POLÍTICA

De Massa a Basualdo: el elogio con doble interpretación y un secreto

El presidencial dijo que el sanjuanino será su ministro de la Producción, si gana. Pero Roberto es candidato a gobernador y no marcha mal. ¿A favor o en contra? El senador lo tomó bien, pero tiene otro plan. Por Sebastián Saharrea.
domingo, 11 de octubre de 2015 · 11:06
Pocas veces visto resulta hacer planes públicos, en plena campaña, sobre una eventual derrota. Es decir, que algún candidato se plante ante un micrófono y haga planes en voz alta por si pierde. Siempre, hasta en los casos de victorias más remotas, el manual ordena pensar en positivo, en el triunfo, y más si depende en parte de la convicción que pueda proyectar al auditorio.
 
No fue eso exactamente lo que hizo Sergio Massa, pero su gesto tuvo alguna dosis. No una sino dos veces, la última en la visita reciente de la semana que pasó y la primera por Radio Sarmiento, el postulante a la presidencia repitió que quiere a Roberto Basualdo sentado en uno de los ministerios más importante de la futura gestión: la de Producción. Nítidamente un elogio y un reconocimiento a la trayectoria del senador sanjuanino, pero resulta que Basualdo es también postulante a gobernador en la provincia y cualquier plan de proyección nacional requiere irremediablemente de su derrota. 
 
A no ser que alguien imagine que podría saltar al sillón del gabinete aún ganado, toda una locura que de todos modos tiene antecedentes: Carlos Ruckauf dejó su cargo como gobernador de Bs. As. para saltar a ser canciller de Duhalde en 2002, en medio de un país en llamas y como un "aporte”.
La sorpresa no es que Massa haga planes con Basualdo como funcionario clave, sino que los haga público cuando el sanjuanino pulsea por la gobernación. Es que cabe la interpretación de que, aún con un evidente gesto de respaldo, no le está transmitiendo demasiada confianza para el principal desafío de Basualdo por estos días: entrar en la conversación por la sucesión de Gioja.
 
Y no se trata, precisamente, de descontar que no podrá hacerlo. Por el contrario: Basualdo fue el postulante opositor más votado en las Paso con el 25% de los sufragios, muy por encima del macrista Turcumán, pero también alejado del postulante oficialista Sergio Uñac. No la tiene fácil, queda claro, tampoco resulta imposible que diera la sorpresa. 
Su poder de tracción no se discute en el universo opositor, tampoco a nivel nacional: consiguió que Sergio Massa ocupara en San Juan el segundo lugar entre los más votados para presidente, privilegio que apenas tuvo en cuatro provincias. Y eso le dio al sanjuanino aún más relieve en el escenario massista.
 
A fuerza de especulaciones, y sin presunción de ninguna certeza, aparece más posible que Massa llegue a presidente que Basualdo a gobernador. El tablero real del tigrense lo muestra más alejado que Basualdo en la provincia: está tercero, mientras el senador está segundo en San Juan. Pero Massa se juega todo a doblegar a quien aparece segundo, Mauricio Macri, y de ese modo ingresar en un ballotage frente a frente con Scioli. Y en ese escenario, todos los encuestadores sostienen que el de Tigre tiene más chances de doblegar a Scioli que el jefe porteño. El secreto para ellos entonces es a qué distancia figura Massa de Macri y cómo descontarla.
 
Ante ese horizonte, la pregunta sería: ¿le sirve a Roberto que Massa lo postule como su ministro en plena carrera a la gobernación? Es un elogio sí, que habla de su valoración y aprecio, pero Roberto  que no se repita demasiado. Incluso en la última, esta semana, Basualdo se plantó en público sosteniendo que "yo soy candidato a gobernador”.
¿Y que dice por lo bajo Roberto sobre la chance de integrar el equipo massista y que el presidencial lo pronuncie sin filtro? Varias cosas: que es una gran valoración de los recursos humanos de San Juan porque también dijo que tendrá un ministro de minería sanjuanino, y que personalmente hablan mucho de temas productivos, por lo que le parece un gesto generoso.
 
Que no le preocupa que lo diga en público, no le genera un efecto inverso a su campaña provincial y, lo más importante, que si se llegara a producir que él pierda en la provincia y Massa sea presidente, tiene otros planes. ¿Rechazaría ser ministro de la producción? Rechazar no sería la palabra, sí buscar lo más conveniente.
Roberto piensa que si Massa es presidente, donde más sería útil es donde está: en el Senado. Es que el Frente Renovador hoy tiene un solo senador, es decir él mismo. Y los que pueden ganar serían apenas dos o tres más. Franca minoría en una cámara que el Presidente necesita y en la que estaría en clara desventaja. Si él renuncia y se va, lo reemplazaría Susana Laciar. Si Massa gana, hará falta en la Cámara Alta alguien que arme alianzas políticas y Roberto ya lleva dos períodos, conoce los rincones y –entienden- sería el lugar donde hará el mejor aporte a la causa.

8
2

Comentarios