Un testimonio para escuchar

El asombroso relato de Escobar y la duda que deja picando: ¿vuelve?

El ex gobernador estuvo en TV después de mucho tiempo. Dejó una fuerte confesión sobre su relación con Scioli y dejó frases para ir atando: “no me fui de ningún lado”. Parecidos y diferencia con Gioja. Por Sebastián Saharrea.
lunes, 20 de julio de 2015 · 06:54
Por Sebastián Saharrea
 
Siempre la experiencia vale, cualquiera sea la opinión y la parábola del interlocutor. Y él es el único gobernador de la democracia que hoy se puede escuchar no sólo como archivo de la memoria, de anecdotario y recuerdos jugosos, sino para reflexionar sobre el punto de vista de quien tuvo el poder en sus manos. En San Juan, la mayoría de los gobernadores surgidos del voto popular ya fallecieron (Leopoldo Bravo, Jorge Ruiz Aguilar, Juan Carlos Rojas, Alfredo Avelín, Wbaldino Acosta), otro padece una enfermedad que limita su apariciones públicas (Carlos Gómez Centurión). Jorge Escobar queda entonces en solitario entre las voces a poner el oído.

Rompió el silencio después de mucho tiempo en el programa 13 de miércoles (conducido por Daniel Tejada en Canal 13) y dejó no sólo un punzante recuerdo de sus años al frente del Ejecutivo con datos de los que hasta ahora poco se conocía, sino una hilera de punzantes frases que no hacen más que sugerir la idea de una reaparición. ¿Hasta dónde eso será real, o apenas un amague a tono con los tiempos políticos? Leer para entender.

Si los 90 están de vuelta o no, será una idea sobre la que sobrevuela todo el tiempo la entrevista con Jorge Escobar. Protagonista excluyente él de aquellos años políticos convulsionados, la reaparición del ex gobernador para contar sus conexiones con el esquema que se arma puertas adentro del PJ no hace más que llenar ese futuro con insinuaciones.

Será cuestión de atar cabos. Lo que contó Escobar es que tiene muy buena sintonía con Daniel Scioli desde los tiempos en que el sanjuanino fue designado como interventor del PJ porteño, allá por mediados de los 90, cuando él había quedado momentáneamente alejado del Ejecutivo sanjuanino destitución mediante, y en la Capital Federal comenzaba a hacer sus primeros palotes un joven y mediático hijo de empresarios del rubro electrodomésticos.

Ese joven, nada menos que Daniel Scioli, creció y se convirtió hoy en el principal candidato a la presidencia de la Nación, albergando en su bodega los respaldos no sólo de aquel PJ que lo vio nacer sino el kirchnerismo que le permitió desarrollarse. Fue diputado nacional justamente por el distrito intervenido, Capital, donde el PJ nunca pudo hacer pie como puede atestiguar Mariano Recalde.

Allí fue cuando tuvo contacto con Escobar, según el testimonio del ex gobernador sanjuanino la semana pasada en Canal 13. Relató Escobar que fue él quien lo alentó a mantenerse firme en las arenas movedizas de la política, que desmotivaban a Scioli. La historia es conocida de lo que ocurrió un tiempo después: Scioli fue el primer vicepresidente del kirchnerismo, acompañando a Néstor. Lo que no es conocido y reveló Escobar recién ahora es que en un encuentro entre ambos, Scioli le dijo a un interlocutor en esa charla que "yo soy vicepresidente gracias a él”, señalando al sanjuanino y en relación a aquel respaldo en un momento clave de su carrera política. Cuenta Escobar que, rápido de reflejos, le contestó, obviamente en formato de humorada: "No digas eso porque yo alguna vez te lo voy a cobrar”.

Las vueltas de la vida harán que, si es que Scioli fue vicepresidente gracias al apoyo de Escobar, también lo sea si es presidente, para lo que está bien encaminado. Allí tendrá oportunidad el sanjuanino para cobrárselo, y es sugerente repasar su última frase en la entrevista con Daniel Tejada para encontrar alguna pista.

Venía repasando la parábola política de José Luis Gioja y su futuro luego de declinar la posibilidad de una nueva reelección. Habló de su relación con el actual gobernador cuando el mandatario era él, y Gioja un fuerte dirigente de base, diputado nacional y luego senador. Recordó las reuniones de los sábados entre 6 o 7 dirigentes que eran una especie de plana mayor, y allí estaba Gioja: "Con el que más peleaba era con él, pero en el buen sentido porque a mí me gustaba saber lo que pensaba a fondo”, contó.

Dijo entonces que, en su opinión, el retiro de Gioja no lo será del todo. "Él no va a hacer como yo, que me fui de la política y me dediqué al sector privado”, dijo. Y allí dejó una frase que cierra el círculo abierto apenas un par de minutos antes contando su relación con Scioli: "Pero ojo que yo no me fui de ningún lado”.