acto

Día de la Lealtad: La CGT le respondió al kirchnerismo con una fuerte movilización

Un día después de que sectores del Frente de Todos identificados con Cristina Kirchner colmaran la Plaza de Mayo, la central obrera tradicional convocó a una multitud.
lunes, 18 de octubre de 2021 · 19:47

El otro acto del Día de la Lealtad fue un éxito, un día después de que el kirchnerismo copara la Plaza de Mayo.

El tono de la movilización de ayer estuvo marcado por el apoyo crítico, muy crítico por parte, por ejemplo, de Hebe de Bonafini, al gobierno nacional, y la consigna del no al pago de la deuda que tomó con el FMI Mauricio Macri.

Hoy, las fuerzas más conservadoras del Frente de Todos, con los dirigentes sindicales tradicionales a la cabeza, respondieron a esa avanzada con un acto en que demostraron mantener intacta la capacidad de movilización y por el que se debieron afectar 100 manzanas de la capital argentina.

Junto a “los gordos” de la CGT estuvieron algunos movimientos sociales, entre los que resaltaba el movimiento Evita, poderosos por su número, y por tener funcionarios trabajando en el gabinete de Fernández, como Emilio Pérsico y Fernando “El Chino” Navarro.

Estos dirigentes son señalados como la vanguardia de los que le sugieren a Alberto Fernández romper relaciones políticas definitivamente con Cristina Kirchner.

Otro dato curioso fue la presencia de Pablo Moyano y su impactante columna de Camioneros. No es extraña su participación, pero si el rol preponderante que tomaron los suyos, brindando una especie de custodia en forma de cordón a la marcha.

Moyano forma parte de la CGT, pero se sabe que está enfrentado con Daer y Acuña, y aspira a formar parte de un triunvirato renovador que los suceda, junto a Sergio Palazzo, de la Bancaria, y el más tradicional Antonio Caló, de la UOM.

El lema de la movilización fue ““Desarrollo, Producción y Trabajo”, y en el comunicado elaborado, ya que en el acto no hubo oradores, se afirmó la necesidad de “profundizar el diálogo social institucionalizado”, contra la Plaza del 17 que pedía al gobierno el fin de los acuerdos y comenzar a imponer condiciones, especialmente a los formadores de precios.

También se hizo hincapié en la unidad del “movimiento obrero”. Paradójicamente, al menos desde la retórica, una parte importante de este movimiento, referenciado en la CTA, no fue parte del acto por no haber sido invitado.

También estuvieron presentes movimientos sociales como los conocidos por “Los Cayetanos”, debido a su cercanía con Jorge Bergoglio, entre los que se encuadran los militantes de la UTEP, de Juan Grabois.

También hay diferencias en los apodos de los grupos, entre los que marcharon el domingo, y los que lo hicieron el lunes.

No sin cierta malicia, a estas agrupaciones el kirchnerismo duro las llama “Los Carolinos”, por la relación que trabaron a fuerza de multiplicación exponencial de planes sociales con Carolina Stanley, cuando era la ministra de Desarrollo Social de la Nación de Mauricio Macri.

El documento completo que se leyó en el acto, en el escenario de Paseo Colón e Independencia:

Nos movilizamos por la lealtad a Perón y su doctrina, levantando las banderas del desarrollo, la producción y el trabajo

El 17 de octubre de 1945 el movimiento obrero organizado, representado por la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT RA) se volcó masivamente a las calles, enarbolando una sola consigna: ¡Queremos a Perón!

Ese día nació, para siempre en la Argentina, el peronismo. Frente a un nuevo aniversario del Día de la Lealtad Peronista, esa misma consigna sigue vigente en la consciencia del pueblo trabajador: Queremos a Perón, vivo en su legado y su doctrina; Queremos a Perón, impulsor de una Patria Socialmente Justa, Económicamente Libre y Políticamente Soberana; Queremos a Perón, porque la verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés, el del pueblo.

A 76 años de esa fecha, fundacional e histórica, la CGT RA y la totalidad de sus organizaciones sindicales confederadas, nos movilizamos, unidas, por la lealtad a Perón y su doctrina, levantando las banderas del desarrollo, la producción y el trabajo.

La CGT RA representó y lo sigue haciendo, a la inmensa mayoría de los trabajadores sindicalmente organizados de nuestro país. Y esta responsabilidad de representación mayoritaria que la distingue, nos convoca a:

-la defensa del aparato productivo nacional; la demanda de políticas económicas que promuevan la generación de empleo genuino;

-el fortalecimiento de los sistemas de seguridad social y de Salud;

-el acceso universal a una educación de calidad; el desarrollo con equidad que posibilite un proceso de movilidad social ascendente y una justa redistribución de la riqueza;

-el reclamo de un compromiso de responsabilidad social empresaria que le cabe a los sectores de mayor concentración económica

-y la reconstrucción de un Estado presente, regulador de la economía y promotor del desarrollo económico y social.

El peronismo debe promover la alianza entre la producción y el trabajo, única fórmula que garantiza un crecimiento sostenible con justicia social. Para lograrlo es imprescindible profundizar el diálogo social institucionalizado como instrumento necesario, no para diagnosticar la magnitud de la crisis ni sus efectos en el tejido productivo y social de nuestro país, sino para elaborar en conjunto los consensos que nos permitan poner el empleo productivo en el centro de las políticas públicas para superar la situación que hoy margina a los sectores más desprotegidos, que profundiza las desigualdades sociales y condiciona el crecimiento uniforme y equitativo de nuestro país.

La Argentina y nuestro gobierno afrontan una instancia decisiva para superar la crisis económica y social heredada y agravada dramáticamente por los efectos de la pandemia.

La CGT RA es la reserva desde donde el Movimiento Nacional puede reconstruir el tejido social y fortalecer la política como herramienta transformadora. Este es el compromiso para poner definitivamente de pie a un país y a una sociedad que no se resigna a las desigualdades sociales y a la postración económica.

La profundidad de la crisis actual requiere de señales muy claras. Por eso marchamos como la expresión de unidad de las y los trabajadores, como símbolo de unidad del Movimiento Obrero organizado y con vocación de sostener la unidad del peronismo.

Es momento de transformar hacia adentro el horizonte y el futuro de los argentinos y argentinas. Llegó la etapa de poner en marcha políticas que sienten las bases de la transformación económica y social de nuestro país.

Es tiempo de Justicia Social, compromiso irrenunciable y militante del Movimiento obrero argentino.

Comentarios