Presunto homicidio

Exclusivo: la prueba que complica a la “viuda negra” en la muerte del jubilado Arena

Es una de las imágenes en donde se ve a Irma del Rosario Calivar junto a Carlos Luis Arena, el abuelo que desapareció tras cobrar en el banco y que a los días fue encontrado muerto en un descampado de Chimbas.
jueves, 24 de septiembre de 2020 · 23:17

Se conoció una de las pruebas que complica seriamente a la llamada “Viuda negra” en el presunto asesinato del jubilado Carlos Luis Arena. Es una captura de la cámara de seguridad de un negocio del centro sanjuanino en la cual se puede observar a Irma del Rosario Calivar junto al anciano que desapareció el miércoles de la semana pasada y que fue encontrado sin vida el domingo último en un descampado en Chimbas. En la Policía sostienen que hubo más víctimas de esta mujer y quieren que se acerquen a denunciar.

Irma del Rosario Calivar está detenida y es la principal sospechosa junto a su marido, Marcos Francisco Bustos, en el presunto homicidio del jubilado de 77 años de Santa Lucía. Los policías de la sección Homicidios y la juez de instrucción Gema Guerrera, a cargo momentáneamente del Segundo Juzgado de Instrucción, investigan si la llamada “viuda negra” engañó al anciano a la salida del banco y le suministró un psicofármaco que lo terminó matando.

La detenida. Esta es Irma Calivar, la principal sospechosa.

La detenida tiene una condena en suspenso de 3 años de prisión por seis hechos de este tipo, todos cometidos entre julio y octubre de 2018. En el caso Arena, la teoría investigativa es que utilizó la misma maniobra. Existen grabaciones de cámaras de seguridad en las que se ve a Calivar cuando salía en compañía del jubilado Arena de la sucursal bancaria de calle Las Heras, la mañana del miércoles 16 de este mes. Ese día, el abuelo cobró 17.000 pesos, según la Policía. Se supone que ya había entablado una charla y quizás lo sedujo con intenciones de engañarlo para sacarle su dinero.

Por lo que reconstruyeron los investigadores, después tomaron un colectivo que los llevó a avenida Libertador y General Acha, en pleno centro sanjuanino. Supuestamente, entraron a una confitería en inmediaciones de dicha avenida y calle Tucumán, tomaron un café u otra bebida y en un descuido le introdujo un psicofármaco en su taza, según los investigadores.

Sospechoso. Este es Marcos Bustos, el marido de Calivar.

La presunción es que la mujer lo invitó a su casa en Chimbas y caminaron por Libertador para tomar un colectivo. La cámara de seguridad de un comercio captó a la mujer y al jubilado en esos instantes, antes que abordaran el micro que los trasladó al barrio Los Tamarindos o sus alrededores, en Chimbas. Para entonces, creen, el anciano estaba dopado y fue ahí que le quitaron el dinero. La hipótesis es que Arena se les murió producto de la droga que le dieron y que después arrojaron su cadáver en ese predio detrás del barrio Los Tamarindos. O que lo dejaron semi inconsciente y que el anciano caminó hasta que se desplomó y murió en ese descampado.

Para los investigadores, Irma Calivar está muy complicada. Hay que ver si su marido participó en la maniobra. En la Policía están convencidos que hizo lo mismo con otros ancianos, que no tuvieron la mala suerte de Arena, y necesitan que hagan la denuncia. Explican que muchos de ellos no concurren a exponer los hechos que sufrieron por vergüenza o para que no se enteren sus familiares, pero los investigadores ofrecen privacidad con tal que se presenten a denunciar sus casos en la sección Homicidios de la Dirección de Coordinación Judicial de la Policía provincial.

Comentarios