martes 20 de septiembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
increíble

La increíble historia de la celebridad de Wall Street que estafó al Arzobispado de San Juan

Bernie Madoff, autor de “la gran estafa” con inversiones en bonos por unos U$S 50.000 millones, también se quedó con U$S 223.000 que puso el Arzobispado sanjuanino en sus manos. Por Sebastián Saharrea

Por Redacción Tiempo de San Juan 30 de julio de 2016 - 09:03

De aspecto bonachón, simpático y venerado por el todo el mercado, Bernard Madoff fue por años el más mimado de Wall Street. Dirigió nada menos que el Nasdaq y fue más que una celebridad, hasta que cayó detenido por una megaestafa contra todos los que habían confiado en su experiencia, su roce social y su aspecto de buen tipo. Entre ellos, se supo ahora, el Arzobispado de San Juan.

En su reporte de movimiento de los fondos en el exterior que el Arzobispado depositó primero en una cuenta en las Islas Caymán y luego en un banco de Miami y que le presentó a un grupo de religiosos preocupados por el destino de ese dinero, consta una pérdida de U$S 223.151 como producto de una inversión con Madoff. Es decir, más de un tercio del depósito inicial que en el año 2000 fue de 635.000 dólares. Y que el Arzobispado podrá recuperar, apenas en parte, en marzo del 2019.

Ese documento fue puesto en manos de un grupo de sacerdotes que pidió explicaciones sobre éste depósito dolarizado que acumuló la gestión de Monseñor Italo Di Stéfano en los años 90 al frente del Arzobispado, y que cayó entre las objeciones por el escándalo desatado por el ex contador de la entidad Juan Brozina, señalado como presunto autor de una estafa en contra de la Iglesia local, con propinas y todo.

Esa causa, que se sustancia en un juzgado de instrucción de la provincia para establecer si el contador desvió dineros de la entidad religiosa a su propia cuenta, tuvo varios capítulos más. El propio Juan Brozina dijo primero a los medios y luego al juez que efectivamente había cometido la maniobra pero que lo hizo para pagar deudas de Monseñor Alfonso Delgado, aunque nunca pudo ofrecer ninguna prueba sobre eso.

Y también salpicó a la conducción religiosa por supuestos manejos de ese fondo en dólares depositado en el exterior a principios de siglo por Di Stéfano. Dijo Brozina que hubo evasión en esa cuenta off shore, incluso en su repatriación. Y la justicia federal inició un expediente para conocer si hubo o no delito, un punto sobre el cual no hay demasiadas evidencias.

Lo que sí dejó al descubierto ese contexto fue el manejo de esos más de 600.000 dólares que Di Stéfano colocó en el exterior en los 90, primero en la institución financiera 11517 de Grand Caymán que es Santander Internacional, luego a partir del 2001 en Santander Central Hispano de Bahamas porque se fusionaron las entidades, y finalmente a partir de 2004 y por orden de Delgado en el Santander Internacional Miami, donde hoy permanece lo que queda.

El asunto es que sólo queda menos de un tercio de lo inicialmente depositado, en gran medida gracias a una fallida operación de compra de bonos que cayeron en el megafraude global encabezado por Bernie Madoff, quien por esas cosas de las inversiones globales también se terminó quedando con los ahorros de los religiosos sanjuaninos. Madoff está preso desde el año 2008 en Nueva York.

Esas revelaciones constan por primera vez en el documento elevado por la conducción del Arzobispado a un grupo de sacerdotes que pidió información ante el avance de la investigación judicial por evasión. Fue el 28 de junio pasado, elaborado por el contador Víctor Saiz, nuevo colaborador de la casa religiosa. En el encuentro, se distribuyó esta rendición de cuentas informal sobre los movimientos de la inversión en el Santander Internacional que dejó en claro cómo una tercera parte del capital acumulado por los católicos sanjuaninos quedó atrapado en un movimientos especulador de fondos globales.

