viernes 10 de mayo 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Coaching

Cómo podemos reinventarnos y renacer

Reinventarse forma parte de la vida y del crecimiento personal de cada ser humano, pero ¿Es posible cambiar de rumbo en la vida completamente? En este artículo te vamos a dar las claves por donde comenzar este proceso doloroso y a la vez necesario para que vuelvas a renacer si lo deseas en esta etapa de tu vida.

Por Carlos Fernández

Todos en algún momento hemos sentido la necesidad de cambiar el rumbo de nuestra vida. Más allá de que la elección que hicimos en el pasado fuera una decisión acertada o no, con el tiempo, las personas evolucionamos y nuestros gustos y preferencias cambian.

Quizá te casaste joven y te cargaste de responsabilidades, o elegiste hacer la carrera que te gustaba, puede que entrases a trabajar en una empresa que te ilusionaba y en la que te sentías bien.

Pero, con los años te fuiste dando cuenta, que no era lo que soñaste, y que las cosas no se vinieron dando como tú las planificaste, y en ese punto empiezas a sentirte que te encuentras en un callejón sin salida. Comienzas a sentirte mal contigo mismo-a y esto empieza a afectarte en otras áreas de tu vida, pidiendo a gritos un cambio, un reinventarte, intentando querer volver a ser quien eras antes de todo este caos que hoy tienes, en el que el hartazgo y las pocas ganas de seguir adelante te colocan en piloto automático dentro de una vida que no te gusta.

Tomar conciencia.

El primer paso para hacer un click y hacer cambios que te lleven a sentirte mejor es tomar conciencia, y para ello debes tener claro que reinventarte a ti mismo significa dejar ir las cosas que actualmente te están reteniendo. Significa dejar atrás hábitos, mandatos, rutinas, roles y responsabilidades obsoletas que te impiden vivir la vida como tu deseas.

Reinventarte no significa huir, dejar todo de repente y salir en estampida hacia ningún lugar, significa cambiar la dirección de tu vida y saber lo que no quieres. Significa tomar un nuevo conjunto de decisiones y forjar un nuevo camino que amplíe las oportunidades, las opciones y las posibilidades. Y para ello el primer paso por el que debes comenzar es por cambiarte a ti mismo.

Para ello es necesario pasar por un proceso de autodescubrimiento que puede implicar encontrar nuevas formas de pensar o de hacer las cosas, como por ejemplo establecer nuevos hábitos y rutinas que amplíen tus opciones o te ayuden a adaptarse a la adversidad y a los reveses de la vida de manera más óptima.

También puede significar establecer un nuevo conjunto de metas y objetivos, y luego trazar un plan para alcanzarlos. Esto, por supuesto, requerirá la construcción de un nuevo conjunto de patrones y comportamientos que estén alineados con las metas que deseas alcanzar.

Reinventarte a ti mismo no es una tarea fácil, requiere de esfuerzo y sacrificio. Quizá necesites renunciar a ciertas personas y cosas a las que te has estado aferrando durante muchos años. De la misma manera, es posible que necesites reunir el valor para hacer cambios que normalmente no te sientes cómodo-a de perseguir. Esto también requerirá una gran cantidad de energía mental, planificación y enfoque.

Es muy probable que tengas que desafiarte continuamente a ti mismo y a tu perspectiva de la realidad. Necesitarás estirar activamente tu zona de confort y empujarte proactivamente en una nueva dirección, ya que cuando te reinventas a ti mismo estás construyendo una mejor versión de ti mismo.

Esto, por lo tanto, requiere un compromiso con el crecimiento y el desarrollo. Un compromiso de hacer las cosas de manera diferente y empujar los límites de lo que antes se pensaba que era posible, por tal razon comienza cuando te comprometes a cambiar tu forma de ser, vivir e interactuar con el mundo que te rodea.

¿Cuándo es necesario reinventarse?

Básicamente nos reinventamos bajo tres circunstancias (no excluyentes):

  • Cuando debes: se da uno o varios acontecimientos importantes que te obligan a cambiar. Suelen ser acontecimientos negativos, pero también pueden ser positivos. P.ej. si tu pareja pide el divorcio, te despiden, sufres la pérdida de un ser querido, un accidente, una enfermedad, pero también un embarazo, un ascenso laboral, etc. que te lleva a replantearte la vida.
  • Cuando quieres: por ejemplo, cuando cambias de profesión o decides separarte. Cuando cambias de país o eliges tu orientación sexual.
  • Cuando puedes: por ejemplo, decides dar la vuelta al mundo, y dejar de trabajar.

¿Cómo reinventarse?

  • Estudia tus motivaciones: ¿Por qué quieres cambiar? ¿A qué necesidades responde?
  • Analiza tus recursos y fortalezas y ponlas en funcionamiento.
  • Define bien tus objetivos. Recuerda que siempre tienen que ser: eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, Realistas y organizados en el Tiempo (S.M.A.R.T, en inglés).
  • Crea un plan de acción: Fragmenta en pequeños objetivos tu objetivo general, haz aproximaciones sucesivas hacia tu objetivo y jerarquizalo programando a corto plazo.
  • Socializa tu objetivo: busca personas que puedan ayudarte a facilitar tu cambio, capacitarte, hacer contactos, o incluso inspirarte.
  • Reevalúa tus logros de forma regular, estudia tu proceso de cambio. ¿Están yendo las cosas como querría? Y en caso de que no, ¿qué tendría que cambiar?

