Denuncia por abuso sexual

Los tiempos judiciales pueden ser muy largos para Saavedra

El juez que interviene en la causa dijo que el funcionario giojista está supeditado a lo que demoren los estudios psicológicos de la denunciante que comenzaron esta semana. Mientras tanto, el Ministro de Minería seguirá de licencia por tiempo indeterminado hasta que la Justicia resuelva, pueden ser días o meses. Por Viviana Pastor.
domingo, 29 de abril de 2012 · 10:27

Por Viviana Pastor
vivipastor@tiempodesanjuan.com

Desde el Tercer Juzgado de Instrucción, el juez Mario Guillermo Adarvez ordenó por estos días las pericias psicológicas a María Laura Montaña, las que ayudarán a determinar si fue abusada sexualmente por el ministro de Minería, Felipe Saavedra, hoy con licencia por tiempo indeterminado a raíz de este suceso.

Pero ¿cuánto tiempo puede pasar hasta que la Justicia se expida? El magistrado dijo a Tiempo de San Juan que no lo sabe, pero pueden pasar días, semanas o incluso meses si se presentara algún contratiempo en el proceso Por ejemplo, que la damnificada sufra algún shock  y se deban suspender las entrevistas de los psicólogos, o que ingresen nuevas pruebas que el juzgado deba analizar.

El pasado viernes 13 de abril, María Laura Montaña, de 26 años que trabajaba como auxiliar contratada en el Ministerio de Minería, fue llamada al despacho del Ministro y allí fue cuando él la habría tomado de la cintura y besado. El miércoles 18 el hecho se hizo público y Saavedra viajó a Chile. El lunes 23, el ministro de Gobierno, Adrián Cuevas, informaba que el Gobernador había firmado la licencia anual reglamentaria para Saavedra, quien no volverá a ocuparlo hasta que la Justicia dictamine.

Los tiempos judiciales no son un dato menor, ya que el imputado es la cabeza visible de uno de los ministerios más importantes del gobernador José Luis Gioja. Por eso, el mandatario firmó el viernes 20 la licencia del funcionario acusado “para que no ejerza la función y se ponga a disposición de la Justicia”, según dijo a la prensa el Ministro de Gobierno, quien quedó a cargo de la cartera de Minería. Mientras tanto, hay varios que se están probando el saco -ver página 5-.

“No sé cuánto tiempo tomará el proceso, depende del tiempo que se tomen las psicólogas, no es matemático. Yo no les puedo decir que quiero el informe en 48 horas porque sería ir en contra de la ciencia de la Psicología, sería una imprudencia en relación a las técnicas. Las entrevistas pueden llevar 2 o 3 días o 15, 20 días depende. A veces si la persona esta shoqueda hay que darle un tiempo”, señaló el juez.

El magistrado explicó que el examen psicológico, ya ordenado, no se hace en el juzgado sino donde consideran conveniente los profesionales de la Secretaría Social de la Corte, el mismo equipo que interviene en todos los delitos de contenido sexual, que siguen el mismo protocolo de trabajo. “Existen técnicas por parte de los psicólogos para determinar los signos de acometimiento sexual, luego vemos otras pautas que me pueden informar sobre cuál es la situación de la mujer”, dijo Adarvez.

Una vez que estén los resultados de esos estudios, y dependiendo de los resultados, el juez  determinará si llama a declaración indagatoria a Saavedra. “Para llegar a esa instancia tengo que esperar qué me dicen las pruebas, si de ellas concluyo que es necesario citar a indagatoria al acusado, lo traeré; podría surgir que no es necesario, eso me lo dirá el contenido de los informes”, señaló.

Si se llega a la instancia de la indagatoria, Saavedra deberá declarar ante el juez con su abogado defensor y también puede estar presente el fiscal, Carlos Rodríguez. Después de la indagatoria, Adarvez tiene unos 10 días para resolver, pero como en todos los casos es un plazo estimativo que a veces puede ser mayor. “Ese plazo no es matemático, por ahí ofrece pruebas el imputado y nos lleva más tiempo analizar y pasan más de 10 días”, señaló.

¿Cómo se maneja un juez cuando hay una denuncia que enfrenta la palabra de una persona con la de otra? “En los hechos de contenido sexual rara vez hay un testigo, porque cualquier persona que va a cometer un delito no quiere ser visto, imagínese éste donde está expuesto el cuerpo. Acá tienen gran peso los estudios psicológicos, entre otros elementos que pueden ser exámenes médicos, testigos indirectos, comportamientos pre y post. Todo se analiza, no es sólo el informe psicológico. Todos los delitos con contenido sexual tienen el inconveniente por el cual se llega a la conclusión primera de palabra contra palabra y sucede lejos del alcance sensorial de cualquiera”, dijo Adarvez.

Silencio

Sobre los detalles del hecho contado por la denunciante y su nombre, el Juez prefirió no hablar, y explicó que, al igual que todas las causas, está bajo secreto de sumario.

“No es prudente hablar. Estamos preservando a la mujer del embate que significa la mediatización, en este caso por quién es el denunciado, imagínese. Tengo entendido que el día miércoles cuando ella se disponía para ir a trabajar, le comunicaron que la prensa la estaba esperando y no fue a trabajar porque no quiere prensa, quiere preservarse”, señaló Adarvez.

Sin embargo, manifestó que lo que han publicado los medios de comunicación es, en términos generales, lo que denunció la joven durante su declaración testimonial en este juzgado. “Si nos guiamos por lo que está publicado, no puedo decirle que es mentira, no sé por dónde se filtró, sí le puedo decir que no salió de este juzgado. Hay otras cosas en las que no puedo ahondar”, aseguró el Juez, quien apuntó que la denunciante no se presentó con abogado.

Delito común

El Juez dijo que este tipo de delitos son comunes en la provincia. Para el abuso sexual hay tres categorías: abuso sexual, gravemente ultrajante y violación, con agravantes para cada una de estas situaciones. El primero es el más frecuente de todos.

Adarvez explicó que siempre se discutió si el sexo oral al que es obligada una persona, como sujeto activo o pasivo, es un acceso carnal. Algunos sostenían que sí, otros que no, pero decían que era mucho más grave que un tocamiento. Entonces se reformó y se incluyó la figura intermedia y tuvo cabida la gravedad ultrajante. “Son frecuentes los abusos primeros, los tocamientos o algunos besos sorpresivos que entran en la primera franja. Estos son más frecuentes que los más graves, pero el índice es alto. Cifras no tengo, pero son altos para algo que no debiera ser”, destacó el magistrado.

Señaló que estos abusos se dan en cualquier ámbito, en relaciones de trabajo son escasos y se da mucho en relaciones de familia, incluso entre matrimonios. “Llevo 13 años como magistrado y por relaciones de trabajo en relación a esto es ínfima, no importante”, dijo. Y agregó que no recuerda otra denuncia de abuso de un funcionario del rango de Saavedra.

Comentarios