Reacción

La furia de Alberto Fernández por la caótica atención a los jubilados de este viernes

El Presidente demostró su enojo contra el Banco Central, la ANSES y el sindicato bancario por las filas en las entidades bancarias y exigió una respuesta urgente para evitar que el cobro de las jubilaciones y los subsidios de emergencia multipliquen la pandemia del coronavirus.
viernes, 3 de abril de 2020 · 18:13

Cuando el presidente Alberto Fernández prendió la televisión temprano este viernes, no pudo creer lo que vio: una cantidad exorbitante de jubilados, pensionados, mujeres, niños y demás haciendo largas colas en los bancos de todo el país en plena cuarentena obligatoria por coronavirus. Se esperaba que cobraran sus jubilaciones, la Asignación Universal por Hijo y otros beneficios sociales que se otorgaron para evitar que la pandemia afecte aún más a los sectores carenciados de la Argentina.

Alrededor de las 8 de la mañana, Fernández se contactó con el titular del Banco Central Miguel Pesce y, según trascendió, estaba con un nivel de enojo nunca antes visto, y eso que ambos se conocen desde hace años.

Inmediatamente, Pesce se puso a redactar una resolución que indicaba que los bancos se iban a abrir durante el próximo fin de semana. En esos momentos, el titular del Banco Central habló por teléfono con el secretario general de la Asociación Banaria, Sergio Palazzo, que durante varios días se negó a que abrieran las sucursales en medio del aislamiento. Y fue ahí cuando Pesce le informó a Palazzo que los bancos iban a abrir el fin de semana. Era una decisión.

Desde la Casa Rosada venían cuestionando la posición gremial de Palazzo, que tuvo que ceder, lógicamente, tras ver las infinitas colas en los bancos de todo el país y recibir el llamado telefónico del mismísimo Presidente. Alberto Fernández lo hizo responsable directo por el maltrato a los jubilados, pensionados y beneficiarios de los planes sociales que tuvieron que pasar la noche sin dormir frente a los bancos.

Por otro lado, fue el titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) Alejandro Vanoli quien quedó encasillado como el mayor responsable político y administrativo del escándalo de este viernes. Era sabido que más de 11 millones de personas estaban inscriptas para cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Ya le habían pedido al titular de la ANSES que adoptara medidas de urgencia para trabajar con empresas fintech y así permitir que se cobren los beneficios sin tener que concurrir a los bancos. Pero nada sucedió. Alberto Fernández también habló con él para exigirle explicaciones por la situación que fue descripta en horas de la mañana por los canales de televisión, radios y redes sociales.

Por ende, Fernández ajustó cuentas con Vanioli, Pesce y Palazzo ante la situación humanitaria que no estaba en sus cálculos y exigió soluciones inmediatas ante una coyuntura que se extenderá en el tiempo.

Comentarios