

"A principios de octubre comenzaron con los controles las asistentes sociales. Si vamos a toda máquina, creemos que terminaremos de visitar a los beneficiarios del sorteo en dos o tres meses. Los controles van a hacer a los titulares”, dijo el director del IPV, Martín Juncosa. 

El funcionario explicó cómo va a ser la entrega de casas una vez que hayan terminado con los controles. "La idea es ver cuáles son los barrios que están más próximos a terminarse. Con ese dato vamos a seleccionar ganadores del grupo 1, otro poco del grupo 2 y del grupo 3, para ir realizando las entregas en forma paulatina”, informó Juncosa. 

Igual que en el año 2009, cuando se realizó el anterior sorteo del IPV, se sortearon postulantes suplentes. Un 10 % del total y el objetivo es poder echar mano a ese listado en caso de que alguno de los titulares no cumpla con los requisitos. Si se cae uno, sería reemplazado por un suplente. 

En este megasorteo, el Gobierno armó tres zonas: la primera incluye a los postulantes de Rawson y Pocito, la segunda a los de Santa Lucía y Chimbas y la tercera a los de Capital y Rivadavia.

La zona 1 se sorteó el 18 de septiembre. Las viviendas están distribuidas en 18 barrios que están en construcción. En la zona 2 los complejos habitacionales en ejecución son 19. Finalmente, la zona 3 se sorteó el 2 de octubre y los barrios en construcción son 11. 

Del total de anotados, el 40 % se reservó exclusivamente a quienes se anotaron en el IPV hasta el 2005, el 25 % para quienes se anotaron desde el 2006 al 2011, el 15 % a los inscriptos más recientes, un 10 % se reservó a familias con integrantes discapacitados, un 9 % para los miembros de las fuerzas de seguridad tanto de la Policía como del Servicio Penitenciario y el 1 % a los ex combatientes de Malvinas. 

La gestión giojista puso en práctica el sorteo de casas por primera vez en septiembre del 2009. En aquella oportunidad 48.000 sanjuaninos compitieron por las 2.271 soluciones habitacionales que pusieron en juego. Las mismas estaban distribuidas en 28 barrios ubicadas en Rivadavia, Santa Lucía, Rawson, Pocito y Chimbas.

Durante este 2015, el Instituto Provincia de la Vivienda tiene previsto la construcción de 5.000 nuevas casas. Las mismas serán entregadas a través de las diferentes operatorias que tiene el gobierno de la provincia: clase media, gremios y erradicación de villas.

La Caja de Acción Social fue el lugar elegido para realizar los sorteos este año. Mucha gente se agolpó en la calle para seguir en vivo los sorteos realizados adentro del organismo. Una pantalla gigante mostraba las bolillas. 

Cada una de las viviendas que se entregará tiene 55 metros cuadrados, dos habitaciones, un baño, cocina-comedor, lavadero y piso de cerámico. Las terminaciones son de buena calidad y están conectadas a las redes cloacales y de gas natural. 

Se estima que las primeras entregas serán dentro de tres meses. De igual modo trabajarán contrarreloj para que antes de que el gobernador, José Luis Gioja, deje su cargo se puedan entregar los primeros barrios.

Padrones recargados

En el IPV hay 160.000 personas anotadas, un número según Juncosa irreal ya que implicaría que casi la mitad de los sanjuaninos no tiene techo digno. Los cálculos que realizan en el IPV indican que menos de la mitad de los inscriptos son quienes tienen real necesidad de una vivienda. "Calculo que menos del 50 % del padrón es la real demanda”, se animó a arriesgar el funcionario. 

Juncosa explicó que la gente cuando se compra una casa o le llega a través de una herencia, no le da de baja a su inscripción, por eso existe una necesidad de realizar una limpieza en los registros. 

En marzo del 2013 Formosa lanzó un reempadronamiento en el IPV. Gracias a la reinscripción se limpió la base de datos que quedó bastante más acotada: 7.000 personas menos, según consignaron distintos medios de comunicación de la Provincia. La intención es hacer lo mismo en San Juan. (Epi))

Comentarios