Abuso contra una menor

Adolescente prostituida por la tía: el empresario Cassab ya se encuentra en su finca de Ullum

Lo dispuso el juez de garantías durante una audiencia realizada este martes. La medida no se había concretado porque no llegaba la pulsera electrónica de monitoreo.
martes, 6 de abril de 2021 · 22:13

Cassab ya se encuentra en su finca de Ullum. El empresario acusado de pagar para tener sexo con una adolescente de 14 años, obtuvo el beneficio de la detención domiciliaria. La medida había sido dispuesta la semana pasada, pero quedó en suspenso porque no llegaba la pulsera electrónica. Pese a que no llegó el dispositivo, el juez de garantías ordenó este martes su traslado.

Carlos Cassab está acusado, junto al dirigente social Roberto “Fido” Galván y a una mujer de 32 años, del delito de facilitación y promoción de la prostitución en perjuicio de esa jovencita. La acusada es tía de esa chica y supuestamente la entregó como objeto sexual a Cassab y Galván. También habría intento prostituir a una amiga de su sobrina, otra chica menor de edad.

Los tres están detenidos desde el 18 de marzo último y por pedido de la fiscal Valentina Bucciarelli, de la Unidad Fiscal de Investigación del Centro A.NI.VI., actualmente se encuentran con prisión preventiva. La investigación reveló que, supuestamente, la tía actuaba como “madama” y ofrecía a su sobrina a estos hombres a cambio de dinero. Galván habría tenido tres encuentros sexuales con la menor y Cassab uno, según la imputación. Aparentemente, ambos ofrecieron regalos y más dinero a la chica para convencerlas de nuevas citas. También se señaló que la tía tuvo contactos con un tercer hombre para entregar a la jovencita.

Los abogados defensores de Carlos Hugo Cassab se opusieron a la detención del empresario, pero el pedido no prosperó. Primó la postura de los fiscales Bucciarelli e Iván Grassi para que le dicten la prisión preventiva con el argumento de que estaban frente a delitos graves, que además podían entorpecer la investigación y existía el peligro que mantuvieran cualquier tipo de contacto con la víctima o los testigos, señalaron fuentes judiciales.

El abogado Marcelo Fernández, uno de los defensores de Cassab, insistió con la detención domiciliaria. Esto en razón a sus 73 años, su deteriorado estado de salud y el riesgo de contagiarse de Covid-19 en un lugar de detención común. La semana pasada, el juez de garantías Matías Parrón concedió ese beneficio al empresario y aceptó que cumpliera la detención en una finca de Ullum, siempre y cuando que se lo monitoree a través de una pulsera electrónica.

El problema fue que ese dispositivo no llegó, por lo que Cassab continuó alojado en la Seccional 3ra de Trinidad. Los defensores volvieron a pedir al magistrado que la medida se haga efectiva, por más que no llegue la pulsera electrónica, dado que el riesgo de contagiarse crecía. Este martes se realizó la audiencia y el juez Parrón aceptó el planteo. Fue así que ordenó que cumpla la detención en su finca de Ullum y, hasta que llegue la pulsera, se fije una consiga policial para vigilarlo.

Comentarios