En medio del coronavirus

Se dio la sesión más rara en la Legislatura sanjuanina, mirá por qué marcó un hito histórico

Este miércoles, el gobernador presentó su mensaje anual a los diputados por escrito y, en un hecho inédito, no fue a la Legislatura. Mirá todas las curiosidades de un día atípico en la Cámara local.
miércoles, 1 de abril de 2020 · 08:50

Batucadas, banderas, un mundo de gente con fervor militante en la puerta de la Legislatura. Invitados especiales, encumbrados funcionarios y familiares vestidos de gala. Todo eso suele verse en la Legislatura de San Juan año tras año, el día en que el gobernador da su discurso anual y da por iniciado el ciclo de sesiones ordinarias. Pero nada de eso pasó este miércoles, un 1ro de abril de 2020 que quedará como hito en la historia política local, porque se dio una sesión nunca antes vista, con un recinto sin gobernador y con pocos legisladores, con presencia de alcohol en gel y mucha sobriedad, en medio del contexto atípico de cuarentena por el COVID-19 que azota el mundo.

A la sesión no sólo no asistió Sergio Uñac, que mandó a los legisladores su mensaje por escrito. Tampoco fue Roberto Gattoni, quien como vicegobernador y presidente de la Cámara de Diputados local debe dirigir el encuentro. Es que el vice forma parte del grupo de riesgo y fue exento de participar, junto con 9 diputados que son mayores de 65 años o que tienen problemas de salud que los exponen con más riesgo al virus. Así, de 36 legisladores, fueron 27.

Pasadas las 9, entre los primeros en llegar se vio a  Florencia Peñaloza, Fernanda Paredes y Simón Ortíz que se pusieron alcohol y se frotaron las manos mientras conversaban a varios metros de distancia. La sesión se desarrolló a puertas cerradas, sin prensa, y fue transmitida por streaming desde las páginas oficiales de Gobierno y de Diputados.

La sesión debía cumplirse indefectiblemente porque así lo establece la Constitución Provincial. Allí dice que el gobernador debe informar al órgano legislativo “sobre el estado general de la administración, del movimiento de fondos que se hubiera producido dentro o fuera del presupuesto general durante el ejercicio económico anterior y de las necesidades públicas y sus soluciones inmediatas”. Esta vez, Uñac mandó un escrito.

Sin tanta euforia como otros años, resultó una sesión muy corta, de unos quince minutos, cuando en otras oportunidades llevó dos o tres horas. Sin Gattoni, quien tomó las riendas fue el zondino Edgardo Sancassani, quien es el diputado con mayor antigüedad, flanqueado por los secretarios Legislativo, Nicolás Alvo y Administrativo, Roberto Iglesias, quienes tras el izamiento de la bandera argentina dieron por comenzada la sesión.

Los legisladores se sentaron a más de dos metros de distancia, por lo que algunos no ocuparon las bancas donde se sientan tradicionalmente. Incluso, se ocuparon otros espacios para ubicar legisladores, como los que ocupan habitualmente periodistas, asesores e invitados especiales, al fondo del recinto.

Además del discurso del gobernador, los legisladores  trataron otros temas de rigor como la elección de las autoridades de la Cámara.  La justicialista Celina Ramella propuso como vicepresidente primero al diputado Eduardo Cabello;  el opositor Sergio Miodowsky planteó como vicepresidente segundo al legislador Carlos Platero y el bloquista Andrés Chanampa lo hizo con el diputado Edgardo Sancassani para vicepresidente alterno, quienes en todos los casos fueron votados por unanimidad y obtuvieron 26 votos.

Al momento del juramento todos lo hicieron con la fórmula “ante Dios, la Patria y los Santos Evangelios”, pero esta vez juraron desde cada una de sus bancas tanto Cabello, Platero y Sancassani, para evitar movilizarse hasta el sector de Presidencia donde suele ubicarse una biblia para estos casos. Esta vez, la cruz y los santos evangelios fueron puestos en el escritorio personal de los juradores.

Luego establecieron  rápidamente los jueves desde las 9 como día y horario para las sesiones ordinarias. Y cuando llegó el tratamiento del tercer punto, referido al discurso de Uñac, Ramella pidió que sea dado por leído, incorporado a la versión taquigráfica y por Secretaría Legislativa sea dado a conocer y subido al sitio web de la Cámara de Diputados donde está a disposición de la comunidad toda de la provincia de San Juan.

Tras todo eso, fue declarado un cuarto intermedio hasta tanto lo considere Labor Parlamentaria y se arrió la bandera. Y así terminó la sesión más rara de la historia de la Legislatura sanjuanina.

Comentarios