El análisis del día

Tortura y papel tissue

Hoy se escuchó un testimonio único en San Juan, enterate por qué quedará para la historia.
martes, 15 de noviembre de 2011 · 21:58
Por Miriam Walter
mwalter@tiempodesanjuan.com


"¿Quiere decir algo más?". El presidente del tribunal interrogó a la mujer, que sentada en el banquillo de las víctimas, relató durante casi 3 horas los tormentos que sufrieron su abuelo y dos de sus hermanos durante la dictadura.

No es cualquier mujer. Es María Julia Camus, nieta de Eloy, el gobernador que fue sacado violentamente del poder por el golpe del '76. Es la primera testigo, del lado de las víctimas de la dictadura que habla en el juicio histórico, el proceso que agrupa 4 causas pero engloba la reconstrucción de las torturas, asesinatos y todas las crueles violaciones que ocurrieron en San Juan y en todo el país en los años duros. Y es la abogada no sólo en la causa de su familia sino en otras, como la de Marie Anne Erize, que hablan de crímenes de lesa humanidad perpetrados acá nomás, en el Penal de Chimbas, o en la Marquesita, al lado del RIM 22, por donde el sanjuanino pasa para ir a tomar sol al dique los fines de semana.

Tampoco es cualquier banquillo. Es donde ayer se sentó Jorge Olivera, citado por 67 testimonios dentro del nutrido expediente, que lo ubican como el jefe de la represión en San Juan.  El banquillo donde dijo cobardemente que desconoce cómo funcionaba el aparato represivo, y desde donde sonrió socarronamente cuando se negó a contestar preguntas de la querella, representada entre otros por María Julia y su hermana Margarita, quien sufrió la picana como tratamiento más bondadoso por parte de los militares.

"Quiero decir que es momento de decir lo que pasó y de hacer justicia después de tantos años", respondió María Julia al tribunal. Enfrente le habían puesto una cajita de papel tissue para su declaración. A Olivera no le pusieron nada.