nacionalización de YPF: analisis

Daniel Bosque: una ópera hiperKA y el diluvio que viene

El director del medio especializado en energía ENERNEWS, Daniel Bosque, analiza la nacionalización de YPF.
martes, 17 de abril de 2012 · 11:55

Anoche diluvió en Buenos Aires, como si la naturaleza hubiera querido lavar el escenario de tanta pasión e impacto de la víspera. Pero esa puede ser una lectura poética, borgiana, porque a decenas de funcionarios y flamantes directivos de YPF, la lluvia otoñal les habrá disparado otra inquietud: ¿Cómo será este invierno, que presagian corto pero crudo, para la matriz energética argentina que ahora es soberana?.

Martín Buzzi, anoche en C5N, lo dijo tan impecablemente como estaba vestido: “Tenemos que gastar cuatro, cuatro y cuatro (US$ 4.000 millones) en los próximos tres años” para recuperar el autoabastecimiento, que hoy volvió a ser un mito criollo. El mandatario chubutense, que fue ariete en el acoso a YPF, dice que pagarle a la ofendida y defenestrada Repsol “costará otros cuatro”. Muy sencillo, sostienen públicamente, en las provincias y en la Nación K, aunque por lo bajo muchos confiesan su preocupación.

Algunos dicen cosas a los micrófonos. “No sé de donde saldrá el dinero, pero confío en la presidente que no es improvisada”, dijo al salir de la Casa Rosada el gobernador Daniel Peralta. Improvisación, justo lo que decían anoche los conmocionados popes del PP español a sus mandantes, a los que prometieron puniciones todavía desconocidas contra la Argentina.

Cristina Kirchner habló ayer, con la acostumbrada claque juvenil que tanto eriza a los hombres de negocios de aquí y de afuera, como si recién llegara al gobierno. Y a medida que avanzó la locutora primero y su mensaje después, la sorpresa inundó. ¿Cómo, Eskenazi se queda y los gallegos se van?, llovían los sms y los twitt. ¿Cómo, De Vido y Kicilloff, interventores de YPF?. En la puesta en escena kirchnerista no faltó el suspenso, la emoción, el golpe final. El guión perfecto de esta nueva ópera nacionalista, interpretada y aplaudida por muchos de los que en los ’90 interpretaron y aplaudieron el insólito trasvase de la renta petrolera a una petrolera eficaz en downstream pero de mitad de tabla.

La fallecida periodista especializada Ana Ale me sorprendió un lunes de mitad de los ’90 “¿qué sabés de la venta de YPF a Repsol?” “¿quién te lo dijo?” “Santiago Soldati”. Se iniciaba entonces otro de los zig zags de aperturas y cerrazones la historia petrolera argentina. Esta última Z todo estuvo mal. Las reservas cayeron de 19 a cinco años, precios y tarifas cayeron bajo la política, el país cayó fuerte y luego creció fuerte encorsetado por el fantasma energético.


El presidente de Dow advirtió anteayer en La Nación: Necesitamos que nos garanticen el gas. Eso piden todos, y también el gasoil, sobre cuya escasez Cristina dio ayer una explicación para la tribuna. “YPF privilegió las naftas Premium al gasoil para la producción y eso lo terminamos pagando todos”. Entre los que escuchaban estaba Daniel Cameron, que en los últimos 24 meses paseó power points optimistas por los foros energéticos. Ninguno decía reconocía lo que para el ciudadano de a pie ya era evidencia: la energía en la Argentina estaba pasando de obsesión a calvario.

“Ahora está todo bien y se viene una era inédita en el petróleo argentino. Es la primera vez que la Nación nos reconoce el rol fundamental que tenemos las provincias”, dijo también el hiperká Buzzi. Inédita también, según los que saben, es la oportunidad que se abre para empresas y empresarios petroleros que serán los obligados partners de las áreas revertidas y de otras por venir. Por el momento, hay que pasar el invierno parece ser la 21º y prioritaria entre las Verdades Peronistas.

Más difícil que quitar es administrar e invertir. Y el desafío recién empieza. “Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar”, decía Juan Domingo Perón, fundador del partido que hace casi dos décadas privatizó YPF, y que hoy la misma fuerza política recuperó, en tiempos de pozos secos, con cero autocrítica, como corresponde.

* Director de EnerNews y Mining Press

Comentarios