Sin confrontaciones, pasó el primer debate presidencial

Un resumen de lo que fue el primer debate presidencial de la historia, organizado por la ONG Argentina debate y que se realizó en la Facultad de Derecho de la UBA con la presencia de cinco de los seis candidatos. No fue Daniel Scioli. Propuestas y pocas chicanas.
domingo, 04 de octubre de 2015 · 21:03
Con más coincidencias que divergencias arrancó el primer debate de la historia entre candidatos presidenciales argentinos. El escenario meticulosamente diseñado, permitió que los aspirantes a la Presidencia lucieran ante un atril vacío del ausente Daniel Scioli, hacia quien varios de los presentes dirigieron muchas de sus preguntas, que resultaron retóricas aunque no agresivas.

Desarrollo económico

 Empezó con potencia en un bloque destinado a hablar del desarrollo económico y que, debido a la importancia del tema, solo alcanzó para enunciar temas y el explicarlos muy poco. Se impuso la imagen del atril vacío del ausente Daniel Scioli. Mauricio Macri se mostró contundente con una primera propuesta, a la vez que enunció qué le hubiera preguntado a Scioli. Le siguió en ese camino Margarita Stolbizer. 

No sucedió lo mismo con Adolfo Rodríguez Saá, el único que ya fue presidente de la Nación, que se mostró lento. Sergio Massa se mostró "amigable" en el arranque con Stolbizer y luego ese rol lo cumplió Macri con Massa: "Creo que compartimos la preocupación por los jubilados". Fue Massa el primero en echar mano a otro nombre para reforzar la imagen propia y fue al mencionar a Roberto Lavagna. Con él, buscó mostrarse equidistante del gobierno y de la oposición, en el medio. Nicolás del Caño en cada intervención que hizo usó el latiguillo del "pueblo trabajador" y sonó igual a sus spots de televisión.

Educación y niñez

Al hablar de educación y niñez, Stolbizer pidió un "gran pacto" y dijo convocarlo no solo como política, sino "como madre". Pidió "mejor formación docente" y "mejor calidad educativa". Nicolás del Caño insistió en hablar de Mendoza y vinculó al sector de la única candidata mujer con los partidos del "ajuste". El aspirante trotskista diagnosticó a la escuela pública como "en emergencia" y culpó a los "parches a las políticas neoliberales de los 90" en el país: propuso más cargos docentes y jornada extendida en todas las escuelas. Pidió "mirar a Cuba" e insistió con ello al ser indagado por Macri. Se puso complejo en la respuesta al porteño cuando pretendió diferenciarse del "modelo político vigente" en la isla pero defendiendo "sus logros". Rodríguez Saá pidió virar hacia "la escuela digital" y pensó en los niños que "no estudian ni trabajan", a la vez que pidió mirar hacia su provincia, San Luis. 

En tanto, Massa teorizó sobre la importancia del conocimiento: "Mientras más tengamos, más rico va a ser nuestro país en el futuro". Prometió invertir "9 mil millones de dólares en centros de desarrollo infantil". No hubo muchas diferencias entre los candidatos al hablar de educación. Sí, al referirse a políticas de infancia. Macri fue el primero en valorar a "nuestros docentes", aunque no dijo cómo. Rodríguez Saá apeló al golpe bajo social con su pregunta al jefe de Gobierno porteño sobre los institutos de internación de niños. "Adolfo, pienso igual que vos", lo neutralizó Macri". 

Seguridad y derechos humanos

Nicolás Del Caño criticó una inseguridad en la que hoy están involucradas las fuerzas policiales y, en materia de derechos humanos, fue el primero en lanzar una acusación: fue contra Mauricio Macri, de quien recordó que está procesado por escuchas ilegales. Massa le preguntó si su fuerza está dispuesta a acordar sobre la prohibición de protestas y piquetes, y recibió un no extensamente justificado por parte del diputado nacional mendocino. "La propuesta de Massa de sacar el ejército a los barrios pobres es irresponsable", ataco el trotskista. Y pegó: "Los narcos están en Nordelta".

Rodríguez Saá no dijo nada nuevo. Solo dijo que "cada uno irá a cumplir su tarea" en una enumeración lógica de jurisdicciones de cada fuerza. Dijo varias veces la palabra "flagelo" al hablar de inseguridad. Y anunció la creación de un organismo "altamente capacitado y remunerado" para combatir el narcotráfico. Al hablar de derechos humanos se centró en el trabajo y la vivienda. Mientras que se negó a anunciar a su ministro de Seguridad, dijo que mira con interés la experiencia de Uruguay sobre drogas.

