ELECCIONES 2019

Castro vs. Martinazzo, la interna macrista que imaginan los radicales

La UCR va con lista propia a disputar con el PRO. Suponen al basualdismo afuera de Cambiemos. Tampoco cuentan a Colombo.
domingo, 09 de junio de 2019 · 12:36

 

Por Daniel Tejada

Canal 13 San Juan

En términos concretos, al Frente Cambiemos de 2015 hoy le quedan en San Juan sus dos pilares nacionales, el PRO y la Unión Cívica Radical. Si se suma o no alguna otra fuerza, se podrá ver con nitidez recién el próximo miércoles 12 de junio, día de cierre de alianzas. Con este panorama sobre la mesa, el radicalismo resolverá este domingo que irá a las primarias legislativas con lista propia, a disputar en interna la candidatura que prácticamente asegura una banca en el Congreso Nacional.

Para sacar esta cuenta, parten de las últimas mediciones de intención de voto que ponen al presidente Mauricio Macri en una banda que va del 18 al 20 por ciento en la provincia. Con ese magro nivel de acompañamiento, igualmente les alcanzaría para quedarse con la banca de la minoría. Aún cuando el justicialismo hiciera una elección tan importante como la lograda el pasado 2 de junio, no llegará a triplicar a la segunda fuerza. De ahí surge la estimación y también el apetito por el primer lugar en la lista.

La UCR tendrá reunión de Convención este domingo 9 de junio, para encuadrarse en el mandato de sostener Cambiemos, como dispuso el órgano nacional en Parque Norte el pasado lunes 27 de mayo. Sin embargo, esto no significa que vayan a allanarse mansamente a las pretensiones del PRO, menos en un momento de debilidad política como el que atraviesa el partido amarillo.

Una alta fuente radical reveló a este medio que hay consenso incluso dentro de las distintas facciones internas, de reclamar el primer lugar de los diputados nacionales si se tratara de una lista de consenso, o jugar la interna con todos candidatos propios. El segundo puesto no sirve. Saben que con el orden arrojado por las urnas el domingo pasado, la mayoría estará del lado del PJ.

El resto es rumor de pasillo. Los radicales escucharon que el PRO impulsaría la candidatura de Gimena Martinazzo, delegada del Ministerio de Desarrollo Social de Nación en la provincia y ex candidata a intendente de Rawson. Esa contienda no los asusta. Harían intervenir a la conducción de Alfredo Cornejo en la campaña, con la firme convicción de que es una interna posible y una banca a mano, para sumar al bloque radical en el periodo 2019-2023.

Quien tiene intenciones de encabezar este intento es el actual diputado provincial Eduardo Castro, quien el próximo 10 de diciembre quedará afuera de la Legislatura porque en la lista de proporcionales que acompañó a Marcelo Orrego le tocó el distante séptimo puesto. Según trascendió, el radical tiene una conversación previa con Roberto Basualdo que podría invocar si finalmente Producción y Trabajo resolviera adherir a Cambiemos.

Ese es otro tema. El intendente de Santa Lucía y ex candidato a gobernador viajó a Buenos Aires días atrás, donde habría mantenido contactos con el ala macrista que representa Cristian Ritondo, ministro de Seguridad de María Eugenia Vidal en Buenos Aires. Orrego quedó coronado como el opositor mejor ubicado en la preferencia de los sanjuaninos, al obtener el 34% de los votos. Sin embargo, lo hizo tomando una visible distancia de Cambiemos. Aunque lo hace en una reserva absoluta, por estos días evalúa todas las posibilidades.

Como publicó Tiempo de San Juan el domingo pasado y ayer en la columna de Sebastián Saharrea, Orrego está bastante lejos de querer insertar a Producción y Trabajo nuevamente en Cambiemos. Basualdo, por el contrario, está planteando la conveniencia de jugar en ese equipo nuevamente, a la luz de una elección que no dejará lugar para terceras alternativas, que desde ahora se presenta muy polarizada. El senador estima que el voto terminará optando por la fórmula Fernández-Fernández o por Macri, sin medias tintas.

Sin embargo, en Producción y Trabajo también se lanzó hipotéticamente otra posibilidad: competir con lista corta, únicamente con candidatos a diputados nacionales, sin compartir el voto con Macri. Quienes defienden esta idea, se apoyan en el ejemplo del iglesiano Jorge Espejo, quien derrotó al intendente Marcelo Marinero planteando una contienda estrictamente local. Para los radicales esta comparación no es válida y quien se pierda el alineamiento nacional directamente quedará licuado en el comicio.

El Frente Cambiemos, que por el momento solo cuenta con el PRO y la UCR, no será igual si entran otros socios sobre la hora. Producción y Trabajo es el ejemplo más claro. El otro caso es ACTUAR, donde Rodolfo Colombo, actual gerente de ANSES en San Juan, podría asomar como eventual candidato. ¿Lo apoyaría el PRO como propio, para integrarlo al bloque amarillo de la Cámara Baja? Es una posibilidad. La otra es que Eduardo Cáceres, con línea directa con la Casa Rosada, imponga a Martinazzo. Esta última es la que ven los radicales con mayores chances de ocurrir.

De acuerdo a los números del escrutinio definitivo del 2 de junio, Colombo obtuvo el 38,10% como candidato a intendente de Capital, es decir, 25.124 votos en términos absolutos. Desde ese punto de vista, quedó mejor posicionado que Martinazzo. La delegada de Carolina Stanley en San Juan sacó el 28,58% en Rawson, 19.149 votos en total. Se abre el interrogante acerca de si los 6.000 votos de diferencia son suficientes como para descartar a la dirigente macrista de paladar negro, de arranque, o por el contrario, la habilitan para hacer valer su pertenencia directa.

El radicalismo entiende que llegó el momento de hacer valer su fidelidad y pertenencia, además de la territorialidad que le brinda al PRO en todo el país. Tal vez no tanto en San Juan, donde el partido todavía no logra despegar en términos electorales. Por eso están dispuestos a poner sobre la mesa de negociaciones el componente nacional. Desde ese punto de vista, el partido de Alem tiene una carta para jugar que proviene directamente de Buenos Aires. O Mendoza, en términos estrictos, ya que el presidente partidario se encuentra apenas 160 kilómetros al sur de San Juan.

A pesar de las diferencias internas que eclosionaron en la UCR en la campaña provincial, donde Delia Pappano salió a enfrentar a Eduardo Castro por la inconveniente representación obtenida en las listas armadas por Orrego, los dirigentes habrían tenido una suerte de reencuentro esta semana que termina, en la reunión del Comité Central.

Allí la combativa ex candidata a intendenta de Rivadavia le demandó al diputado provincial que el partido juegue con lista propia, que apueste por liderar en los comicios provinciales dentro del espacio de Cambiemos. Castro, por primera vez en mucho tiempo, coincidió plenamente. Capítulo aparte merecerá el debate por los nombres. Para eso quedarán otros diez días después del cierre de frentes electorales.


 

 

 

Comentarios