el análisis del día

Te doy, no te doy

Los municipios esperan la ayuda, que aun no llega, para pasar a planta permanente a sus contratados. Se aprobaron dineros, pero con otros fines.
jueves, 03 de noviembre de 2011 · 19:56

Por Miriam Walter
mwalter@tiempodesanjuan.com

Sin protesto en el recinto y en tiempo récord, sobre tablas, los diputados aprobaron hoy una ayuda de 2 millones de pesos para que los municipios puedan pagarle a sus empleados aumentos en las asignaciones familiares, imitando lo que practicó la provincia hace unos meses para la administración pública provincial. Un buen gesto para los trabajadores post elecciones que cae bien entre los intendentes, siempre declarándose faltos de fondos para aplicar medidas que implican desembolsos de dinero importantes, y pequeños también.

Pero con el proyecto de los 2 millones no entró ningún otro auxilio, cuando en los municipios se oyen reclamos para que el gobernador Gioja les dé una mano financiera con otra medida de alto impacto que impulsa la provincia para sus obreros por estos días: el pase a planta permanente de los contratados, cuyo proyecto de ley ¿casualmente? entró con el de los 2 millones esta semana a la Legislatura.

Cuando explicó el pase a planta la semana pasada, el ministro de Hacienda se encargó de resaltar que no está prevista ninguna ayuda para los municipios. "Nosotros no manejamos esos contratos, ¿por qué entonces tenemos que ayudar a pagar el pase a planta?", se justificó el funcionario de los números giojista, quien informó que el gasto mensual para el pase de unos 4.700 contratados de la provincia le costará al Estado unos 12 millones de pesos más al mes.

En las comunas están sorprendidos y expectantes, esperando la decisión política de Gioja, y con los sindicalistas asumiendo que habrá novedades para los municipales también, sin importar de qué billetera salgan los recursos. Los caciques departamentales leen que el gobernador siempre que tomó medidas de alta sensibilidad y rédito político, asistió a los intendentes y no los puso en aprietos con sus sectores de presión. Ruegan que esta no sea la excepción.

Comentarios