Massa insistió con su propuesta efectista: convocar a las Fuerzas Armadas. Pero morigeró el impacto que sí tiene su spot: aclaró que a los barrios de Rosario mandaría a las fuerzas armadas a realizar "apoyo logístico", pero a las fronteras a controlar el narcotráfico. Dijo que Santiago Cantón será su responsable en DDHH. Presentó su "Banco de Tierras" y habló de 2.400.000 lotes para urbanizar en todo el país. "Scioli nos faltó el respeto a todos no viniendo. Su silencio es una burla a la sociedad", dijo, y pidió que los segundos que él iba a utilizar quedaran en silencio.

Macri coincidió con Rodríguez Saá en que convocará a todos los gobernadores para abordar el crimen organizado. Igual que Massa, dijo que creará una agencia nacional especializada en la lucha contra el narcotráfico. Promete "paco cero en cinco años" y evaluó que hoy "crece a razón de 6 cocinas de paco por día" en el país.

Por su parte, Stolbizer, contundente, planteó "una perspectiva sobre el delito: no mirarlo desde el delincuente sino desde las víctimas". "Así vamos erradicar las causas para que el delito ocurra: no vamos a tener seguridad hasta que erradiquemos la corrupción", subrayó y apuntó a la relación de agencias del Estado con el delito. "El problema no lo tenemos en las fronteras sino aquí cerca", definió.

En definitiva, ninguno mencionó nombres para el área Seguridad. En ese punto, fueron imprecisos y la falta de tiempo jugó en contra de las propuestas específicas.

Fortalecimiento democrático

El moderador Luis Novaresio pidió definicones claras: ¿seguir o no con el actual sistema electoral? ¿Adhieren a una justicia referenciada en Carlos Fayt o en Raúl Zaffaroni? Rodríguez Saá solo dijo que "boleta sábana, no" y divagó en torno a lo que sucede en el conurbano bonaerense. "Yo tengo tomada posición: ninguno de nosotros ni tampoco el ausente va a tener dos tercios para designar a los miembros de la Corte. Hay que hacer un acuerdo patriótico a la luz del día para elegir para los dos cargos vacantes a las mejores personas", dijo, sin responder con nombres propios.

Massa pidió "autonomía financiera" para la Corte. "Autarquía es independencia económica del Poder Judicial". Habló en contra de "la justicia militante" y de encarar tareas de "credibilidad institucional". Seguidamente, pidió "juicio de residencia" y "apropiación de los bienes" de los delincuentes. Tomó una propuesta de Julio Cobos: "Un 'nunca más' de la corrupción". Rellenó el tiempo con frases anticorrupción.

Trató de mentiroso a Nicolás del Caño, quien le facturó que "solo fue a cinco sesiones". "No se trata solo de declarar de interés popular la fiesta de la mermelada ir al Congreso", le respondió y contó su trabajo en torno a nuevos códigos legales.

A su turno, Mauricio Macri habló de calidad institucional: "Creo en el diálogo y en la libertad de expresión" e intentó diferenciarse, con ello, del gobierno nacional. Pidió "elecciones unificadas el mismo día" y tildó de "papelón" lo ocurrido con tantas elecciones este año. "Hay que terminar con los feudos", lanzó como consideración política osada contra gobiernos provinciales de familias, grupos o partidos. "El Estado es un aguantadero de La Cámpora y la Política", dijo Macri.

Un punto álgido entre Macri y Massa fue por una pregunta soez en torno a quiénes ganan las obras nacionales, entre quienes se encontrarían familiares del jefe de Gobierno porteño. "Te podrías haber ahorrado la chicana inicial, Sergio".

"La democracia -sostuvo Stolbizer- no es solamente votar de vez en cuando". Pidió "una justicia que garantice el acceso a los derechos sobre todo a las personas a las que se le han vulnerado". Pidió que se garantice "la no impunidad". "Si se cumpliera la Constitución tendríamos mucha más democracia", enunció. Y subrayó: "Me resulta muy difícil hablarle a un fantasma que se esconde detrás de un atril", en referencia a Daniel Scioli.

Por su parte, Nicolás del Caño abundó en su reiterada propuesta de que se vote a los jueces e insistió en que sus legisladores "cobran lo mismo que una maestra". Stolbizer lo dejó en "off side" cuando le preguntó si su propuesta de "erradicar las mafias" incluye hacerlo "prescindiendo de la justicia". Divagó para responder e insistió con la idea de que "los jueces sean electos por el pueblo".

Fuente: MDZ Online 

Comentarios