viernes 5 de agosto 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En tiempos difíciles

Cocinar por amor: la historia detrás del merendero que revoluciona la Villa Centenario de Chimbas

Sin esperar nada a cambio, un grupo de sanjuaninas trabaja todos los días para ofrecerle un plato de comida a casi 300 personas que, en algunos casos, se irían a dormir sin comer en todo el día. Quiénes son y por qué se convirtieron en un motivo para creer en un país mejor.

Por Luz Ochoa 29 de mayo de 2022 - 10:15

En épocas en las que el bolsillo ajusta, los ánimos tienden a no ser los mejores frente a la falta de perspectiva a futuro. Sin embargo, Argentina es Argentina y, por alguna razón, encuentra en su gente la forma de salir adelante ante todo pronóstico. Un reflejo de esa afirmación son las sanjuaninas que protagonizan esta historia ya que, gracias a su tarea en el merendero que crearon, la vida para algunas familias es un poco mejor gracias a ellas.

Cerca de 20 mujeres decidieron hacerle frente a la crisis económica que se aceleró en los últimos años por la pandemia y por ello, en 2020, le dieron vida al merendero Barrilete de Colores, ubicado en la Villa Centenario de Chimbas. El objetivo principal para las hacedoras era prestar colaboración con alimentos a quienes lo necesitaran, dado que día a día se topaban con el crudo presente de sus propios vecinos. Sin embargo, la realidad las superó.

Sin proponérselo, lo que comenzó como un acto de solidaridad que le daría una mano a una decena de personas se convirtió en una verdadera revolución, puesto que a la fecha cocinan para casi 300 comensales, entre chicos y adultos mayores que se encuentran en una situación vulnerable. La cifra no es lo único que despierta admiración, sino también la dedicación con la que sus trabajadoras emprenden el desafío.

97535466_119770786392151_5841658978626437120_n.jpg
Parte del equipo de cocinaras, listas para cumplir su tarea

Parte del equipo de cocinaras, listas para cumplir su tarea

Es que las cocineras comandadas por Teresa Cobarrubia, señalada como la inventora de la pólvora, se las ingenian a diario para conseguir la mercadería necesaria para su propósito. Sin recibir el aporte de un municipio, un político en especial o alguna asociación, cada una de ellas sale a golpear puertas por la zona para conseguir los ingredientes para el menú elegido. Otras, con menos tiempo, organizan rifas para obtener el dinero para comprar y completar con lo que haga falta.

95251762_104394494596447_3872002249584541696_n.jpg

A ese sacrificio, en el que cada cual aporta lo que puede, se le suma la acción dentro de la cocina. Allí, sus destrezas culinarias se ponen al servicio del trabajo en equipo que termina con el plato servido en la mesa y con la satisfacción de haber alimentado a quien, quizás si no fuese por ellas, ese día no habría comido en todo el día.

95354088_104394917929738_901344499618283520_n.jpg
A leña, así cocinan las grandes puestas del merendero

A leña, así cocinan las grandes puestas del merendero

"Este año nos superó la cantidad de gente que se presentó con la necesidad de comer", señaló la capitana del combinado de chimberas que abrió las puertas de su propia casa para que el merendero funcione. "El lugar es humilde, lo queremos cerrar por el invierno porque cada vez hace más frío", confesó Teresa mientras señalaba el patio de su domicilio, de suelo de tierra recién regado y a cielo abierto, donde opera el merendero.

2.jpg

Como la cosa no está sencilla para nadie, lo que inició como una puesta diaria terminó con una entrega semanal y, por tanto, el merendero le abre sus puertas a todos únicamente los días sábados. En concreto, lo que se sirve en el mesón es la merienda para los asistentes aunque, si hay una fecha particular, como el Día del Niño u otra celebración, la propuesta resulta más atractiva y no sólo desde la comida.

96156122_107874447581785_5774187202774827008_n.jpg

Por ejemplo, para el 25 de Mayo que se festejó hace unos días, la puesta en escena fue monumental. Se cocinaron 60 kilos de porotos y otros 60 kilos de maíz para un locro patrio inolvidable, que marcó un hito en la Villa. Tal aseveración para nada es una exageración, ya que se vivió un verdadero acontecimiento en las inmediaciones de Tucumán y Centenario, con las cocineras y sus allegados caracterizados de personajes de la época, decoración patria en los alrededores y hasta un acto ceremonial en la plaza del lugar.

