ELECCIONES 2019

La inquietante calma de Santa Lucía

La discreta campaña rumbo a las primarias contrasta con la intensidad de los vecinos del Gran San Juan. Hay razones para no distraer la atención.
domingo, 17 de marzo de 2019 · 13:01

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

En los dos frentes electorales mayoritarios, con los candidatos más potentes a priori, no hay definiciones pendientes para las primarias del próximo 31 de marzo en Santa Lucía. Será tal vez por esa la razón que el icónico departamento quedó transitoriamente relegado a un segundo plano, frente a la intensidad de las campañas de los vecinos del Gran San Juan como Capital, Rawson y Rivadavia. Pero debajo de la aparente calma pasan cosas.

El Frente Todos llegará a las PASO con lista de unidad, detrás de la precandidatura de Lucio González para intendente. Ídem en el Frente con Vos, donde el diputado Juan José Orrego fue bendecido para intentar suceder a su hermano y precandidato a gobernador, Marcelo, sin disputa interna. Más allá del picoteo por la autoría del proyecto del parque municipal, la campaña transcurre rozando el aburrimiento. Saben, de ambos lados, que la carrera es larga y la meta está en el domingo 2 de junio.

Un vocero de Casa de Gobierno confió semanas atrás que la intención original era abrir el juego dentro del justicialismo para que hubiese al menos dos listas en pugna, con la intención de generar expectativa y potenciar al ganador de la primaria frente al orreguismo que juega de banca en ese distrito. Sin embargo primó el criterio de la Junta Departamental de evitar las divisiones, porque con esa receta perdieron el poder en 2011 y nunca más pudieron recuperarlo. El gobernador Sergio Uñac optó finalmente por respetar la postura de los dirigentes locales. Doble responsabilidad para los autores de ese diseño estratégico.

González hasta ahora dosificó su campaña con anuncios puntuales de propuestas de gestión, como el plan de ordenamiento territorial. Una fuente suya reveló que ese será el ritmo hasta el 31 de marzo, pensando en acelerar en el segundo tramo. Su punto de partida puede ser el resultado electoral de 2015, última elección municipal y provincial. Entonces Orrego superó el 57% de los votos contra un poco más del 36% que obtuvo Daniel Molina para el PJ. ¿Acortar esos 21 puntos de diferencia en las primarias del 31 de marzo sería motivo suficiente para festejar? Parece poco ambicioso.

Pero también hay otro punto de partida posible, si se tiene en cuenta que el contexto es bastante diferente en relación al 2015. Ese otro parámetro está marcado por las legislativas de 2017. En aquella oportunidad, la fórmula del Frente Todos encabezada por  Rubén Uñac como candidato a senador y Walberto Allende a diputado nacional, se impuso con casi el 49% de los sufragios en Santa Lucía, quedando 10 puntos por encima del Frente Cambiemos, con Roberto Basualdo y Eduardo Cáceres en dupla. Este número le pone la vara alta a González. 

En los dos casos, se trata de valores que resultaron de circunstancias propias de cada elección. Traspolarlos a la actualidad de manera lineal sería inútil. Pero en todo búnker político, a la par de las encuestas, se evalúan las experiencias anteriores para aprender de los errores y mejorar la puntería. 

Por el momento, en el entorno del precandidato uñaquista hay una percepción dual. Por un lado hay consciencia del enorme desafío que representa rivalizar ya no con un precandidato a intendente sino con el intendente que es precandidato a gobernador. Por el otro, saben que los Orrego tienen una pesada mochila sobre sus espaldas: además de la obligación de retener el municipio, lograr que Marcelo derrote a Sergio en ese distrito. “No hemos venido a competir, hemos venido a ganar”, dijo el jefe comunal en el lanzamiento del Frente Con Vos, abonando este desafío.

Con respecto a la primera cuestión, resulta cuanto menos llamativo que el precandidato a intendente del oficialismo municipal, Juan José Orrego, no haya asomado todavía en campaña. El foco está puesto en la instalación provincial de Marcelo, quien no ha tenido descanso desde que anunció su precandidatura a gobernador y está recorriendo los 19 departamentos incluyendo fines de semana y feriados. El intendente que está cursando su último año de mandato tiene altos niveles de aprobación entre sus vecinos y claramente es el capital que pretende transferir a su hermano, involucrado desde el momento inicial con la gestión, primero como presidente del Concejo Deliberante y después como legislador.

Para González se plantea una pelea desigual desde este punto de vista. Pero no tiene apuro ni va a precipitar la rivalidad con el hermano del intendente. Como ya se dijo, la carrera en Santa Lucía es larga, el 31 de marzo no se definirá nada aunque sí habrá un veredicto electoral exacto a 60 días de las urnas decisivas del 2 de junio. Será una gran encuesta que dirá dónde está parado cada uno en la consideración de la gente.

Uñac también cuenta con altos niveles de aprobación en Santa Lucía, puede interpretarse repasando los números de 2017. Esa es una de las cartas más poderosas de González, al ser el único precandidato del Frente Todos en el municipio. La única resta que podría sufrir vendrá por cuenta del corte de boleta. No deberá repartir efecto arrastre con ningún otro compañero, como sí podría ocurrir en los municipios vecinos del Gran San Juan donde el Frente Todos tiene más de una alternativa.

Este razonamiento lleva a la otra línea de análisis interna en el búnker uñaquista: la presión también corre para los Orrego. “Pueden perder cualquier cosa, menos Santa Lucía”, reflexionó una fuente justicialista del departamento. La consigna aplica especialmente a Marcelo, quien supo proyectar su imagen desde ese municipio a punto tal de coronarse como el dirigente mejor posicionado dentro del ¿ex? Cambiemos para medirse con Uñac.

Puertas adentro del Frente Con Vos –y algunos operadores políticos del PJ también- consideran que Orrego tiene la potencialidad de mejorar los rendimientos electorales históricos de Basualdo. Eso incluye superar con holgura los votos de las legislativas de 2017. Desde ese punto de vista, esperan una performance competitiva en las primarias del 31 de marzo. Claro que el punto de partida para todo esto será Santa Lucía. Por eso, sin internas, las primarias serán un test crucial en el municipio.

La mirada estará puesta en la pulseada entre Franco Aranda y Emilio Baistrocchi en Capital; entre Pablo García Nieto y Rubén García en Rawson; entre Marcelo Delgado, Ruperto Godoy y Raúl Alonso en Rivadavia. Pero habrá razones de sobra para no distraer la atención de Santa Lucía.

Más de

Comentarios