escuela en Las Flores, Iglesia

Querían tirarla abajo, pero la ampliaron

Es la escuela 17 de Agosto. Los padres habían tomado la escuela el año pasado en protesta por las malas condiciones. UDAP concluyó que había que tirarla abajo. Pero ocurrió al revés: la ampliaron y el martes hubo clases en las nuevas aulas.
lunes, 05 de diciembre de 2011 · 10:49

Por Ernestina Muñoz

Un 25 de mayo de 1910 se inauguraba una escuela agrícola en Las Flores, Iglesia. Al principio, funcionaba en una casona de adobe y recién en 1977 tuvo edificio propio y sismo-resistente. Pero el paso del tiempo se hizo notar, la comunidad educativa creció de la mano de la minería que llegó al departamento, y para marzo de 2010 hizo estallar la paciencia de los padres que protestaron por las condiciones en que sus hijos tenían clases. “Desconfiaban de la construcción y de la estabilidad. Con los vientos zonda, que acá son muy fuertes, se nos volaban las chapas del techo. Las ventanas se rompían con el golpe de las ráfagas”, contó a Tiempo de San Juan Gladis Sánchez, la directora de la escuela 17  de Agosto.
En aquellos años, la situación enardeció los ánimos de los padres, que decidieron tomar la escuela, cansados de la burocracia del Ministerio de Educación para dar respuesta al reclamo por mejores instalaciones. En esa oportunidad se demoró por varias semanas el dictado de clases ante la obstinación de los padres por una mejor educación. “Me acuerdo que una vez que vino el gobernador, íbamos pasando por Las Flores y los padres se pusieron en la ruta, casi como un corte. Estaban metiendo presión para que Gioja les prometiera la escuela nueva”, dijo Mauro Marinero, intendente iglesiano durante el discurso de la reinauguración.
En esa oportunidad, UDAP realizó un informe de edificios escolares. En 2010 el crecimiento de la matrícula fue muy notorio por el impacto de la Asignación Universal por Hijo. La contratara fue la necesidad de edificios más grandes y eficientes, algo muy distante de la realidad. "Hicimos un relevamiento y la mayoría de las escuelas las tendríamos que tirar abajo y hacer de nuevo. En zona sísmica hay experiencias que nos indican que se deben construir de otro modo las escuelas. Algo muy sencillo como que las puertas deben abrir hacia afuera, no lo tenemos en todos los establecimientos, ni pozos negros, etc”, dijo Graciela López, secretaria general de sindicato docente.
Lejos del derrumbe, el gobierno provincial invirtió varios millones de pesos para recuperar el establecimiento. Lo ampliaron con 6 aulas más, dos salas para nivel inicial y un SUM (Salón de Usos Múltiples).
“Antes sólo podíamos tener hasta 90 chicos en las aulas, porque eran pocas y chiquitas. Teníamos que trabajar en dos turnos y a contraturno. Es decir, en invierno el nivel secundario iba a clases en la mañana y en verano en la tarde, para que los más chicos tuvieran mejores condiciones durante el dictado de clases”, dijo la directora.
Las condiciones climáticas en Iglesia son más extremas que en el microcentro capitalino. En las peores épocas y también durante la obra de remodelación, la comunidad educativa toda se trasladó a un salón que les prestaron los vecinos de Las Flores. Pero no entraban todos. “Teníamos que ir en varios viajes. La Municipalidad nos prestó una movilidad en la que íbamos llevando a los chicos con una docente y después buscábamos al otro grupo. Eso nos retrasaba un poco con las clases”, contó Gladis Sánchez, la directora. Con las nuevas obras la escuela tiene capacidad para 300 alumnos y pudieron concentrar los niveles primario y secundario en un solo turno.
“Nunca tuvimos un lugar cerrado, por ejemplo para clases de educación física. Entonces, hemos pasado fríos, zondas y lluvias. Ahora con el SUM lo resolvimos. Son aulas hermosas”, dijo la autoridad escolar.
Pero… siempre falta algo. Ahora solicitaron porteros para cuidar la higiene de la casa nueva y la creación del cargo para la sala de jardín de 4 años. “O al menos un pluricargo, para que podamos contener a esos chiquitos”, dijo la directora, oriunda de Las Flores, junto con otra docente.
El resto de la planta de maestros proviene de Rodeo y de Jáchal. Son pocos y aguantaron mucho. Pelearon más. “¡Cuánto los escuchamos!”, dijo a modo de reproche cómplice, el intendente Marinero. Hoy, docentes y padres están agradecidos de seguir trabajando en una escuela centenaria que está más linda y más cómoda, en un departamento que se proyecta estratégico en crecimiento poblacional cuando avance la construcción del Túnel por Agua Negra.

 
Una escuela, cien años, mucha historia:

 
• El 25 de mayo de 1910 se fundó la escuela 17 de Agosto en una casona de adobe
• En marzo de 2009 y 2010 los padres tomaron el establecimiento pidiendo mejores condiciones. Cortaron la ruta cuando el gobernador visitaba el departamento para pedirle soluciones.
• 25 de mayo de 2010: la escuela cumplió 100 años de existencia.
• 20 de agosto de 2010: Gioja colocó la piedra basal de la nueva escuela
• 25 de noviembre: reinauguraron la escuela centenaria con fondos provinciales
 

Comentarios