En realidad, el Arzobispado local fue víctima de una mala maniobra del banco donde tenía sus depósitos. Atraídos por el atractivo de altas rentabilidades y la espalda de Madoff, cientos de fondos especulativos mundiales pusieron sus inversiones en manos de la burbuja financiera que construyó este gurú de las finanzas. El Santander Internacional armó el Optimal Strategic US Equity, para suscribir los bonos que manejaba Madoff y Bernard L. Madoff Investements Securities LLC (BMIC).

Entre ese dinero había 281.223 dólares del Arzobispado sanjuanino, atraídos por una rentabilidad promedio del 15% en dólares: un anzuelo verdaderamente tentador. El escándalo de Madoff sobrevino en diciembre del 2008, con una pérdida para la casa religiosa sanjuanina de 223.151 dólares, según se reporta en el informe del propio Arzobispado

El resarcimiento parcial acordado con el Fondo Optimal es de 89 acciones preferentes a valor nominal de U$S 1.500, que a fines del año pasado cotizaban a 1.275 dólares. Es decir que si la hubiese querido negociar a fin del año pasado, habría obtenido 113.475 dólares, la mitad de los dólares reportados a pérdida y con 7 años de intereses en el medio (desde 20008 a 1015). Y en marzo de 2019, fecha de call, podría recibir 133.000 dólares, más de 10 años después.

Ese fue el precio de las apuestas de riesgo como las de Barnie Madoff, un financista que hizo gala de su imagen para capturar a miles de desprevenidos a los que metió en su burbuja, de la mano de la promesa de rendimientos asombrosos que prometía: si la tasa de interés era irresistible y la espalda era de Madoff, el riego era menor.

Así defraudó a cientos de familias ricas estadounidenses y a muchos fondos de inversión, que a su vez arrastraron a sus clientes en esta bola de nieve. Como fue el caso del Arzobispado de San Juan.

Madoff administraba una especie de club secreto que iba en paralelo a la parte lícita, gestionada por sus hijos. Prometía suculentos retornos y seducía en sus campos de golf, o por medio de una amplia red de filantropía. Sus clientes, en su mayoría, eran los llamados hedge funds, es decir fondos de cobertura.

La trama era así: un fondo "x" creaba una cartera de inversión con una cesta de acciones para atraer capital. A su vez, ese fondo ponía el dinero en manos del gurú Madoff. Estos fondos estaban apalancados, lo que multiplicaba el valor de la inversión. Sobre esa construcción -inversión real multiplicada con créditos- Madoff generaba, sobre el papel, los retornos que prometía. El problema es que con ese sistema -capaz de multiplicar el dinero como si fuera un milagro- las pérdidas pueden ser enormes.

Los inversores no prestaron atención ni sabían el riesgo que corrían, porque Madoff no operaba un hedge fund como tal, sino una especie de "oficina trasera" que le permitía esquivar los controles de auditores externos, los que garantizan realmente que existen activos para respaldar las inversiones.

La única firma que al parecer supervisaba sus cuentas era un pequeño despacho de abogados con sede en New City, a las afueras de la ciudad de Nueva York, que también invertía en la firma.  Pero el riesgo se consumó y el castillo de naipes de Madoff se derrumbó a pedazos.

Entre las grandes víctimas de Madoff figuran el BNP Paribas o grandes inversionistas de equipos profesionales de EEUU, como los Philadelphia Eagles de fútbol americano o los New York Mets de béisbol. Entre los miles más chicos, la casa religiosa de San Juan.

 

 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
para unac la ayuda a los municipios para salarios representa el esfuerzo de san juan

Las Más Leídas

Entre los 500 argentinos más ricos de Latinoamérica, hay una sanjuanina
ANSES entregará un refuerzo extraordinario a los sectores más vulnerables.
Aparecieron los videos del choque que sufrió el futbolista Blas Díaz.
Los presuntos asesinos. Estos son Cristian Jesús (a la izquierda) y Víctor Hugo Aballay, los ahora detenidos y principales sospechosos del crimen.
¿Frío y lluvias? Así estará el tiempo este martes en San Juan

Te Puede Interesar