Elecciones 2019

Dignidad Ciudadana ya trabaja para ir solos, separados de Cambiemos

Tiene candidatos propios, incluso a gobernador. Por ahora, no hay contactos con el macrismo. Puede haberlos, también  pueden competir por afuera. Por Sebastián Saharrea
martes, 18 de diciembre de 2018 · 11:38

A menos de un mes del cierre de alianzas políticas para las Paso de marzo y las generales provinciales del año próximo, Dignidad Ciudadana ya se está armando para competir en soledad para el caso en que no germine un acuerdo con Cambiemos que aún no se comienza a negociar.

Los hombres fuertes de este partido que nació a nivel vecinal en Capital pero que ya tiene amplio despliegue en toda la provincia están asombrados porque aún no hay contactos de alto nivel con los integrantes sanjuaninos de Cambiemos, el espacio al que esta semana rebautizarán con otro nombre pero que sigue congregando como columnas vertebrales al PRO, el basualdismo y la UCR.

Los principales dirigentes de esos dos partidos, Eduardo Cáceres y Roberto Basualdo, se encuentran en estos días en el exterior y no han dado señales de armado político, ni de charlas con el resto de los potenciales aliados. Ante esa situación de incertidumbre, Dignidad Ciudadana se prepara para armar candidaturas en la mayor cantidad de departamentos posibles, ya designaron al empresario Gustavo Fernández como postulante a gobernador y acciona los mecanismos internos para presentar listas de manera autónoma, sin ingresar en la alianza que integró en la última elección.

La decisión final la deberán tomar el 10 de enero, cuando venza el plazo para la integración de frentes electorales. Allí deberán decidir si integran el abanico de candidaturas de Cambiemos –o como se llame el frente referenciado con el oficialismo nacional que postula en la provincia a Marcelo Orrego-, o si se presenta por afuera.

Mientras se demoran los contactos con sus -¿ex?- socios, el trabajo que están haciendo es impulsar las candidaturas de sus dirigentes en todos los casilleros, tanto para los ejecutivos provinciales como para la Legislatura provincial o los concejos deliberantes. Una vez que se produzcan esos contactos, deberán evaluar si los asientos y las condiciones que les ofrecen los dejan conformes, y finalmente decidir si jugarán por adentro o por afuera.

Lo que es seguro es que jugarán fuerte, en cualquiera de esas posibilidades. Tanto si lo hacen como agrupación separada de Cambiemos como si lo hacen por adentro, alternativa que también tiene varias posibilidades: o participando en las Paso con sus candidatos, o armando listas de unidad. Ésta última es una posibilidad que no descartan de plano, pero que a los dirigentes ciudadanos les parece más remota porque no hay mucha expectativa que les ofrezcan espacios que los deje conformes.

La divisoria de agua serán los cargos en los que no hay posibilidad de jugar una Paso, como la banca proporcional de diputado que hoy ejerce Fernando Moya, o la del concejal Marún en Capital. Por ahora, no se contempla clima sobre cómo decidirán esos espacios, y en la dirigencia de Dignidad dicen que no tienen ganas de explicar lo obvio, que para ellos es la buena perfomance que han tenido ambos legisladores y que les debería garantizar retener esos espacios y apostar por alguno más.

La única forma que tienen para defender esos espacios es ir por afuera, porque si fuesen a una interna de una Paso con otra lista, la ganadora pasa íntegra a la elección final sin posibilidades de intercalar con los perdedores. En cambio, si Dignidad Ciudadana se presenta por afuera y hace una muy buena elección, tiene posibilidades de garantizarse esas bancas por los votos que obtenga aun perdiendo.

Ese factor tiene mucho peso al momento de preparar todas sus energías en competir de manera separada de Cambiemos, donde se insiste en que aún no han tenido el más mínimo contacto. Y para Cambiemos, no es menos el peso específico de Dignidad Ciudadana. En especial en algunos departamentos importantes, como Capital.

En el departamento capitalino, Dignidad ha tenido resultados políticos que rondaron 15 puntos porcentuales, lo que lógicamente lo ubica no sólo como un factor vital para empujar al triunfo, sino también con trazarse la hipótesis de triunfo.

Allí, el candidato que ya está lanzado es Alberto Lito Sánchez, tradicional dirigente ciudadano de importantes resultados. Puede competir en una Paso contra Rodolfo Colombo, el candidato cantado por Cambiemos en la Capital, o puede ir por afuera si el partido sanjuanino decide no vincularse al macrismo.

Cualquiera de esas dos opciones tendrá un impacto en la campaña capitalina de Cambiemos. Puede darse también, aunque aparece muy remota, una posibilidad de acuerdo y que ambos integren la misma fórmula. Hasta acá, en Dignidad se preparar para afrontar el reto electoral en solitario y buscan ganarse sus propios porotos, sin renegar de su histórica línea conservadora y hasta defendiendo –aunque sea desde otra parte- a la gestión macrista.

Lo mismo ocurre con el flamante candidato a gobernador por el espacio. Se trata de Gustavo Fernández, que ejerce como vicepresidente y cara visible de la Unión Industrial de San Juan. Un empresario de alto perfil que decidió jugar en la arena política y que ahora deberá esperar la definición de su espacio.

Ya sea por afuera de Cambiemos, o compitiendo en una Paso contra Marcelo Orrego, el intendente de Santa Lucía ya lanzado como postulante del macrismo en San Juan. Será difícil que Dignidad Ciudadana decline la candidatura de Fernández. Se los vio muy alentados en la reunión partidaria de fin de año, realizada este lunes en la sede.

También están apareciendo los candidatos en los otros departamentos. Cuentan como seguros a los de Rivadavia, Santa Lucía, Chimbas, Caucete y Zonda, donde incluso planean competir con chances de triunfo. En esas horas, arman en el resto de los departamentos, mientras aguardan si se da el dialogo con sus socios o no.

Si se les pide un pronóstico de los que sucederá, ¿qué dicen? Que cuanto más tiempo transcurra y los postulantes estén más lanzados, más difícil será hacerlos retroceder.