investigación judicial

Cámara Gesell y una querella que arremete con todo: las claves en la causa del pitbull asesino

Fuentes allegadas al caso señalaron que el testimonio de menores que presenciaron el ataque del animal podría ser fundamental para la acusación que podría tener más de un imputado.
martes, 22 de septiembre de 2020 · 16:09

Con un solo detenido por el ataque mortal del pitbull en Rawson que se cobró la vida de una niña de 9 años, la familia de la víctima se conformó como parte querellante en la causa que -en primera instancia- investiga un homicidio culposo y pretende ir a fondo con la acusación que podría ser más grave e implicar a otras personas, además del supuesto dueño del perro. 

A una semana y un día del trágico episodio, la causa que tiene curso en el Tercer Juzgado Correccional presentó varias novedades entre las que se destacaron la conformación de la querella -es decir que la familia de la víctima será parte del proceso- y las medidas de prueba que se producirán como la Cámara Gesell a las menores de edad que presenciaron la salvaje agresión. 

Fuentes judiciales informaron que las niñas que acompañaban a la pequeña Rebeca Lara Agüero podrían ofrecer detalles que serían fundamentales para la investigación, no sólo por el sorpresivo ataque en sí sino también por las acciones que tomaron los dueños del animal. Horas después del violento suceso, cuando este medio arribó al barrio Malimán, aún se podía percibir la conmoción y el shock de las menores que atestiguaron semejante situación

Por su parte, la abogada que representa a los padres de la chiquita fallecida, Fabián Agüero y Barbarita Cepeda, fundamentó por qué una de las medidas que solicitará a la jueza Mónica Lucero será el cambio de imputación, que por el momento pesa sobre Braian Silva (22). "Entendemos que el hecho encuadra en un homicidio simple con dolo eventual, lo que supone una mayor condena que va de los 8 a los 25 años de prisión", indicó Romina Vargas. 

Según argumentó la letrada, existen factores que debían haber sido tenidos en cuenta por el propietario del perro que habrían evitado la desgracia y por todos ellos merece otro tipo de calificación. "No tomar las precauciones necesarias, que el perro haya atacado a otros perros, que no haya tenido un bozal y que tampoco haya estado encadenado, de alguna forma dejan al descubierto algún tipo de intención", sostuvo y agregó: "La peligrosidad del descuido implica que cualquiera podría haber sido la víctima fatal". 

Aunque el cambio de carátula puede resultar un incidente importante para la causa, si es que la magistrada lo considera también y al final así lo resuelve, la querella apunta a la responsabilidad de otras personas. Es por eso que a medida que avance la causa, su objetivo es ir contra los integrantes del domicilio donde vivía el animal. "Todo depende de los testimonios de los vecinos para determinar si hubo omisión de auxilio o algún tipo de responsabilidad", indicó. 

La tarea de Fiscalía y de la querella resultarán claves en el caso, además del juzgado interviniente, pues el suceso podría sentar un precedente para este tipo de casos. "Hace falta una ley que regule la tenencia de estos animales. Este desgraciado hecho es una muestra de las consecuencias letales a las que podemos seguir asistiendo", cerró Vargas. 

En otro plano, el caso podría dirimirse también en la Justicia Civil aunque ello dependerá de la familia de la víctima, que podría accionar por la responsabilidad civil. 

 

 

  

Comentarios