281565593_545572473811978_44739808086785326_n.jpg
El inolvidable locro patrio del 25 de Mayo

El inolvidable locro patrio del 25 de Mayo

"Izamos la bandera, cantamos el Himno Nacional Argentino y celebramos el día de la Patria. Fue muy emocionante ver a todos los que participaron comprometidos. Hasta hubo un show de música; ese día tuvimos de todo", comentó Teresa al mismo tiempo que mostraba las fotos que se registraron del evento.

282281647_545571173812108_7035089866326127602_n.jpg
Caracterizadas, así celebraron el Día de la Patria las cocineras que pertenecen a varias generaciones

Caracterizadas, así celebraron el Día de la Patria las cocineras que pertenecen a varias generaciones

Con ollas prestadas y con tarros que también ofician de ollas, lo mismo que los palos de madera hacen lo propio como si fueran cucharones de gran tamaño, las cocineras se organizan en la medida que pueden para concretar las ideas que propone su líder. "Sin el apoyo de las chicas, esto no sería posible. Algunas trabajan, otras son amas de casa, pero de igual forma se arreglan para ayudar, por eso les estoy agradecida", admitió la interlocutora, quien agregó: "Siempre están al pie del cañón".

282317626_545572247145334_6363680512056281454_n.jpg
Vocación de servicio. Las cocineras y su tarea de compartir su labor con su comunidad

Vocación de servicio. Las cocineras y su tarea de compartir su labor con su comunidad

Sobre los motivos que impulsaron a Teresa y a sus cómplices a emprender esta noble tarea de cambiar comida por sonrisas, la protagonista explicó que durante su infancia sufrió mucho la pobreza y por eso, después de que sus 16 hijos crecieron -sí, 16, pero eso es material para otra nota-, sintió la necesidad de prestar colaboración a otros. "Sé lo que es la necesidad, lo que es el hambre. Hay gente que me dice que es lo único que comió en el día y eso, por más que duela, es real y está bueno ayudar para que el momento no sea tan malo", destacó.

282318418_545574677145091_3071524228653608688_n.jpg
La gran cantidad de gente de Villa Centenario que no se quiso quedar sin su plato de locro

La gran cantidad de gente de Villa Centenario que no se quiso quedar sin su plato de locro

Arroz con leche, yerbiado, chocolate, semitas y sopaipillas hechas con sus propias manos son parte de la propuesta para los 265 chicos que asisten todos los sábados por la tarde, al igual que los 30 abuelitos que llegan hasta allí para compartir el momento. "Amasamos bastante, ya somos expertas", señalaron entre risas las compañeras que están atentas a la nota que brindaba Teresa, una de las vecinas más queridas y más antiguas de la villa.

3.jpg
Teresa Cobarrubia y uno de los muñecos que ellas mismas hicieron para el último Día del Niño. Ese fue uno de los tantos regalos que confeccionaron para los chicos

Teresa Cobarrubia y uno de los muñecos que ellas mismas hicieron para el último Día del Niño. Ese fue uno de los tantos regalos que confeccionaron para los chicos

Con la idea de crecer y ser más útiles para su gente, las mujeres que durante la restricción de la pandemia confeccionaron barbijos para regalarle a los chicos y hasta les llevaron la comida a sus casas, para evitar exponerlos a los contagios -en ese momento, el contexto era de pura incertidumbre-, manifestaron estar dispuestas a recibir donaciones de todo tipo. Eso sí, sin ninguna pretensión de por medio.

"Que colabore el que lo quiera hacer de corazón. No tenemos nada en contra de ningún político, pero sabemos que algunas veces vienen para sacarse una foto y no aparecen más. Acá la necesidad es de todos los días", sentenció Teresa.

merendero.jpg
El lugar donde opera el Merendero Barrilete de Colores, el patio de una vivienda chimbera

El lugar donde opera el Merendero Barrilete de Colores, el patio de una vivienda chimbera

Mercadería y cualquier elemento que sirva para su trabajo será bienvenido, indican, y por eso cualquier interesado podrá contactarse con los siguientes teléfonos: 264 6706165 (Paola Tejada) o 264 6221672 (Teresa Cobarrubia).

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
El auto donde iban los dos periodistas y su pequeña hija quedó destrozado. 

Las Más Leídas

El Grupo Techint tiene pensado incorporar a unos 450 profesionales
Se inauguró una nueva sucursal de Cabral Mayorista en Capital y generó 50 nuevos puestos de trabajo
Operadores anuncian devaluación: ¿adónde llegaría el dólar?
Murió un automovilista en el Monumento al Gaucho video
Él es Cristian Aníbal Muñoz, el arrepentido por el acuerdo de juicio abreviado.

Te Puede Interesar