entrevista

Pontaquarto: ”Quiero que la Justicia me condene por las coimas en el Senado"

Tras superar un intento de suicidio, un divorcio y la pérdida de trabajo, espera ansioso que empiece el juicio oral.
domingo, 27 de noviembre de 2011 · 14:53



 


Mario Pontaquarto se saca la gorra cubana con una estrella de cinco puntas y se dispone para la entrevista. Pasaron 7 años desde que confesó haber distribuido, como secretario parlamentario del bloque de senadores de la UCR, 4,3 millones de dólares de la SIDE entre senadores peronistas. Durante ese lapso se quedó sin trabajo, se divorció, intentó suicidarse y ahora dice que sólo tendrá la conciencia tranquila si la Justicia lo condena.

En un país en que hay 750 causas por corrupción impunes, ¿admite ser culpable de haber transportado sobornos para senadores del PJ?

Yo tuve participación directa en la operación. Fui elegido para llevar el dinero a quien se me ordenara. Si yo no soy condenado en este juicio voy a ser un mentiroso y si soy condenado, un delincuente. Así que ni De la Rúa, ni (Alberto) Flamarique, ni (Fernando) De Santibañez están en las condiciones que estoy yo. Nunca dejé de colaborar con la Justicia.

En recientes declaraciones y en su libro “Operación política-la causa del senado”, De la Rúa dijo que en la causa solo “hay rumores sin pruebas” ...

Yo era el “puente de plata” entre la conducción del bloque de senadores radical y peronista. La prueba contundente es que los celulares de los senadores Tell y Alasino, el mío, el de De Santibañes y el de Flamarique estuvieron el mediodía del 30 de marzo del 2000, tal como declaré, en la celda correspondiente a la zona de la Casa de Gobierno. Y hubo 15 llamadas de Santibañez durante la negociación. Además, de mi ingreso a la Casa de Gobierno y a la SIDE. Aquí fui hasta la bóveda y Gladis Mota -secretaria de Santibañes- me ayudó con las dos valijas con el dinero.

En todos estos años, ¿la Justicia le dio contención como arrepentido de un caso de corrupción?

No, no tuve contención laboral, psicológica ni familiar. Solo me dio una custodia policial. Por eso me da escalofrío cuando dicen que yo quiero impedir el juicio después de todo lo que sufrí. Caí en una depresión que me llevó a un intento de suicidio porque no soportaba más que la Justicia no resolviera absolutamente nada. Todo esto agravado porque soy insulinodependiente. Y la falta de trabajo. No podía ayudar a mis hijos ni siquiera en su educación y no me sentía una persona útil. El juez Rafecas, cuando tomó la causa, y el fiscal Delgado, más mis abogados impidieron que me desmoronara. Soy el único que se autoincriminó porque Sarlenga ...

El ex interventor de Fabricaciones Militares fundamentalmente incriminó a otros ...

Sí usted conoce muy bien el caso. Cuando yo me autoincriminé reuní a mis esposa y mis hijos y les dije que se quedaran tranquilos que todo terminaba en 6 meses porque yo contaba todo porque participé del delito ... Pero acá estamos ya pasaron 7 años ...

¿Cómo se siente el hombre que pasó de ser un poderoso secretario parlamentario a un simple encargado de un restaurante cubano?

(Sonríe) Mi siento mucho mejor. Es como si me hubiese sacado años. Ahora soy útil y mi actual mujer y mis hijos están tranquilos. Además, tengo una obra social que me ayuda con mi diabetes. Mis compañeros de trabajo -la mayoría son cubanos- me quieren y hasta los proveedores ...

Se preguntaban si usted era el famoso arrepentido ...

Sí ahora me apoyan. Hasta la gente del complejo La Plaza vino a apoyarme y muchos me dijeron que se sentían orgullosos de que yo hubiese denunciado a la corrupción.

Le digo tres palabras para tres respuestas muy breves: Genoud.

(Se emociona) Fue un amigo. Siento mucho dolor. No puedo hablar de eso ... Tomó la terrible decisión de quitarse la vida. Todos dicen que no tuvo nada que ver con esto.

Corporación política...

Es lo que me llevo a mi a hacer lo que hice.

Buchón...

Salí de la corporación como un buchón. Que me lo digan ellos no me afecta. Yo no buchonié a nadie. No salvé a unos y condené a otros. La Justicia probó que cobraron cinco pero cobraron todos excepto los que votaron en contra: Maya, Barizat, Villaverde, Cafiero y Alberto Rodríguez Saá.

(Clarín)

Comentarios