A lo largo de este nuevo camino nos encontraremos con amigos y enemigos, refiriéndonos a estados de ánimo como el miedo, el pesimismo o la constancia y motivación.

Veamos cuáles pueden ser las nuevas emociones que podemos experimentar.

Es muy importante conocer los enemigos habituales del cambio y colocarlos en su lugar.

  • El miedo: es una emoción adaptativa que tiene como función protegernos. Viene a decirnos algo así como “¡cuidado, puede salir mal!”. Si bien es una emoción necesaria (tendemos a la preservación, caso contrario iríamos dando bandazos sin ningún criterio), en exceso puede llevarnos a inhibir la posibilidad de trasformación.

Hay que saber dosificarlo y adminístralo sacandolo de nuestra vida cuando sea necesario para evitar que nos paralice y se convierta en pánico.

  • Pesimismo o negatividad: viene a descorazonarnos: “¿para qué lo voy a intentar si saldrá mal?”. Puede ser una forma enmascarada de miedo, ya que nos lleva de igual manera a la no-acción. También puede funcionar como una profecía autocumplida (si estoy seguro del fracaso, no me esforzaré lo suficiente, por tanto, acabará saliendo mal).

Expulsa a este enemigo cuanto antes de tu vida ya que nunca te sumara nada.

  • Perfeccionismo: cuando lo intentamos hacer tan perfecto que queremos tener la certeza total de éxito ya que fallar sería demasiado doloroso. Terminamos también no actuando, no haciendo, frustrándonos. Pon a raya a tu crítico interno y da pasos aunque no sean perfecto, el objetivo es avanzar.

  • Constancia y disciplina: Actúa, insiste, se persistente. Ningún cambio se realizó en un solo día.
  • Abre tu mente: Mantén una mente abierta y una actitud exploratoria. Todo lo nuevo no es bueno pero debes decirlo tú acorde a tu nueva vida, dejando atrás mandatos y prejuicios, probando y decidiendo que sí, y que no se acopla tu nueva vida.
  • Pon entusiasmo y motivación: Estos serán motores que te harán ir hacia delante en tus nuevas metas y objetivos.
  • Creatividad y pensamiento lateral: Desafíate y busca otras perspectivas y enfoques de la vida. No todo es como lo has visto hasta hoy.
  • Autocuidado: el proceso de cambio es exigente, cuida tu estado de ánimo y prémiate; te hará más fuerte.

La receta del cambio.

Para hacértelo más ameno y menos traumático este renacer, voy a darte los pasos a seguir a modo de receta con idea que puedas visualizarlo mejor y comenzar hoy mismo la trasformación y el cambio de tu vida:

Ingredientes

– 1 taza de autoconocimiento

– 2 tazas de autoaceptación

– 3 cucharadas de búsqueda del alma

– 1 caja de plan de acción

– 1 cuchara de realidad

– 2 cucharadas de valentía

– 3 tazas de nuevos hábitos

– 1 cuchara grande de fe y confianza

Preparación

  • Controlar tu equilibrio emocional. Para reinventarte, tienes que controlar tus pensamientos y emociones negativas. También las euforias y los excesos de confianza.

Tendrás que reconocer las creencias limitantes y lo que te impide vivir la vida con todo su potencial. Debes aceptar quién eres, y empezar a construir la persona en la que quieres convertirte.

  • Los que buscan encontrarán lo que desean. Encontrar la dirección correcta en la vida es un viaje emocional y espiritual. Necesitas invertir tu energía en conectar con tu yo más elevado y potenciarlo. No pares hasta encontrarlo

  • La magia ocurre cuando creas un plan. Empieza explorando nuevos caminos, nuevas ideas y nuevas personas. Elabore planes a corto y largo plazo y tome la determinación de llegar lo más lejos posible.

  • Desafíate. Examina el mundo que te rodea, aprende, prepárate, domina tus talentos y empieza a seguir tu pasión. Abandona a la víctima que llevas dentro y toma las riendas de tu vida y tu destino, ¡dándote permiso para brillar con una nueva luz!

Estás predestinado-a a una transformación si así lo deseas, solo actúa con persistencia y determinación, porque la vida es crecimiento, vivir, reinventarse y renacer.

Ahora has aprendido una receta que alimentará tu apetito de cambios. ¿A qué esperas a reinventarte?

Carlos Fernández

Coach y Psicólogo.

Redes sociales: Facebook e Instagram. Búscanos como Europa Coaching.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Lo que hay que saber sobre el lupus.

Las Más Leídas

Policías trabajando en la escena del crimen de Hebe Yolanda Leguiza (71).
¡Abrigate bien! Así estará el tiempo este viernes en San Juan
Por primera vez, una persona trans dará a luz en un hospital público de San Juan
Un automovilista sanjuanino murió tras chocar contra un camión en Mendoza
Golpeó a la mujer, le desfiguró el rostro y después se entregó en una comisaría de Rivadavia

Te Puede Interesar