Política

Ivonne, la primera funcionaria transexual de San Juan

Tiene 35 años y asumió como subdirectora de Cultura en 9 de Julio. Fue la primera Reina del Sol Gay de la Provincia, es peluquera y tiene una panadería. Desde hace 15 años milita en política y su objetivo es incluir mediante el arte. Por Natalia Caballero.
sábado, 09 de enero de 2016 · 09:24
Por Natalia Caballero
ncaballero@tiempodesanjuan.com

Nunca aceptó un "no” como respuesta, siempre tuvo una actitud positiva y un espíritu de trabajo inquebrantable ante las negativas que recibió en la vida. El esfuerzo dio su mayor fruto en diciembre del 2015, cuando Mariana Ivonne Castro fue nombrada subdirectora de Cultura en 9 de Julio. La designación la convirtió en la primera funcionaria transexual de San Juan, título que ostenta con orgullo. Dueña de una vida intensa, Ivonne buscará cumplir con el desafío de integrar a los vecinos a través del arte. 

Nada detuvo a Ivonne en reconocer que se sentía mujer. Nacer en un departamento alejado no fue un impedimento y nunca pensó en abandonar 9 de Julio. La funcionaria de 35 años es nacida y criada en la villa cabecera nuevejulina, hizo la primaria y la secundaria allí y siempre apostó a crecer profesionalmente sin alejarse de sus raíces. 

A los 16 años le dijo a su familia que era gay y que se sentía mujer. A diferencia de lo que presumía, obtuvo el apoyo instantáneo de su papá. Fue a su madre a quien le costó un poco más. "Tuvieron miedo, pero lo tomaron de la mejor manera. El miedo era por lo que podía sufrir”, dijo. 

Si algo caracteriza a esta joven es su sonrisa permanente y la buena predisposición ante los demás. Aseguró que uno de los mayores tesoros que le regalaron sus padres es la buena educación y modales. 

Sus 7 hermanos fueron y son sus grandes pilares. Se emociona al hablar de ellos y no ahorra calificativos a la hora de describir su relación con todos. 

Empezó a trabajar a los 16 años. Su cabello negro, su altura y su linda figura la consagraron en 1999 como la primera Reina del Sol Gay, en el concurso de belleza que organiza el boliche Rapsodia. La coronación fue la portada de Diario de Cuyo. 

Como no era nada fácil encontrar una salida laboral, Ivonne decidió abrirse una peluquería en la villa cabecera. Sin querer, el emprendimiento fue clave en su vida política. "Conozco a todo el mundo, fue crucial haber tenido una peluquería para mi carrera política porque me permitió escuchar todo tipo de realidades”, dijo. 

Su largo cabello negro es uno de sus atributos y en la pelu no pasa desapercibido. Ivonne sabe que es dueña de un cabello increíble y entre risas, contó que uno de los mayores secretos para mantenerlo así es no "cuidárselo demasiado”. Esa sonrisa con la que comparte secretos de belleza es la misma con la que recibe a los vecinos en su oficina municipal. 

Ivonne es muy emprendedora y tiempo atrás abrió una panadería. Está ubicada al ingreso del departamento y vende muchísimo: desde masas finas, tortas hasta variedades de pan.  Trabajan en el local tres personas, que dependen del negocio. 

La vinculación de Ivonne con la política arrancó hace 15 años. La primera persona en encender la chispa de la militancia fue su mamá. A diferencia de su madre, una eterna afiliada al radicalismo y funcionaria durante la intendencia de Fátima Uzair, todo el trabajo partidario lo hizo en Producción y Trabajo. A la hora de explicar por qué se inclinó por el espacio basualdista, la joven dijo: "Siempre me gustó el partido de Basualdo porque es un término medio entre el Frente para la Victoria y la derecha. Brega por los derechos de los trabajadores y a su vez, es un partido con gente práctica y gestora”. 

Desde que el actual intendente Gustavo Núñez anunció su candidatura, Ivonne se involucró a full. Según contó, la figura de Núñez la compró por su humildad y por su historia de vida. Aunque en apariencia las historias del intendente y de Ivonne no se parecen, para ella tienen una conexión que tiene que ver con la fortaleza asumida para sobreponerse a todas las pruebas con optimismo y ánimo de superación. 

El trabajo de Ivonne fue tan grande a favor del ahora funcionario que apenas Núñez obtuvo la intendencia, le ofreció el cargo de subsecretaria de Cultura. Ella aceptó sin dudarlo y ahora piensa en forma continua en la generación  de proyectos inclusivos. 

En la municipalidad Ivonne tiene una oficina propia, donde atiende todas las inquietudes de los vecinos. A pesar de que se aboca al armado de proyectos culturales, Ivonne intenta responder las consultas de todos los que van al palacio municipal. 

En el municipio no se siente discriminada por nadie y aseguró que si alguna vez ha sido objeto de alguna burla, no se dio cuenta porque es inmune a ese tipo de ataques. 

Además de su trabajo, es una gran deportista. Practicó natación y salió dos veces campeona departamental. También fue bailarina de comparsa y conoce sobre murgas y manifestaciones populares similares. 

La rutina de Ivonne es muy agitada. Por las mañanas trabaja en la Municipalidad y por las tardes, en la peluquería y se hace un tiempo para supervisar las necesidades de la panadería. Los fines de semana intenta descansar. Uno de los mayores placeres es quedarse en la cama los domingos en la tarde y hacer zapping todo el día. 

No tiene novio, pero sueña con tener una familia. Está confiada que va a poder lograr esa meta. Quiere adoptar. "Es uno de mis grandes anhelos, en algún momento se va a dar, no es imposible”, reveló. Con esa actitud positiva Ivonne encaró todas las pruebas que tuvo a lo largo de sus 35 años y de la misma manera, buscará cumplir con las demandas de los vecinos. Ahora se debe a ellos, ahora Ivonne es de la gente. 

Galería de fotos

Comentarios